Provincia

Las nuevas excavaciones en Montelirio se iniciarán en un mes

  • La carpa será sustituida por una cubierta fija junto al futuro centro de visitantes

Las nuevas excavaciones del dolmen de Montelirio, enclavado sobre una finca de 16.000 metros cuadrados en Castilleja de Guzmán y declarado Bien de Interés Cultural (BIC), arrancarán en el plazo aproximado de un mes y medio a cargo de los arqueólogos Álvaro Fernández, Vicente Aycart y José Luis Escacena, que contarán con un presupuesto de 300.000 euros para desentrañar el pasado de este monumento funerario cuyo origen se remonta al periodo comprendido entre los años 2.500 y 2.300 antes de Cristo.

Después de que la intervención arqueológica llevada a cabo durante la primavera de 2007 se saldase con el descubrimiento de los restos óseos de 16 personas, 4.000 cuentas de collar y otros restos de ajuar, la nueva campaña de excavaciones se iniciará una vez concluyan otras labores de limpieza y desbroce que la Consejería de Cultura espera acometer sobre la finca, visitada ayer por la consejera de Cultura, Rosa Torres, al objeto de formalizar la adhesión del dolmen a la Red de Espacios Culturales de Andalucía (RECA).

La consejera anunció que la actual cubierta provisional que cubre el dolmen será sustituida en 2010 por una carpa "definitiva" que acompañará al futuro centro de visitantes, cuya construcción también está señalada para ese año.

La organización conservacionista Aljarafe Habitable celebró ayer estas nuevas excavaciones arqueológicas, pero advirtió de que los cuatro tholos o enterramientos circulares descubiertos en los suelos del Plan Parcial número cuatro de Castilleja de Guzmán, a los pies del monumento funerario, "están patas arriba" y que el Gobierno andaluz no ha despejado "nada" de su futuro más allá del bloqueo de los proyectos urbanísticos que afectaban a estas fincas.

Uno de los activistas de la organización, Eduardo Apellániz, lamentó que durante la visita de la consejera "no se se haya hablado nada de nada de los tholos, descubiertos en el marco de las cautelas arqueológicas incluidas en el planeamiento urbanístico del Plan parcial número cuatro de Castilleja de Guzmán, donde se había proyectado un geriátrico y una gran superficie comercial, actualmente en suspenso a cuenta de estos hallazgos y del citado procedimiento de la declaración de la Zona Arqueológica.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios