Sevilla

El Alcázar aborda la inversión de las transferencias en el patrimonio

  • La Intervención municipal garantiza que las cuentas del monumento están saneadas

Colas a la entrada del Real Alcázar de Sevilla Colas a la entrada del Real Alcázar de Sevilla

Colas a la entrada del Real Alcázar de Sevilla / Juan Carlos Vázquez

Comentarios 1

El consejo del Patronato del Real Alcázar de Sevilla se reunió ayer en sesión extraordinaria y abordó el refuerzo del convenio establecido con el Instituto de la Cultura y las Artes de Sevilla (ICAS), en el que se plantea la transferencia de tres millones de euros, correspondientes a la subida del precio de este monumento Patrimonio de la Humanidad, con el objetivo de garantizar que este montante se empleará íntegramente en la mejora del patrimonio de la ciudad.

En este sentido, fuentes municipales informaron de que la sesión se ha centrado especialmente en el asunto de las inversiones en patrimonio, donde el Ayuntamiento subrayó su “compromiso de ejecutar” los citados tres millones. Durante la reunión, se marcó como objetivo y por unanimidad, especialmente entre los patronos independientes, el poner fin a la polémica generada en torno al Alcázar, por lo que se van a reforzar las garantías recogidas en el convenio de que esas transferencias al ICAS queden vinculadas exclusivamente al patrimonio, poniéndose marcha medidas como una comisión de seguimiento del citado convenio.

Además, desde la Intervención general municipal se habría puesto de manifiesto que actualmente el Alcázar está saneado y que las cuentas “no están bajo sospecha”, por lo que todo se encuentra “dentro de la legalidad”, existiendo en cualquier caso un problema más político que económico, algo que los patronos han pedido abordar, impulsando los refuerzos de la garantías del convenio, con el compromiso del gobierno local.

Por su parte, el alcalde de Sevilla, el socialista Juan Espadas, destacó ayer que su gobierno cuenta con la “tranquilidad” de seguir “siempre” los criterios de los funcionarios públicos tanto en el control de las cuentas del Real Alcázar como en lo relativo a la gestión del arbolado. “Si los funcionarios dicen una cosa, los voy a respaldar y quién quiera venir a cuestionar su trabajo o prefiera el criterio de una persona ajena a la Administración pública, que explique políticamente por qué lo hace”, señaló Espadas, que plantea que sea “por desgaste político o por hacer una campaña electoral personal”, lo que “dice muy poco de la altura y de lo que tiene que ser una gestión políticamente ética”.

A preguntas de los periodistas, tras visitar el colegio Pedro Garfias, el alcalde recordó que el consejo del Patronato del Alcázar convocado ayer responde al “malestar” de determinados miembros de este órgano ante las declaraciones realizadas por miembros del PP y de Cs por la gestión económica del Alcázar, sobre las transferencias al Instituto de la Cultura y las Artes de Sevilla (ICAS) y en relación al arbolado. “Era necesaria la convocatoria para clarificar que la gestión económica del Alcázar se audita y se fiscaliza por parte de altos funcionarios del Ayuntamiento y quien diga lo contrario miente”, sentenció. Sobre la caída de la rama del recinto que provocó varios heridos y el fallecimiento de una persona, dijo que se presentarán en el consejo todos los informes que se tienen tanto de funcionarios, técnicos municipales, de la empresa que hizo la poda o de la aseguradora del Alcázar.

Por su parte, la concejal del PP y miembro del Patronato del Real Alcázar María del Mar Sánchez Estrella criticó la “inutilidad” de la convocatoria extraordinaria del consejo del Patronato, al considerar la reunión “no ha servido para arrojar algo de luz a las cuestiones por las que el PP había solicitado dicha convocatoria”, y por ello ha pedido un encuentro con el gobierno local para “aclarar las cuestiones no solventadas”.

El PP opinó que esta convocatoria “no ha servido absolutamente para nada, únicamente para que el alcalde siga dilatando dar explicaciones y arremeta contra la oposición”. “Espadas continúa con la misma actitud evasiva y sin dar las explicaciones que la ciudad merece lo que supone una falta de respeto a todos”, añade.

La edil del PP considera que un monumento de esta importancia no puede verse dañado “por la actitud oscura y opaca” que atribuye al gobierno municipal, quien entiende que “elude sus responsabilidades y oculta su mala gestión”. La concejal añadió que “no se puede culpar a la oposición del trabajo fiscalizador que al que está obligado”. “Nunca, como ahora, se ha dañado la imagen del Real Alcázar y su único responsable es el alcalde del PSOE”, sostuvo.

Por ello, el Partido Popular va a solicitar una “reunión aclaratoria” con el gobierno, ya que lo ocurrido ayer ha sido, a su juicio, “una pura operación de marketing abanderada por el alcalde socialista, toda vez se ha visto condicionado por el PP a convocar este consejo extraordinario del patronato”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios