por montera

Mariló Montero

¿De dónde viene el hombre?

DE dónde viene el hombre?¿Por qué existimos?¿Para qué estamos aquí?¿A quién le interesa que vivamos?¿Somos un capricho de Dios?¿De algo inhumano?¿De una colisión química?¿Somos una casualidad? El origen del hombre sigue siendo un misterio. Y podríamos vivir, usted y yo, sin necesitar conocerlo. Pero la física puede resolver preguntas de nuestra existencia por el pensamiento de quienes creen fervientemente que la vida es una unión prosaica de electrones, átomos y bosones. Para otros la vida, el Sol, las estrellas y los planetas, las flores, los animales y usted y yo, somos producto de Dios. Estos, no temen que descubrir el ADN de la vida acabe con la fe divina.

Cuando era pequeña pasé una época de obsesiones existenciales. No me salían las cuentas de que una sola pareja, dos personas, fueran los padres de casi siete mil millones de habitantes. Mi madre trataba de satisfacer mis ansias con respuestas que no me satisfacían del todo. Hasta que me dijo, supongo que para aliviarme, que Adán y Eva eran una representación de lo que paralelamente estaría sucediendo en otros lugares de planeta. En resumen: la vida, la existencia del hombre era, para una católica, cuestión de fe. Ahora, cuatro mil físicos, científicos de cuarenta países, han estado durante más de veinte años investigando para dar con la clave de la "partícula de Dios". Dios sería el resultado de la mezcla entre la ciencia y la fe, el pegamento, el cemento que une electrones y átomos. Han dado con el bosón, con el ADN de la vida y a partir de ahora empieza el camino para poder conocer y demostrar científicamente nuestro origen y el por qué hay sol, estrellas, luna, animales, y usted y yo.

Hoy, a mí, me preocupa más qué va a pasar con mis ahorros. Pero el mundo sigue girando a pesar de la crisis. Para los científicos es vital invertir cuatro mil millones de dólares en querer saber de dónde venimos. Por qué existimos, para qué es necesaria la vida y si somos o no un capricho de la naturaleza. ¿Por qué todo surge a la vez: el sol, las estrellas, la luna, las plantas, usted y yo? La vida es apasionantemente inquietante e inquieta. La paz podría definirse como la única verdad, eterna. Pero es una guerra contra la verdad necesariamente cambiante según quién la analiza. ¿Es tan importante saber por qué hay sol, y animales y plantas, y usted y yo? ¿Valdría corregir la inmortalidad si el pensamiento es mortal? Podemos contagiarnos la emoción por el logro de Peter Higgs y cuatro mil científicos. ¿Pero, corregiría la honradez del hombre?¿Sería posible conocer cual es el cemento que une las neuronas que originan el odio, la envidia y la maldad del ser humano?¿Puede corregir la ciencia al ladrón, al asesino?

¿ Por qué mucho antes que Higgs alguien dijo "somos polvo y en polvo te convertirás"? ¿Quiénes somos usted y yo?

Etiquetas

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios