Real Betis El dilema con Quique Setién

  • Haro y Catalán mantienen la duda con el técnico, mientras Serra Ferrer baraja la opción de Cocu

  • La crispación de la afición juega en contra del cántabro

Quique Setién, en un momento del partido ante el Huesca. Quique Setién, en un momento del partido ante el Huesca.

Quique Setién, en un momento del partido ante el Huesca. / Antonio Pizarro

Comentarios 3

El futuro de Quique Setién es la primera gran incógnita a resolver en la planificación del Betis de la próxima temporada, aunque la decisión del consejo se aplazará hasta que la primera plantilla finalice la temporada, con el partido del domingo en el Santiago Bernabéu como último escenario en la Liga.

El presidente, Ángel Haro, y el vicepresidente, José Miguel López Catalán, son los principales valedores del cántabro, aunque la crispación generada entre los aficionados debido al mal juego y los paupérrimos resultados cosechados en 2019 juega en contra de Setién. Ese asunto es, ahora mismo, el principal obstáculo para la continuidad del técnico, por más que Lorenzo Serra Ferrer, el vicepresidente deportivo, haya expuesto sus argumentos, deportivos y también de manejo de situaciones que afectan más a la propia entidad, para mostrarse partidario de un cambio de rumbo de cara al próximo año.

El balear maneja una corta lista de posibles recambios de Setién que encabeza el holandés Phillip Cocu, con quien mantiene relación desde hace más de dos décadas. Cocu se encuentra ahora mismo sin equipo tras fracasar en el siempre incandescente banquillo del Fenerbahçe, aunque antes sí triunfó en el PSV, con el que acumuló tres campeonatos de la Eredevisie e incluso brilló en la Liga de Campeones.

Los buenos informes de Cocu, además, sirvieron para facilitar la llegada de Andrés Guardado al Betis, uno de los jugadores mejor valorados por Haro y Catalán, y cuya opinión es tan tenida en cuenta como la del capitán Joaquín.

Philip Cocu, en un partido de Champions con el PSV. Philip Cocu, en un partido de Champions con el PSV.

Philip Cocu, en un partido de Champions con el PSV. / Efe

Precisamente, ambos se han mostrado favorables a la continuidad de Setién, por más que todos en el Betis sean conscientes de que esta posibilidad significaría dejar a un lado la opinión mayoritaria de la afición, como quedó demostrado el domingo. Ni siquiera la celebración del 2-1 del portuense aplacó los cánticos de la grada contra el entrenador, una situación que, normalmente, es insostenible en el fútbol.

De Setién se valora el hecho de que haya impuesto un sello al equipo, por más que en esta temporada el equipo haya dejado más sombras que esas luces espectaculares del Camp Nou o San Siro; también se ensalza del entrenador la revalorización que ha realizado de algunos de los integrantes de la plantilla, aunque este hecho corresponde más al año pasado que a éste; y los dirigentes señalan también que el proyecto con el técnico estaba marcado a tres años, como señala el propio contrato, por lo que se considera que su etapa está inacabada.

En el lado opuesto de la balanza se colocan aspectos como la caída libre experimentada en 2019; los mensajes del técnico en la sala de prensa, que incluso obligaron al club a intervenir en plena temporada, y, sobre todo, el enfrentamiento con la afición, una cuestión que se acrecentó desde que Setién menospreció a la grada. También está la opinión negativa de Serra, pero ésta sería otra cuestión a valorar de este dilema verdiblanco.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios