DEPORTES El papel de Sampaoli a Jordán, carne de meme en internet

Estrategia municipal

Muñoz impulsará un modelo de gestión ya proyectado en la nueva marca Sevilla

  • La etapa que estrena el gobierno estará marcada por una gobernanza y una lucha contra la autocomplacencia que han sido claves del gran éxito del turismo

La sombra de la nueva marca en el pavimento de Sevilla.

La sombra de la nueva marca en el pavimento de Sevilla. / M. G.

No es sólo una cuestión estética, aunque el día da día municipal lucirá desde hoy una nueva imagen. La renovada marca que estrenó Sevilla el pasado verano representa un nuevo modelo de ciudad que, además, es un proyecto de quien se convertirá este lunes en alcalde de Sevilla y que resume bien las claves de gobierno preparadas por Antonio Muñoz para afrontar la recta final de su mandato municipal.

La estrategia tomó forma antes de que se iniciara el relevo en la Alcaldía, en plena pandemia, y es fruto del trabajo realizado por el equipo del entonces todavía concejal para repensar e impulsar el turismo, principal motor económico de la ciudad. El objetivo era reposicionar a Sevilla y convertirla en referente de ciudad sostenible en el más amplio y leal sentido de la palabra. Hoy en día el márketing de ciudades no sólo persigue    aumentar el turismo, sino mejorar su reputación para atraer a posibles inversores y hasta ayudar en sus relaciones internacionales para transformar también los aspectos socioeconómicos más locales.

Para todo ello Sevilla necesitaba, en primer lugar, esta nueva estrategia de comunicación, lo que se conoce con el anglicismo de city branding y que suele concluir en la creación de un logo o un eslogan. El caso más icónico es el de  Nueva York y su I love NY, imbatible y vital en la posición que hoy ocupa la ciudad. Y, otro más actual, es el de Amsterdam y su juego de palabras I amsterdam. Por cierto sus creadores participaron en el evento OFFF Sevilla el pasado otoño y, tras conocer el   relato de la nueva marca, apostaron por buscar líneas de trabajo común que aún no se han materializado, pero en las que se trabaja.

El detalle da ya idea del acierto de la nueva marca Sevilla que, en realidad, es más bien un rebranding, siguiendo con el argot de la mercadotecnia, pues la ciudad ya tenía una identidad. Otro apunte que demuestra su buen tino es que figura en el top ten de los casos que más interés ha despertado en este mundo en 2021, según la plataforma digital Brandemia que analiza estos procesos en español y que lo sitúa junto al de  marcas emblemáticas, como Telefónica o el Telediario de TVE.

Antonio Muñoz posa junto a la marca Sevilla en el evento de la feria Emotions Travel. Antonio Muñoz posa junto a la marca Sevilla en el evento de la feria Emotions Travel.

Antonio Muñoz posa junto a la marca Sevilla en el evento de la feria Emotions Travel.

Pero el objetivo de esta estrategia impulsada por Antonio Muñoz va más allá de este fenómeno marketing y será ello precisamente lo que marque su grado de éxito. Dicen los expertos, que la creación de la marca ciudad no puede ser sólo un fenómeno de branding, sino un proceso de gobernanza. Esto es, más que capricho de un político o la genialidad de un equipo de diseño, debe ser un proyecto compartido que perdure en el tiempo y, para ello, la colaboración entre los sectores productivos y la administración local y regional es clave. Y eso es lo que ha buscado el gobierno municipal, un diálogo entre lo público y lo privado que da ya una pista de la Sevilla compartida que promulga Muñoz cuya delegación ya reunió para la creación de la marca a más de 50 expertos del mundo del urbanismo, el patrimonio, la sostenibilidad, la historia, la cultura, el arte, la ciencia, el diseño, la artesanía, el turismo, la empresa, el deporte, el marketing y la comunicación, tanto del sector público como el privado y buscando voces de sevillanos nacidos y residentes en la ciudad, como de otros que nacieron fuera y se han instalado en ella o viceversa y también de visitantes. El nuevo gobierno quiere tener en cuenta todos los enfoques para construir una Sevilla de todos.

Ya este proceso administrativo de creación de la marca le ha valido un reconocimieto nacional, pues ha sido propuesto por una comisión de expertos para formar parte del Catálogo de Buenas Prácticas del Ministerio de Ciencia e Innovación.

La marca en un toldo. La marca en un toldo.

La marca en un toldo. / M. G.

Como  la nueva marca, la Sevilla de Antonio Muñoz conlleva todo un nuevo modelo de gestión que se exporta desde lo turístico al resto de las áreas. El objetivo es potenciar un modelo de ciudad que invita a ser disfrutada y descubierta y que convierte tanto al visitante como al habitante en agentes activos y a la ciudad en un universo compartido. Así, la propia marca ciudad ha propiciado la aparición de Contursa y de Sevilla City Office como entidades para la nueva gestión del destino y, probablemente, como inspiradoras de la filosofía del gobierno de Muñoz, que se va a apoyar bastante en las tres patas de su gestión hasta el momento: los equipos de Turismo, Cultura y también Urbanismo.

En los objetivos de la nueva marca se puede leer los retos del nuevo gobierno, que pasan por  no sólo por diversificar y enriquecer la imgen local y global de la ciudad, buscando un perfil más contemporáneo, también por generar  identidad y pertenencia en la ciudadanía, potenciar la convivencia entre la ciudadanía y el visitante, poner en valor el patrimonio oculto tanto material como inmaterial, dinamizar la economía de la ciudad, expandirse desde lo real a lo digital y hacer emerger la relación entre ciudad y naturaleza. ¿Cómo? Trabajando en red con otros territorios y conectando al sector público y al privado.

Como la nueva marca, el nuevo equipo pondrá especial énfasis en la integración de la Cartuja, como un territorio que engloba todos los exponentes de Sevilla que se proyecta esa nueva imagen de la ciudad; también al río y a la Sevilla verde de jardines históricos, parques y huertos que aportan ese punto sostenible a la urbe. También potenciará Sevilla como un destino turístico  inteligente, buscará cómo revisar las tradiciones más allá de los tópicos  y cómo contar de otra forma el relato que hay detrás de sus monumetnos y edificios. Y, esto es clave, enfocará hacia la Sevilla de la ciencia y el conocimiento: Sevilla ocupa el tercer lugar de producción de patentes en el ránking nacional con 31 cátedras de empresa y 10 diez centros de investigación y cuenta con 10 centros del CSIC, espacios de I+D en hospitales y u parque científico y tecnológico puntero. Y también a la Sevilla del talento empresarial, encontrando una conexión de éxito en la artesanía y la innovación, con el diseño industrial, y en la apuesta por la aeronáutica.

Como la propia marca, el nuevo equipo de gobierno quiere trabajar esa tensión entre tradición y vanguardia que define a la ciudad y pasar de la eterna dualidad a la ciudad de las mil caras donde hay una parte que se muestra y otra que aún está por descubrir.

Muñoz se presenta como un alcalde dispuesto a luchar contra la autocomplacencia y llega con un modelo de gestión ambicioso. La nueva marca quiere se transversal, para narrar Sevilla desde una perspectiva del siglo XXI, y juega con la paradoja de una ciudad muy famosa y a la vez muy desconocida.

El nuevo logo de Sevilla sobre el fondo amarillo inundará en los próximos meses la Administraciólocal y su explicación dibuja también los planes que se asoman a la Plaza Nueva desde este lunes: según explican sus creadores, el equipo de Lugadero, la proyección diagonal y el tipo de letra de bloque grotesco de Sevilla representan la originalidad de la ciudad, donde la luz, que siempre ha acompañado a la ciudad, coexiste hoy con la cultura de vanguardia; la tradición se expresa en la luz y las sombras, mientras que la nueva Sevilla se extiende hacia adelante para expresar el futuro innovador. Una Sevilla que, influida por su luz, y la proyección de sombra que ella genera, forma intuitivamente una imagen de aquella ciudad que se ve, pero también la que no se muestra.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios