El partido del Betis | Análisis Juego directo y recompensa

  • Rubi coloca a Loren junto a Borja Iglesias con el equipo en inferioridad y con 0-1 y halla la reacción para rescatar un punto

  • El Getafe ahogó la idea inicial e incluso pudo sentenciar

Joaquín, entre Canales y Sidnei, celebra el gol del empate. Joaquín, entre Canales y Sidnei, celebra el gol del empate.

Joaquín, entre Canales y Sidnei, celebra el gol del empate. / Antonio Pizarro

Con el Villamarín enmudecido y el equipo desarbolado tras unos paupérrimos 45 minutos, en los que el Betis se quedó en inferioridad y encajó el 0-1, Rubi apostó por dar entrada a Loren, un cambio que viró el partido. Con un mediocampo netamente ofensivo –Canales, Fekir y Joaquín– y dos delanteros –el marbellí y Borja Iglesias–, el equipo verdiblanco encontró la fórmula para cambiarle el paso a ese Getafe que sí lo había ahogado al inicio.

La presencia de dos puntas, sobre todo con un Loren muy enchufado que desquició a la zaga visitante, permitió que el Betis pudiera jugar más directo y saltarse esa presión azulina que tanto lo castigó en el primer tiempo. Además, en uno de esos escarceos, el marbellí encontró la conexión con Fekir para que éste recibiera la falta de Djene y los heliopolitanos salvasen un punto de oro.

La pizarra La pizarra

La pizarra / Elaboración propia: Dpto. de Infografía

El orgullo exhibido por el Betis tras esa apuesta de Rubi no debe tapar, pese a todo, las carencias del arranque. El castigo no llegó esta vez tanto por el juego con balón sino por las pérdidas en zonas de peligro ante un equipo especialista en aprovecharse de esos errores. El Getafe cortocircuitó la salida de balón y Kaptoum, el encargado de sustituir a Guardado, cometió varios fallos que incluso le costaron la reprimenda de la grada.

Defensa

Quería el Betis comenzar con una presión más asfixiante en campo rival y eso lo llevó a asumir numerosos riesgos con una zaga que se plantó casi en el centro del campo. Pero apenas le sirvió para recuperar la pelota con celeridad y sí para dejar metros a los atacantes rivales, aunque las dos acciones más peligrosas del Getafe –disparo al poste de Cucurella y la jugada del penalti– llegasen tras pérdidas en la salida.

Tras el descanso y con una medular de circunstancias y sin capacidad para robar, la zaga dio un paso atrás para defender más cerca de Joel Robles y así evitar los espacios a la espalda que pudieran facilitar las llegadas de los delanteros del Getafe.

Además, a diferencia del día del Valladolid, Rubi dio entrada a Javi García en los últimos minutos para cerrar el partido y sumar un punto que parecía perdido en el descanso.

Ataque

Sin capacidad para salir con la pelota por esa presión del Getafe, al Betis le costó encontrar a Fekir o a Canales. Ya en inferioridad, el cántabro recurrió a varias conducciones para romper líneas y así llegó el primer disparo a puerta del equipo bético.

La entrada de Loren tras el descanso fue clave para cambiar el rumbo del partido. El marbellí descargó el juego y apareció entre líneas para forzar faltas y asistir en la jugada del penalti. Fue un Betis a contra estilo, pero que se adaptó a lo que requería el duelo en ese momento ante un Getafe que no supo administrar el balón y recurrió al juego duro para frenar a los verdiblancos.

Virtudes

La capacidad de reacción con 0-1 y en inferioridad. El Betis volcó el partido hacia el área del Getafe y halló su recompensa.

Talón de Aquiles

Otro mal inicio, con problemas con el balón y sin el mismo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios