Tercera División

El Betis Deportivo tira de pegada para vencer en Jerez (1-3)

  • El filial verdiblanco golpea al Xerez CD en momentos claves y se apunta su segunda victoria de la temporada

Los jugadores béticos festejan uno de los tres goles anotados en La Granja. Los jugadores béticos festejan uno de los tres goles anotados en La Granja.

Los jugadores béticos festejan uno de los tres goles anotados en La Granja. / Pascual

El Xerez CD continúa reñido con la victoria en La Granja y volvió a perder (1-3), en esta ocasión ante un Betis Deportivo con pegada, seguro y sin apenas fisuras en defensa. Y además con un Rodri estelar, un jugador al que se le queda pequeña la categoría.

El pequeño centrocampista extremeño fue el líder del equipo de Heliópolis, que rentabilizó al máximo sus oportunidades y se encontró con dos goles en momentos decisivos. El primero, justo antes del descanso y el segundo, en un penalti a los pocos segundos del paso por vestuarios.

Juan Carlos Gómez, con bajas y con ausencias de última hora, retocó el once pero su equipo entró al partido fuerte, con ganas de agradar y de hacer saltar la banca ante un Betis Deportivo que no se parece en nada al del pasado curso pero que tiene muchísima calidad, es dinámico, rápido y cuenta con jugadores como el meta Rebollo, que realizó varias intervenciones de mérito, Iván, Edgar, Rodri o Mizzian que se encuentran a un gran nivel.

El choque arrancó con un tiro de Brian que se le marchó cruzado tras un balón de Juanjo. Poco después, los xerecistas forzaron dos saques de esquinas consecutivos que no terminaron en gol de milagro. Revuelta mandó el balón desviado y un remate de Juanjo rozó el palo.

El Betis Deportivo, con Rodri ya mandando en la medular, avisó a los 18 minutos. Una bonita acción entre Abreu y Mizzian obligó a Miguel a lucirse por primera vez en el choque con una buena intervención. Sacó el balón abajo con reflejos entre la mano y la pie. Ismael también lo intentó pero su lanzamiento se le marchó alto (19') y en el 23', Miguel tuvo que salir atento a pies de Abreu.

El partido estaba abierto y el intercambio de golpes era continuo. Los dos equipos, cada uno con sus armas, buscaban el gol. A los 28 minutos, Baena cayó en el área ante Miguel y el árbitro no dudó en mostrarle tarjeta amarilla por tirarse. Al filo de la media hora, el Deportivo tuvo una doble ocasión que mereció el premio mayo. Ricky enganchó un gran disparo que repelió Rebollo con muchos apuros. El rechace le cayó a Borja y el delantero lo estrelló en el lateral de la red. Un minuto después, Fran Sabaté otra vez hizo trabajar a Rebollo, que mandó a córner su disparo.

En los últimos cinco minutos, las acciones de peligro se multiplicaron en las dos áreas. Un despiste en el centro del campo azulino permitió a Baena robar una pelota que no terminó dentro de milagro. Mizzian la mandó por encima del larguero. En la siguiente acción, Calderón no perdonó y resolvió una contra de Mizzian. 0-1 (42').

El fútbol era cruel con el Xerez CD, que no aprovechó sus opciones, mientras que su rival si supo hacerle daño en un momento complicado. Lo peor estaba por llegar. Nada más comenzar el segundo acto, penalti de Álex Revuelta sobre Moreno que transforma Mizzian con suspense porque el balón llegó a pegar en el larguero de la meta de Miguel. 0-2.

El segundo tanto hizo daño a los xerecistas. Aún así, no le perdieron la cara al choque, no bajaron la guardia e intentaron acortar distancias para meterse en un partido que se les ponía muy cuesta arriba. En el 52', Ángel tuvo una doble ocasión pero Rebello estuvo acertado y repelió los dos disparos centrados del sevillano. Y cuando más lo intentaba el Deportivo, nuevo golpe el Betis Deportivo. Calderón firmó su doblete (69') y Álex Revuelta vio la segunda amarilla. 0-3 y con diez. Un mundo.

Ya con todo perdido, el encuentro se volvió totalmente loco y tanto azulinos como verdiblancos pudieron anotar. Miguel se lució ante Calderón (70) y Ezequiel sacó desde la misma línea una vaselina de Rodri que entraba.

El Xerez CD obtuvo la recompensa a su esfuerzo en el minuto 80, cuando Fran Sabaté transformó una pena máxima de Edgar sobre Piñero, que entró en la segunda mitad. 1-3. Al final, un resultado que no refleja lo visto sobre el terreno de juego. Los béticos se marcharon con una diferencia mayor en el marcador que sobre el terreno de juego.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios