Betis-Rennes | Uno a uno ¡Seis goles el Rennes!

  • Sin gobierno y sin reacción en la pizarra, el Betis se despide de Europa

La pizarra del Betis La pizarra del Betis

La pizarra del Betis / Elaboración propia: Dpto. de Infografía

Ni los avisos de lo que sucedió en Roazhon Park, donde el Rennes enseñó sus virtudes pero también sus miserias, sirvieron para que el Betis supiera gobernar la eliminatoria jugando como local y con la ventaja que otorgaba el valor doble de ese 3-3 obtenido en tierras francesas.

Seis goles encajados en estos dos partidos ya indican que el equipo verdiblanco no supo controlar el juego, ni en el campo ni en la pizarra. La nueva apuesta de Quique Setién por dos carrileros como Joaquín y Guardado, más acertado el portuense que el mexicano, rompió al Betis, que se quedó sin energías a la hora de partido, impotente ante un Rennes al que le bastó acumular jugadores cerca de su área para defender el escaso fútbol que generaron los verdiblancos.

Si en la ida los de Setién supieron contemporizar y hacerse dueños del partido a partir de la pelota, en el Villamarín nunca impusieron el ritmo que convenía y si dispusieron de oportunidades fue más por el desbarajusta en el que se convertía a menudo el equipo galo.

Defensa

La potencia por las alas Niang y Sarr, ya exhibida en Rennes, volvió a incomodar a la zaga verdiblanca. Además, como ocurriera en la ida, en el primer saque de esquina en contra, los galos volvieron a imponer su poderío aéreo en ataque.

Los verdiblancos, con las líneas muy separadas, concedían espacios a la velocidad del Rennes, que, sin tampoco realizar demasiado, se volvió a encontrar con 0-2. Al final, ya con el Betis a la desesperada, los galos sentenciaron justo antes del final.

Ataque

Salió el Betis como siempre, intentando adueñarse de la pelota pero sin inquietar al meta visitante. No se veía incómodo al Rennes con ese ficticio control bético y así se llegaría hasta el 0-2. Ahí surgieron los mejores minutos verdiblancos, con varias oportunidades de Jesé –el más activo pero desafortunado en el remate– y el gol de Lo Celso justo antes del descanso.

Jesé intenta evitar la entrada de Bourigeaud. Jesé intenta evitar la entrada de Bourigeaud.

Jesé intenta evitar la entrada de Bourigeaud. / Antonio Pizarro

Con el 1-2 que volvía a meter en la eliminatoria se esperaba más del Betis, que sí inició con fuerza el segundo tiempo, aunque apenas sendos remates de Loren y Jesé exigieron algo a Koubek. Precisamente, la salida del campo del canario significó el derrumbe verdiblanco.

La pizarra tampoco ayudó a intentar una reacción final. Con Lo Celso fundido, Setién tampoco movió la línea de tres centrales hasta que Mandi decidió marcharse al ataque a la desesperada como un punta más. El cambio final de Emerson por Joaquín evidenció ese pobre manejo de los recursos con un equipo que pedía a gritos alguna opción distinta.

Virtudes

La reacción tras el 0-2, aunque esta vez fue insuficiente.

Talón de Aquiles

Mala lectura del juego y concesiones atrás; también se echó en falta una ayuda desde el banquillo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios