AP-4 El peaje de la autopista entre Sevilla y Cádiz subirá un 1,67% a partir del 1 de enero

  • Para los turismos se encarecerá de 7,30 euros a 7,40, aproximadamente.

  • Se trata del segundo incremento anual consecutivo y el último antes de que expire la concesión a finales de 2019.

Inicio del tramo de peaje de la AP-4 en Dos Hermanas. Inicio del tramo de peaje de la AP-4 en Dos Hermanas.

Inicio del tramo de peaje de la AP-4 en Dos Hermanas. / Juan Carlos Vázquez

Comentarios 7

Una nueva subida antes de que por fin expire la concesión de la AP-4. El precio medio de los peajes se encarecerá un 1,67% a partir del próximo 1 de enero de 2019. Este incremento se aplicará en todas las autopistas dependientes de la Administración General del Estado, entre ellas la autopista entre Sevilla y Cádiz, en la que la cuota para turismos pasará de 7,30 euros a unos 7,40, presumiblemente su último alza antes de que se levante el peaje a finales del próximo año.

El encarecimiento será más moderado respecto al del 1,91% aplicado a comienzos de 2018, aunque supone encadenar dos ejercicios de subidas tras los descensos registrados en 2016 y 2017. La actualización del precio medio de las tasas de las autopistas se debe a la aplicación de la fórmula de revisión automática anual que el sector pactó con el Gobierno en 2002. Se trata de una fórmula que tiene entre sus principales variables el IPC medio entre los meses de octubre de un año y del siguiente y que, posteriormente, se pondera en función de la evolución de los tráficos.

La subida se aplicará un mes después de que por vez primera en España una autopista concluyera su contrato de concesión, volviera al Estado y levantara su peaje. Se trata de la AP-1 Burgos-Armiñón (Álava), que el pasado 1 de diciembre levantó sus barreras. Esta será la última subida también para la AP-4 y la AP-7 entre Tarragona, Valencia y Alicante, cuyos plazos concesionales finalizan al cierre de diciembre de 2019.

Una de las carreteras más amortizadas y con más tráfico

El pasado junio, el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, confirmó que la concesión de la AP-4 no sería prorrogada cuando expirara el 31 de diciembre de 2019. Se trata del final de una de las vías más amortizadas del país, cuya concesión arrancó de finales de los sesenta y fue prolongada por tres gobiernos. El antecesor de Ábalos en el cargo, el popular Íñigo de la Serna, siempre sostuvo que se acabaría con el peaje, aunque nunca aclaró como se pagaría el mantenimiento.

La única alternativa a la autopista de peaje es la Nacional IV, la A-4, que discurre entre Jerez y Los Palacios con un alto índice de siniestralidad. La demanda del final del peaje es común a todos los partidos e instituciones públicas y sociales sevillanas y gaditanas y fue muy celebrada. El Gobierno de Zapatero se comprometió a desdoblar la Nacional IV como alternativa, aunque no ha sido hasta hace unos meses cuando han comenzado las obras del desdoble entre Sevilla y Los Palacios, precisamente con la caducidad de la concesión en el horizonte.

La autopista entre Sevilla y Cádiz es la que más tráfico registra, 18.343 usuarios diarios, de las tres que el Gobierno ha anunciado que no prorrogará la concesión cuando acabe. Las tres vías generan ingresos de 370 millones de euros al año para Abertis. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios