La vuelta a la normalidad

Jaén se suma a Jerez y permite procesiones sin costaleros ni bandas

  • La Junta descarta, por ahora, una normativa para regular el culto público

El Cristo de la Conversión, en el Vía Crucis del Consejo de Cofradías de Sevilla de 2019.

El Cristo de la Conversión, en el Vía Crucis del Consejo de Cofradías de Sevilla de 2019. / Juan Carlos Vázquez

La relajación de las medidas contra el Covid-19 en Andalucía parece haber sido el acicate para que algunas diócesis se planteen la recuperación del culto religioso en las calles, prácticamente suspendido desde que estallara la pandemia en marzo de 2020. Una de las últimas en hacerlo ha sido la de Jaén, que se suma así a la de Asidonia-Jerez a la hora de permitir la celebración de procesiones, aunque, eso sí, con un formato muy distinto al conocido hasta hace año y medio.

Al decreto de Jaén hay que añadir una reunión que la próxima semana tendrá lugar en Córdoba entre el Ayuntamiento de la ciudad califal, la delegación territorial de Salud, el obispado y representantes de las cofradías para la organización de un acto religioso previsto para las próximas semanas en la vía pública, según informaron fuentes de la Junta de Andalucía.

Desde el Gobierno andaluz se insiste en las explicaciones dadas el miércoles por el consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre, que aclaró que la Administración autonómica no prohíbe el culto público en los niveles 1 y 2 de alerta sanitaria, “sólo hace recomendaciones”. Por lo tanto, el permiso recae en los ayuntamientos y en las diócesis. Dichas fuentes también desmintieron que se esté preparando un documento para regular este tipo de celebraciones religiosas, como ayer trascendió en algunos portales de información cofradiera.

En el caso de la Diócesis de Jaén, se permiten las procesiones, siempre que las sagradas imágenes lo hagan en parihuelas de menor tamaño que los pasos habituales y entre quienes las portan se mantenga la distancia de seguridad. También se evita la participación de bandas y otro tipo de acompañamiento musical “hasta que no se recupere la situación previa a la pandemia”, todo ello con el fin de no provocar aglomeraciones.

A ello se une el traslado previsto el domingo 19 de septiembre en Málaga de imágenes de mucha devoción, que serán llevadas a la Catedral en andas para una exposición.

Actos que ponen el foco en la archidiócesis sevillana, donde aún continúa vigente el decreto que restringe al máximo el culto público y a poco más de un mes de la fecha fijada para el traslado del Gran Poder a las parroquias de Los Pajaritos y la Candelaria.