Real Betis

Un listón que no crece

  • El Betis acusó en el Calderón la falta de argumentos ofensivos, recursos y fondo de armario para buscar un marcador positivo.

  • El encuentro frente al Sporting, clave para la tranquilidad.

Víctor, atento y concentrado durante un entrenamiento en la ciudad deportiva, acompañado por a su técnico asistente, David Dóniga. Víctor, atento y concentrado durante un entrenamiento en la ciudad deportiva, acompañado por a su técnico asistente, David Dóniga.

Víctor, atento y concentrado durante un entrenamiento en la ciudad deportiva, acompañado por a su técnico asistente, David Dóniga. / belén vargas

El Betis tuvo dignidad en el Vicente Calderón. No firmó un espanto de partido como ante Barcelona y Real Madrid, pero el listón de conformarse con competir refleja muy poca ambición en un equipo el verdiblanco donde el salto de calidad sigue sin verse, otra temporada más. Los de Heliópolis estuvieron metidos en el partido, incluso estuvieron parejos en la posesión (52 % para los rojiblancos y 48 % para los verdiblancos) con el Atlético, pero fue el equipo de Simeone el que en el tramo final dio la sensación de haber manejado el encuentro como quiso, al gozar el cuadro de Víctor de una única ocasión de cierto peligro en una jugada de Piccini que Jonas no culminó en gol, a raíz de encajar el tanto en el minuto 9. Un disparo flojo y centrado de Rubén y otro lejano, también del canario, que Moyà blocó en dos tiempos, fueron el bagaje de un equipo bético que volvió a mirar al pasado para recordar etapas que nada tienen que ver con la actual.

Además, como dato objetivo, el Betis corrió cuatro kilómetros menos que el Atlético (116 kilómetros los colchoneros y 112 los de Heliópolis), siendo Dani Ceballos el futbolista que más lo hizo (12,33). El utrerano fue el mejor futbolista bético en el Manzanares, pero el hecho de que Víctor lo situara por delante de la defensa provocó una desconexión en ataque que acabó acusando el propio Betis. Y tampoco los cambios, con un dibujo diferente (del 5-3-2 se pasó al 4-4-2), hicieron que los verdiblancos dieran un paso más en ataque, evidenciando la ausencia de un fondo de armario.

Joaquín acusó la inactividad, falto aún de esa chispa que tenía antes de la lesión, y la entrada de Nahuel y Zozulya fue testimonial. El portuense, el rosarino y el ucraniano, junto con el meta Dani Giménez, Álex Martínez, Cejudo y Rafa Navarro, formaron el banquillo bético en el Calderón, siendo clara la falta de aptitud, recursos y argumentos ofensivos para que los verdiblancos hubiesen tenido opciones reales de haber sacado un resultado positivo.

Ahora, el Betis recibe al Sporting en un encuentro muy importante para que los heliopolitanos, viendo el nivel tan bajo de la Liga en la parte peligrosa de la tabla, puedan alcanzar una tranquilidad importante. Los de Víctor están nueve puntos por encima del descenso, marcado por el Sporting, con 12 puntos, y una victoria sería clave para un Betis que recibirá al Barcelona en el primer partido de la segunda vuelta, aunque la empresa ante los asturianos guarda cierto peligro para los verdiblancos por la necesidad imperiosa que tienen los de Abelardo de puntuar.

El técnico sportinguista ha sido ratificado, pese a la derrota ante el Eibar (2-3), y se agarra a la opción de ganar en el Villamarín, campo donde logró ascender al Sporting en la temporada 14-15, para que su equipo siga vivo. Para ello, la plantilla rojiblanca estuvo este lunes reunida con un psicólogo, Richi Serres, para superar esta delicada situación y afrontar la cita ante el Betis con el objetivo de ganar.

Bruno y Petros vuelven tras cumplir la sanción

Víctor podrá contar con Petros y Bruno para el compromiso del domingo frente al Sporting (18:30) en el estadio Benito Villamarín, pues ambos futbolistas ya han cumplido este pasado fin de semana el partido de castigo con el que el Comité de Competición los había sancionado por acumulación de cartulinas amarillas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios