Provincia

El obrero que asfaltaba la carretera murió por un golpe de calor

  • El SAS confirma las sospechas de los sindicatos, que denuncian "condiciones laborales extremas" en la construcción

  • Éste es el tercer caso en Andalucía en menos de un mes

Comentarios 1

El Servicio Andaluz de Salud (SAS) confirmó ayer que la causa de la muerte el pasado miércoles del trabajador de 54 años, natural de Arahal y que respondía a las iniciales R. L. L., fue un golpe de calor mientras se encontraba realizando tareas de asfaltado en la carretera A-406, que une Morón de la Frontera y Pruna. Los hechos ocurrieron en torno a las nueve de la noche del miércoles, cuando la provincia de Sevilla se encontraba en alerta naranja por las altas temperaturas. En concreto, aquel día en Morón se superaron los 43 grados centígrados.

Tras conocer el accidente, tanto UGT como CCOO denunciaron los hechos y vincularon desde el primer momento la muerte del obrero con un golpe de calor. CCOO, por su parte, ha solicitado personarse como acusación popular en un juzgado de Instrucción de Sevilla para aclarar las responsabilidades, mientras que UGT denunció ante la Inspección de Trabajo a la firma Maygar, empresa en la que trabajaba el obrero, por incumplir la ley de prevención y el convenio de los trabajadores del sector de la construcción.

La secretaria de Comunicación de UGT, María Iglesias, ya explicó que la empresa había "incumplido el convenio colectivo de construcción y obras públicas de la provincia de Sevilla, en el que se especifica que la jornada de verano es intensiva y se desarrolla en horario comprendido entre las 7:30 y las 14:30".

Tras la confirmación de la nueva muerte en el tajo por parte de las autoridades sanitarias, Carlos Aristu, secretario de Acción Sindical de CCOO, afirmó ayer que la central ha recibido numerosas llamadas de trabajadores que denuncian "continuos incumplimientos del convenio de la construcción, ya que se ven obligados a trabajar, en condiciones extremas, hasta las seis o las siete de la tarde".

Las especiales circunstancias en el tajo durante el verano en el sector de las obras públicas y la construcción marcadas por excesivas temperaturas, entre otras razones, limitan las jornadas laborales a las dos y media de la tarde. "Hemos solicitado una reunión urgente con las administraciones, tanto con la Junta de Andalucía como con la Subdelegación del Gobierno, y con la patronal", aseveró ayer Aristu, que aseguró que la situación que llevó a la muerte al operario en Morón "se repite en muchas otras obras de Sevilla".

El diputado de Unidos Podemos por Sevilla Miguel Ángel Bustamante, por otro lado, anunció ayer que ha registrado una pregunta en el Congreso, dirigida al Gobierno central, sobre el accidente laboral de Morón. "Es una muerte que se podía haber evitado, una muerte consecuencia de la avaricia de un sistema capitalista que prioriza el beneficio inmediato y rápido frente a las condiciones dignas de trabajo de la clase trabajadora", opinó Bustamante.

La consejera de Salud, Marina Álvarez, confirmó que en lo que va de verano, en Andalucía, ya se "han registrado tres muertes por golpes de calor". A la de Morón se suman otros dos casos en Almería, que se produjeron durante la primera ola de calor, a finales de junio. Al igual que en esta ocasión, se trataban de dos hombres de 51 y 46 años que también fallecieron mientras trabajaban.

Álvarez recordó que la Consejería de Salud mantiene activo durante todo el verano el plan para la vigilancia de la salud de la población más frágil ante las excesivas temperaturas. En Sevilla, se han detectado a 1.000 pacientes vulnerables (especialmente personas mayores y enfermas que viven solas), que pueden empeorar o sufrir nefastos problemas por el aumento de la temperatura.

FUENTE: Aemet. GRÁFICO: Dpto. de Infografía. FUENTE: Aemet. GRÁFICO: Dpto. de Infografía.

FUENTE: Aemet. GRÁFICO: Dpto. de Infografía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios