Betis - Athletic | La crónica El Betis tira otra vez del 'Resistiré'

  • Los verdiblancos suman un valioso punto tras jugar en inferioridad 84 minutos por la expulsión de Fekir marcada desde el VAR

  • Diego Lainez tuvo la ocasión más clara sobre la bocina

  • Cuarto empate consecutivo

Medié Jiménez tras expulsar a Fekir.

Medié Jiménez tras expulsar a Fekir. / Antonio Pizarro

A ritmo de caracol, con cuatro empates seguidos desde que se reanudase la Liga tras la pausa de selecciones, el Betis se acerca a Europa. El punto obtenido ante el Athletic deja un sabor distinto al del pasado domingo ante el Valencia, después de que los verdiblancos jugasen 85 minutos –contando los seis de añadido entre los dos tiempos– en inferioridad por la rigurosa expulsión de Nabil Fekir. Fue otra versión bética del Resistiré, esa canción del Dúo Dinámico con la que ya se animó en tiempos de Paco Chaparro, y que sirvió para rescatar un punto.

La roja al francés, que se produjo a los diez minutos, marcó el encuentro. Medié Jiménez, que estaba encima de la acción, dejó seguir el juego, sin ni siquiera cogerle la matrícula. Pero desde la sala VOR, Del Cerro Grande entendió que el pisotón de Fekir a la altura de la tibia pero sin excesiva fuerza, sí era merecedor de expulsión. A la pantalla del VAR que se fue el colegiado catalán y, tras más de un minuto observando la jugada casi en peor posición que la que él tenía en el campo, mantuvo el criterio de su compañero y mandó a Fekir a la caseta.

Todo lo que sucedió desde ese momento quedó condicionado por esa expulsión. Aun así, los verdiblancos no renunciaron a buscar el gol que los pusiera en ventaja, sobre todo por la inoperancia de este Athletic que compuso Marcelino. A las bajas de Yeray, Íñigo Martínez, Yuri o Munian añadió el técnico asturiano las suplencias de Williams y Raúl García.

Y lo notó el conjunto vasco, alicaído en su ánimo por esas dos derrotas en las finales de Copa del Rey, pero también mermado en su físico. Durante muchos minutos apenas se notó que el Betis corría y corría con un futbolista menos, lo que señala ese bajo rendimiento que viene ofreciendo el Athletic en este tramo del campeonato.

Con la expulsión de Fekir, Pellegrini tampoco recompuso demasiado a su equipo. Con las novedades de Bartra, Miranda, Aitor Ruibal y Borja Iglesias en el once, el Betis siguió jugando a lo mismo, aunque exigido en lo físico para tratar de igualar esa inferioridad numérica.

E incluso los heliopolitanos se acercaron a la portería de Unai Simón, en sendos remates de Guido Rodríguez (22’) y Borja Iglesias (38’), que mostraban ese deseo bético no meterse atrás.

Del Athletic apenas existían noticias en ataque. Aunque llegaba por las bandas, sobre todo con las incorporaciones de De Marcos, entre Mandi y Bartra se bastaban para impedir que los remates inquietasen a Claudio Bravo, quien ya sí sería más exigido en el segundo acto.

Si el Betis salió con el mismo planteamiento de la caseta, las fuerzas ya sí empezarían a escasear con el paso de los minutos. Además, los verdiblancos, a los que se anuló un gol por un fuera de juego milimétrico de Mandi, fueron dando pasos atrás con los cambios para salvar ese punto que les permite seguir aumentado su casillero en busca de Europa.

Ahí sí emergió la figura de Bravo para solucionar las escasas acometidas visitantes. Tanto a un disparo de Unai López desde la frontal como a otro un minuto después de Raúl García, el portero chileno respondió como de él se espera, con lo que el Betis siguió agarrado al partido.

Así se entró en la recta final del partido, con un conjunto verdiblanco replegado y el Athletic quemando las naves, Williams al césped incluido, en busca de un triunfo que le permitiera justificar su partido.Y casi lo encontró el equipo vasco tras un mala decisión bética. Guardado envió un saque de esquina al corazón del área y del posterior contragolpe, guiado por Unai López, llegó la mejor ocasión vizcaína. Villalibre, que podía partir en fuera de juego –al no ser gol no fue revisada desde la sala VOR–, envió su potente disparo al larguero y Emerson salvaría el posterior remata de chilena de Raúl García. Aún habría tiempo para más, pero esta vez sería para el Betis, que en la última jugada del partido colgó un balón al área que acabó cayendo a Diego Lainez, pero el remate del mexicano fue desviado por Unai Simón.

Ahí acabó el partido, en el que el Betis hizo bueno su gran ejercicio de resistencia para sumar un punto, que visto lo visto, también vale para apuntar a Europa.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios