Este domingo, función en honor de San Diego de Alcalá

CULTOS

La parroquia de San Diego de Alcalá celebra la festividad en honor a este santo nacido en San Nicolás del Puerto

Fray Diego de San Nicolás en su altar de cultos
Fray Diego de San Nicolás en su altar de cultos / M. G.
R. S.

12 de noviembre 2022 - 19:49

Este domingo, 13 de noviembre, festividad de San Diego, la parroquia de San Diego de Alcalá, situada en la plaza del Aljarafe, celebrará la solemne función en honor de este santo, a las 12:00, siendo oficiada y predicada por José Miguel Verdugo, párroco de dicho templo. Al término de la santa misa se expondrá a la veneración de los fieles la reliquia de San Diego que custodia esta parroquia.

De esta forma finalizan los cultos dedicados al santo, que han consistido en la celebración de un solemne triduo durante esta semana. Con tal motivo, se ha erigido un altar especial presidido por la imagen del San Diego de Alcalá, exornado con flores rojas.

Fray Diego de San Nicolás

Fray Diego de San Nicolás, conocido como San Diego de Alcalá, nació en San Nicolás del Puerto (Sevilla), en 1400 y murió en Alcalá de Henares (Madrid), en 1463. Fue un fraile franciscano español considerado santo por la Iglesia católica. Vistió el hábito franciscano hermano lego en la Orden de los Frailes Menores de la Observancia. Después de predicar la fe en las islas Canarias, se distinguió en España y en Roma por su atención a los enfermos y por el don de milagros. Fue canonizado en 1588 a instancias de Felipe II, quien atribuía a la intercesión del santo la curación de su hijo, el príncipe Carlos.

Nacido en un familia humilde, llevó en su juventud una vida eremítica en la capilla de San Nicolás de Bari, cerca de su ciudad natal, y posteriormente se trasladó a la Albaida, en la serranía de Córdoba. Ingresó en la Orden de Hermanos Menores Franciscanos en el convento de la Arruzafa (Córdoba), que había fundado Pedro Santoyo en 1409, y desempeñó los cargos de portero y limosnero.

Altar de cultos en honor a Fray Diego de San Nicolás
Altar de cultos en honor a Fray Diego de San Nicolás / M. G.

En 1441 se trasladó como misionero a las Islas Canarias, donde ocupó el puesto de guardián de la comunidad de Fuerteventura. Regresó a la Península en 1443, pasó al convento de Nuestra Señora de Loreto (Sevilla) y después al de Sanlúcar de Barrameda (Cádiz). En el año 1450 asistió en Roma a la canonización de San Bernardino de Siena; en Roma realizó labores de enfermero en el convento de Araceli, que se había transformado en hospital como consecuencia de una epidemia que afectaba a la comunidad.

Volvió a España para residir en el convento de La Salceda y a partir de 1456 en el de Santa María de Jesús en Alcalá de Henares, que después tomó el nombre de San Diego. Felipe II impulsó su proceso de canonización en reconocimiento a la intercesión del santo en la curación del príncipe Carlos, milagrosamente recuperado de las heridas que le produjo una caída en 1562; el papa Sixto V lo canonizó en 1588.