Provincia

El Consorcio del Plan Écija abre una investigación interna sobre la crisis del benceno en el agua

  • Los alcaldes coinciden en que hay que exigir responsabilidades y cambiar los protocolos

  • Lamentan que una mala comunicación haya perjudicado gravemente a la imagen y la confianza entre los usuarios

  • Varias empresas alimentarias han analizado sus productos y vaciado depósitos de forma preventiva

Un operario de Areciar (la Agencia de Régimen Especial del Ciclo Integral del Aguas del Retortillo), empresa del Plan Écija, llena garrafas. Un operario de Areciar (la Agencia de Régimen Especial del Ciclo Integral del Aguas del Retortillo), empresa del Plan Écija, llena garrafas.

Un operario de Areciar (la Agencia de Régimen Especial del Ciclo Integral del Aguas del Retortillo), empresa del Plan Écija, llena garrafas. / Juan Carlos Vázquez

El Consorcio de Aguas del Plan Écija ha iniciado la elaboración de un dossier o investigación interna que presentará a los miembros del consejo de administración y la junta general, en el que incluirá las más de 500 analíticas que se han hecho relacionadas con el episodio de contaminación por benceno del agua que suministra, una cronología de los hechos y las comunicaciones que se han intercambiado con Salud.

Así lo ha adelantado el gerente, Ignacio Freire, quien insiste en que con toda esa información "fidedigna y exacta", se pedirán responsabilidades, aunque estima que desde el organismo se ha actuado con diligencia ante una situación imprevisible, por el hecho de que el carbón activo, un reactivo que se usa para potabilizar, fuera el origen de todo. Considera incluso que marcará un "antes y un después" en los protocolos de otros consorcios.

También reitera que aunque se superaran los niveles permitidos de benceno en el agua en España, de 1 microgramo por litro, la salud de las más de 180.000 personas afectadas no ha estado en riesgo.

Es el primer paso para una revisión de los protocolos que reclaman la práctica totalidad de los alcaldes, convencidos de  que como poco ha habido errores en la comunicación cuando en menos de 48 horas se pasó de pedir tranquilidad a la población y a los responsables municipales de los Ayuntamientos, asegurando que no pasaba nada, a declarar no apta el agua que llega a 180.000 personas.

También coinciden en lamentar la pérdida de confianza que ha supuesto el incidente para un consorcio público, con importantes inversiones y una gestión solvente en otros aspectos, pero cuya imagen de ha visto muy dañada.

Asesoramiento jurídico externo

Según el alcalde de Morón, Juan Manuel Rodríguez (PSOE), esa especie de "comisión de investigación" dentro del consorcio incluye la contratación de un asesoramiento legal específico, sobre las consecuencias que lo ocurrido puede tener tanto por posibles reclamaciones de clientes como para el proveedor que suministró el carbón activo defectuoso.

El representante de Arahal en el Consorcio del Plan Écija se enteró de los problemas por el facebook de la alcaldesa de Marchena

"Estamos pendientes de ese análisis jurídico-técnico" que está en marcha para tomar decisiones, señala Rodríguez, quien insiste en que es importante que algo así "no vuelva a pasar". También considera que se ha evidenciado la necesidad de ser más "rigurosos" con algunos protocolos, desde los que tienen que ver con los proveedores, hasta cómo comunicar un problema de este tipo.

Con todo, ha querido subrayar el origen sobrevenido de la contaminación, que no ha sido "no por una tubería en malas condiciones", en la que se podían haber producido filtraciones, sino por un suministro defectuoso. En Morón, como en el resto de municipios, los análisis buscando el benceno se empiezan a partir del día 3 de diciembre, cuando ya se había declarado no apta el agua de Marchena y La Luisiana.

Arahal pide que la auditoría externa sobre los protocolos

Más crítico con la forma en la que se comunicó a los propios ayuntamientos lo que ocurría es el representante de Arahal en el consejo de administración del Plan Écija, Javier Avecilla (IU), que  reclamará una "auditoría externa" sobre los protocolos, para detectar de forma objetiva los fallos y que se cambien.

"Me enteré de que el agua (la misma que llega a Arahal) no era apta para el consumo en dos municipios por el facebook de la alcaldesa de Marchena". Fue entonces, cuando llamó al gerente del Consorcio, porque desconocían un problema cuyo origen estaban buscando desde semanas antes.

Avecilla señala que el jueves 3 se le informó de que sólo afectada a dos localidades. Pero a la medianoche del día siguiente también se declaró como no potable el agua en Écija y el sábado 5 se convocó a todos los alcaldes a un junta general telemática, en la que se les empezó a informar de que en todos había analíticas por encima de los parámetros permitidos.

El concejal arahelense va a pedir por escrito también tener acceso a todas esas muestras que se analizaron desde el 1 de noviembre hasta la actualidad, en todos los puntos donde se hayan recogido. También las que haya hecho la Delegación Territorial de Salud.

Además, pide se haga una trazabilidad o seguimiento del agua desde el pantano del Retortillo hasta cada uno de los municipios.  Sobre el origen de la contaminación por benceno, va a reclamar también más datos: si está en el lugar de fabricación del carbón activo o en el que ha sido almacenado.

El edil señala que le consta que algunas empresas de la comarca de la Campiña, como una panificadora industrial, han hecho análisis de sus productos, sin que se hayan encontrado restos de benceno y así se trasladó también en la junta general del pasado miércoles. Pero señala que, al menos en la factura, sí podría haber otras empresas afectadas que pongan reclamaciones.

Cooperativas que han tenido que vaciar depósitos

En La Campana, por ejemplo, la cooperativa olivarera, que está en plena campaña, vació por iniciativa propia el depósito con el que cuenta. 

El alcalde de este municipio, Manuel Fernández Oviedo (Juntos por La Campana), coincide en que el Ayuntamiento no tuvo conocimiento del problema en la planta potabilizadora hasta el día 3 de diciembre, cuando se declara como no apta el agua en los dos primeros pueblos. Las primeras muestras buscando el benceno, se toman en La Campaña el día 4, con un resultado de 3,4 microgramos por litro de agua. Había que esperar a una segunda analítica que lo confirmara, que se tomó el día 5 y cuyo resultado se conoció el domingo a mediodía: era todavía más alto, de 4,1 microgramos por litro de agua.

Con las muestras yendo y viendo al laboratorio alicantino que el Consorcio tiene contratado, las siguientes ya fueron ajustándose a ese tope de 1 microgramo por litro que marca la UE, con repercusión en España.  El regidor dice desconocer si antes de esa fecha se había hecho alguna otra analítica en La Campana buscando posible contaminación por benceno.

Fernández Oviedo asegura que, en una reunión del consejo de administración del pasado miércoles, se acordó ir todos a una para esclarecer lo ocurrido una vez que se recuperara la potabilidad del agua en Marchena y Écija, los últimos municipios que quedaban. "Hay que iniciar un estudio exhaustivo de en qué se ha fallado y pedir responsabilidades a quien haya que pedirlas", reitera, como hizo también el pasado jueves el alcalde de Écija, tras recuperarse la potabilidad del agua en esa localidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios