Restauración Una nueva vida para el tranvía 314 de Sevilla

Tomás Rosa Castejón

Sueldazos: una injusticia de hoy

La verdadera injusticia hoy está en los grandes sueldos de los altos funcionarios del conjunto del país. España cuenta con 2.710.405 empleados públicos, de los que 1.616.211 (59,63%) trabajan en las comunidades autónomas. 579.680 (21,39%) en la Administración local y 514.514 (18,98%) en el sector público del Estado. Un ejemplo: un profesor de universidad de categoría A o alto cargo, ingresa al año 70.000 euros, lo que supone aproximadamente 5.800 al mes, y en los meses de paga extra más de 10.000. Otro ejemplo: un director de cualquier gabinete ingresa 58.000 euros anuales, es decir otros 4.800 mensuales y casi 10.000 en julio y en diciembre. Un jefe de servicio de cualquier administración cobra 45.000 al año, y por consiguiente 3.750 al mes y dos pagas extras de 7.500. Aquí es donde está la injusticia hoy, es aquí donde el Estado, si fuera justo y ecuánime, debería aplicar los conceptos de solidaridad y reparto, ante aquellos autónomos, comerciantes, pequeños negocios, freelancers y trabajadores por cuenta ajena que no cobran del Estado y que en los últimos tiempos, con el sistema medio quebrado por el Covid, no ingresan ni para pagar la luz, frente a los sueldazos de los altos funcionarios, a los que se les ha subido un poquito más los sueldos por los sucesivos ministros, y gracias también a los sindicatos insolidarios. No hablaremos aquí ni del grado de rendimiento, ni horas trabajadas de determinados funcionarios de alto nivel, esos que cobran tan elevados suelos comparados con la media, aunque haya casos absolutamente denunciables. Ni hablamos de los políticos de designación directa, éste sería otro asunto. No me estoy refiriendo a los funcionarios de a pie que ingresan entre 1.000 y 2.500 euros, que es una cantidad casi para cubrir una existencia digna… estoy hablando de los otros, de los que ingresan los 6.000, 7.000, 8.000, 9.000, 10.000 euros al mes (y desde mi punto de vista muy perverso) a costa del endeudamiento público que, según los telediarios, este mes ha llegado a los 20.000 millones de euros. Es aquí donde está la verdadera injusticia hoy. Imagino la cara que deben de poner los mileuristas que se parten el lomo durante 10 horas para conseguir esos 1.000 euros, cuando al mismo tiempo el Gobierno, los sindicatos, el sistema, le sigue subiendo un 2%, y no bajando los sueldos, a los funcionarios de clase A para pasar de 7.000 euros mes a 7.140. Una perversión más del sistema. 

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios