Real Betis La medular, esa obsesión

  • Rubi sigue sin encontrar la fórmula para hallar el equilibrio de un equipo más vertical que el año pasado

  • Carestía de efectivos para un dibujo de tres interiores

  • Análisis del Betis-Getafe

Rubi observa a sus jugadores mientras se retira del campo William Carvalho. Rubi observa a sus jugadores mientras se retira del campo William Carvalho.

Rubi observa a sus jugadores mientras se retira del campo William Carvalho. / Antonio Pizarro

La igualada ante el Getafe volvió a dejar dudas en la libreta de Rubi. La mejoría experimentada ante el Leganés quedó frenada ante el planteamiento del equipo azulón, que asfixió la salida del balón del Betis, sobre todo en un primer tiempo en el que castigó los errores verdiblancos. La apuesta de Rubi por la continuidad del dibujo exhibido ante el conjunto pepinero, con la única variación nominal de la entrada de Kaptoum por Guardado, no sirvió para hallar ese deseado equilibrio de un Betis que pretende ser más vertical en su fútbol que el de la campaña anterior.

Esa conformación de la medular viene siendo la obsesión del técnico desde la pretemporada, con la búsqueda de acomodo a jugadores como Canales o Fekir, aunque el fondo de armario de la plantilla tampoco ofrece demasiadas soluciones. La idea del técnico pasa por dejar a William Carvalho como pivote y viene trabajando con el portugués para que realice esas funciones específicas de esa posición, como ubicarse entre los centrales o realizar coberturas laterales. Como recambio del luso aparece Javi García, pero sin que ambos aparezcan al mismo tiempo.

Más problemas aparecen en los interiores. Guardado, Canales y Kaptoum –tres efectivos para dos puestos– aparecen como las opciones en la primera plantilla, después de que Rubi haya optado por colocar más centrado al cántabro, que ahí se siente más cómodo y participativo. Como ocurrió ante el Getafe, la ausencia de los dos teóricos titulares deja únicamente al joven camerunés como alternativa si Rubi quiere insistir en esa idea, una carencia a la que no se dio prioridad en la planificación pese a que el club buscase hasta última hora un refuerzo para esa zona.

Jugadores como Fekir, Joaquín o Diego Lainez están más cualificados para actuar en la mediapunta y no tanto en zonas más retrasadas que impliquen un esfuerzo defensivo, una función que, por ejemplo, Lo Celso sí era capaz de realizar aunque eso significase rebajar su magnífica producción ofensiva.

El propio Rubi reconoció en su comparecencia previa al duelo con el Getafe que durante la pausa liguera había insistido a sus jugadores en la necesidad de mejorar el juego sin balón, tanto en los repliegues como en cualquier tipo de jugada como un saque de banda o los centros al área. Pese a todo los verdiblancos volvieron a evidenciar problemas en el eje central, aunque las acciones de peligro del Getafe llegaron esta vez por pérdidas en la salida de pelota desde atrás.

Todas esas circunstancias, y también el hecho de haber jugado dos partidos en inferioridad durante muchos minutos, provocan que el Betis aparezca como el tercer equipo que más remates concede de la categoría, con una media de 16,3 por partido, lo que señala esa facilidad que ofrece a los rivales para acercarse a la portería de Joel Robles.

Kaptoum disputa el balón con el visitante Jason. Kaptoum disputa el balón con el visitante Jason.

Kaptoum disputa el balón con el visitante Jason. / Antonio Pizarro

A la espera de que Rubi encuentre la fórmula y los jugadores adecuados para equilibrar al equipo, los datos del arranque ligueron tampoco invitan al optimismo y el Betis ha firmado el peor inicio desde el regreso a Primera, con únicamente cuatro puntos de 12 posibles tras haber jugado tres partidos en el Benito Villamarín.

El orgullo exhibido durante la segunda parte, lo que permitió igualar el duelo y rescatar un punto, debe servir como factor al que aferrarse de cara a los cuatro partidos que marca el calendario antes de la próxima pausa liguera y que comienzan el viernes con la visita a Osasuna. Ahí no contará Rubi con William Carvalho, tras su expulsión, pero sí recupera a Guardado en esa búsqueda del equilibrio en la medular.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios