El Palquillo

Así es el cartel de la Semana Santa de Sevilla de 2020, obra de Daniel Bilbao

  • La Dolorosa de la Quinta Angustia y el Plano de Olavide de 1771 son las bases de una composición realizada con técnicas digitales y tradicionales

Así es el cartel de la Semana Santa de Sevilla de 2020, obra de Daniel Bilbao Así es el cartel de la Semana Santa de Sevilla de 2020, obra de Daniel Bilbao

Así es el cartel de la Semana Santa de Sevilla de 2020, obra de Daniel Bilbao / Juan Carlos Vázquez

Un cartel sin artificios. La Virgen de la Quinta Angustia y el plano se Sevilla de Olavide, trazado en 1771, conforman el cartel anunciador de la Semana Santa de Sevilla 2020, obra de Daniel Bilbao, decano de la facultad de Bellas Artes de la Universidad de Sevilla, que ha sido presentado este sábado en la Fundación Caja Rural del Sur.

El cartel representa la imagen de María Santísima de la Quinta Angustia que aparece con sus ojos alzados hacia el rótulo con el nombre de la ciudad, Sevilla, que se sitúa en la cabecera de la composición. El tocado de la Dolorosa de la Hermandad del Jueves Santo está conformado por el Plano de Olavide, uno de los más antiguos de Sevilla, que está integrado adaptando el lenguaje gráfico de las calles a los pliegues del tocado de la Virgen.La composición se cierra en su parte inferior con la rotulación de la celebración que anuncia, Semana Santa 2020, sobrepuesta en color morado sobre los ocres predominantes del fondo y el resto de la tipografía.

El cartel de Daniel Bilbao para la Semana Santa de Sevilla 2020. El cartel de Daniel Bilbao para la Semana Santa de Sevilla 2020.

El cartel de Daniel Bilbao para la Semana Santa de Sevilla 2020. / Juan Carlos Vázquez

El autor ha explicado que la obra está desarrollada sobre un soporte de madera de ocume, con una base acrílica de color neutro cálido, lo que le confiere a la superficie una estanqueidad y estabilidad que permite la aplicación de diferentes técnicas y la obtención de matices determinantes en cada área pictórica.

El trabajo ha conllevado la recopilación de cartografías históricas de la ciudad, así como estudios de la morfología y escorzos de la talla con la idea de plantear un conjunto compositivo en el que confluyesen la estructura urbana de la ciudad con la anatomía de la Virgen.

El estudio de la policromía de la imagen y la búsqueda de calidades y texturas, combinadas con el tono base del soporte, proporcionan al conjunto una armonía cromática.

Durante el proceso, se han combinado la tecnología digital con métodos analógicos tradicionales, enfocados a la obtención del equilibrio de la composición pictórica. Bilbao ha señalado que toda la documentación utilizada para la elaboración del cartel y el material didáctico generado, pasará a formar parte de la Fundación de Investigación de la Universidad de Sevilla (FIUS).

Bilbao ha resaltado que la elección de la Dolorosa de la Quinta Angustia como motivo principal del cartel ha estado motivada por cuestiones emocionales y familiares: "Siempre ha despertado en mí mucha emoción. Me genera mucha ternura. Me evoca a momentos de mi juventud, cuando de la mano de la que hoy es mi mujer, íbamos a verla desde la salida de la Catedral hasta el Postigo". El autor también ha revelado los vínculos familiares con la hermandad del Jueves Santo, ya que su padre y su bisabuelo eran hermanos, llegando este último a ocupar el puesto número 1, siendo amortajado con la túnica morada.

El presidente del Consejo y el cartelista se abrazan tras descubrirse la obra. El presidente del Consejo y el cartelista se abrazan tras descubrirse la obra.

El presidente del Consejo y el cartelista se abrazan tras descubrirse la obra. / Juan Carlos Vázquez

El artista ha reconocido durante la presentación que tuvo sus momentos de duda cuando lo llamó el presidente del Consejo de Cofradías, Francisco Vélez, para ofrecerle el encargo: "Le pedí tiempo y me lo dio. Media hora me dijo que tenía para responder. En ese momento yo estaba comenzando el cartel de los 400 años del Cristo de la Buena Muerte de los Estudiantes y no sabía muy bien cómo podía afrontar estos dos retos tan importantes. Llamé a mi mujer y no cogió el teléfono, así que miré el caballete con el cuadro en el que empezaba a asomarse el Cristo de la Buena Muerte y le dije: 'Ya me puedes echar una mano'. Y lo hizo".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios