Sevilla

El Alcázar abrirá al público a mitad de septiembre el semisótano del Palacio de Pedro I

  • El espacio se convertirá en una sala expositiva con parte de la colección arqueológica del monumento.

El Real Alcázar de Sevilla prevé abrir al público a mitad de septiembre el semisótano del Palacio de Pedro I, antes incluso de que este recuperado espacio se convierta en sala expositiva para una amplia selección –230 piezas– de la colección arqueológica depositada en este monumento, y que se han restaurado en el último año. Durante siglos, ese semisótano fue un almacén donde se fueron acumulando escombros, y a su recuperación y rehabilitación se ha destinado un presupuesto global de 364.000 euros, a los que habría que añadir los 74.717 euros destinados a la restauración de las piezas arqueológicas.

Tras una primera fase de eliminación de esos escombros se acometieron trabajos arqueológicos, y acaban de terminar las obras de habilitación para el nuevo espacio museístico. "Los valores histórico, arquitectónico y patrimonial que ha revelado el semisótano es motivo suficiente para abrirlo ya a las visitas como un atractivo más del Real Alcázar, mientras se concreta su proyecto museográfico para la disposición de las piezas arqueológicas", ha comentado el delegado de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo, Antonio Muñoz. Se ha intentado intervenir mínimamente, puesto que el espacio mudéjar en sí "ya era muy potente y valioso", ha agregado.

Desde la construcción del Palacio del Rey Don Pedro en 1356, este semisótano fue destinado a almacenamiento. Por la cercanía de las antiguas cocinas (ubicadas en el espacio que actualmente ocupa las oficinas de Patrimonio Nacional) es posible que el uso de esos entresuelos fuera destinado a las bodegas del palacio. En el siglo XVI, durante el reinado del Rey Felipe II, se ordenaría todo el sector de los jardines del poniente y Huerta de la Alcoba, creándose nuevos espacios y reorganizando los que ya existían, cambiando su función de servicio o almacenamiento para dedicarse a un uso más lúdico vinculado intensamente con los jardines. El Jardín de la Galera es el que se corresponde con la entrada a estos sótanos, cuya comunicación debió ejecutarse cuando se ordenó el jardín, en torno a 1574.

La recuperación de la espacialidad histórica del espacio ha supuesto la restitución de los niveles de suelo y de los huecos originales y el descubrimiento de peldaños y revestimientos que se encontraban ocultos. Sobre su pavimento, compuesto por un apisonado de cal sobre preparado aislante de ceniza sin interés patrimonial ni estético, se ha dispuesto un nuevo pavimento flotante de piedra natural en tonos claros, a semejanza del mortero de cal. Se ha procedido a la limpieza y conservación de las fábricas mudéjares de muros y bóvedas, y se han conservado las huellas que aún permanecen del proceso constructivo (siglo XIV), y que se hallaron durante los trabajos de investigación arqueológica previa. Asimismo, se han enlucido muros, se han integrado motivos pictóricos existentes en paramentos y se ha puesto en valor parte de la muralla aflorada, y que son los restos del sistema defensivo almohade.

Este espacio recuperado se ha dotado de las instalaciones necesarias para su nueva finalidad de sala expositiva (saneamiento, electricidad, ventilación o iluminación) y un sistema de drenaje. Con respecto a la iluminación de las cuatro salas –con una superficie útil conjunta de 280,6 metros cuadrados–, el sistema elegido es indirecto, de forma que la luz se dirige hacia las ricas texturas de ladrillo de muros y bóvedas, con una atmósfera cálida y envolvente.

"Es un ejemplo más de las inversiones en la recuperación y la puesta en valor del patrimonio que se está ejecutando en el Real Alcázar desde el inicio del mandato municipal actual", ha explicado Antonio Muñoz. "Se ofrece al visitante un espacio singular que da idea de la construcción del palacio y de cómo evolucionó su relación con los jardines", ha concluido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios