Barcelona-Betis | La contracrónica

Luis Enrique tomó nota de la exhibición

  • El seleccionador comprobó en el palco el partidazo de Júnior y el buen hacer de Canales

  • William Carvalho, lección de fútbol

  • Lo Celso, magia

Júnior celebra su gol bailando. Júnior celebra su gol bailando.

Júnior celebra su gol bailando. / Alberto Estévez / Efe (Barcelona)

Veinte años después (temporada 97-98) el Betis volvió a ganar en el Camp Nou. De aquel doblete de Finidi y el gol de Alfonso (1-3), con Luis Aragonés al mando, a una exhibición de fútbol del cuadro dirigido por Quique Setién. Un partidazo del cuadro de Heliópolis del que pudo tomar buena nota el seleccionador español, Luis Enrique Martínez, que estuvo en el palco del feudo azulgrana tomando nota, seguro, del partidazo que firmó Júnior y del excelente nivel que tanto en pretemporada como en lo que va de Liga, está ofreciendo Sergio Canales, que entró al campo desde el banquillo y con sus buenos minutos tuvo la recompensa del gol gracias a un pase de... Júnior.

El dominicano cuajó un gran partido. Fue un quebradero de cabeza constante para Sergi Roberto. Por un lado, por otro, tiro con la derecha y gol. Sensacional. Y bailecito incluido para celebrar un muy buen tanto. Y como tenía gasolina para rato, Júnior, una perla de la factoría de José Juan Romero, percutía una y otra vez, y así puso un sensacional centro –un aspecto que en partidos anteriores quedó claro que tenía que mejorar– a Canales para que el cántabro marcara.

Además, la exhibición del Betis tuvo otros nombres propios, entre ellos el de William Carvalho. El luso cuajó un partido de los que los aficionados al fútbol están acostumbrados a verle con Portugal. Abarcó campo, presionó, tocó de primera con un gran acierto en el pase (88,7%, según whoscored.com), tiró hacia arriba y metió pases extraordinarios al espacio como a Júnior en el 0-1. Jerarquía total la del ex jugador del Sporting de Portugal, que ayer empezó a dejar muestra de la calidad que tiene. Ahora, debe ser más regular y mantener el nivel de ayer.

Y también volvió a dejar buena muestra de su calidad, Lo Celso. Al argentino le acompañó hasta la fortuna en el gol, pero su visión de juego y su trabajo, hasta que las fuerzas le flaquearon, fue digno de elogio. Una vez más se demostró que mientras más cerca del área juegue, mejor. Ahí aparece su visión de juego y su magia beneficio de un Betis que cuenta en sus filas con un jugador de muchísimo talento.

Talento también en otros jugadores, como Guardado, Bartra, Tello, un formidable Sidnei... Mimbres extraordinarios en una plantilla con calidad suficiente para pelear por ocupar puestos de Champions y pelear en Europa y en la Copa del Rey por intentar tocar plata. En Villarreal, tras la tranquilidad de ir al parón con la victoria ante el Barcelona, el Betis tiene que refrendar que lo de ayer fue un punto de inflexión. El beticismo exige y aprieta cuando ve que algo no le gusta y su equipo no gana, nunca pierde la fe en su equipo y ayer disfrutó. Y Seguro que Luis Enrique tomó nota...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios