Sevilla

El Ayuntamiento comprará la Casa Fabiola con los fondos del Alcázar

  • El inmueble, ahora en alquiler y sede de la Delegación municipal de Hacienda, se destinará a acoger la Colección Bellver tras descartarse el Pabellón Real.

Comentarios 3

Un culebrón que llega a su fin. Casi diez años después de que Mariano Bellver, coleccionista de arte y mecenas, anunciara la cesión gratuita a la ciudad de su amplio y valioso patrimonio, el Ayuntamiento ha anunciado que comprará la céntrica Casa Fabiola para convertirla en el Museo Bellver. En las últimas semanas, de acuerdo con el coleccionista, el Ayuntamiento ha estado negociando con los propietarios del inmueble, la familia Lara, su adquisición mediante la opción de compra que figura en el contrato de alquiler existente. La compra se financiará con los ingresos generados por el Real Alcázar, como planteó este lunes el alcalde, Juan Espadas, en la sesión extraordinaria del consejo del patronato que rige el monumento. La fórmula empleada será subir -probablemente un euro- la tarifa de acceso al palacio para revertir ese dinero en pagar la Casa Fabiola.

 

El Ayuntamiento lleva varios meses trabajando en esta opción tras descartarse que el Pabellón Real, por su complicada fisonomía y su escasas dimensiones, pudiera ser la sede definitiva de la Colección Bellver. La Casa Fabiola, que fue rehabilitada en su totalidad hace algo más de una década por la Fundación Lara, está actualmente alquilada por el Ayuntamiento y acoge, entre otras oficinas municipales, la Delegación de Hacienda. El contrato cuenta con una opción de compra que habría que ejercer próximamente y así se hará al entender el Consistorio, y el propio Bellver, que este espacio es el ideal para acoger su colección.

 

El alcalde, tras la reunión del consejo del patronato del Alcázar y después de presentar el nuevo proyecto de empleo en la Escuela Social de Hostelería en Torreblanca, informó a los medios del acuerdo alcanzado con Mariano Bellver. Según Espadas, esta operación supondría un refuerzo del patrimonio municipal y es "mejor opción" que el Pabellón Real, ubicado en el Parque de María Luisa, al ajustarse "mucho mejor" a las condiciones de la colección, como también entiende el propio Bellver. 

 

El alcalde también destacó que la céntrica ubicación de la Casa Fabiola, próxima al Real Alcázar y la Catedral, es mejor que la del Pabellón Real, situado en la Plaza de América, al existir un mayor volumen de turistas en el entorno de los tres inmuebles catalogados como Patrimonio de la Humanidad. "Es un equipamiento mucho más acorde con las características de esta colección de alto valor", dijo Espadas. 

 

El Ayuntamiento lleva algunos meses diseñando la operación de compra de la Casa Fabiola y, según explicaron a este periódico fuentes municipales, la propuesta contaría con una acogida positiva por parte del resto de grupos políticos, aunque tendrá que ser aprobada en un futuro por el consejo del patronato del Alcázar y por el propio Pleno municipal. La negociación entre el Consistorio y los propietarios de la casa se está desarrollando actualmente, por lo que desde el Ayuntamiento no precisan a cuánto ascenderá el importe de la opción de compra ni cuándo se podría cerrar la operación. 

 

Serán los turistas que visitan el Alcázar los que paguen la adquisición de la Casa Fabiola. El alcalde reveló que la financiación será abordada en el seno del patronato del Alcázar. La idea es que se suba el precio de la entrada y que parte de ese dinero se destine a pagar la compra de la casa. El Alcázar ya realizó algo parecido hace unos años, cuando aumentó la tarifa e incluyó en la misma el acceso a otros monumentos, aunque en este caso los fondos se destinarían directamente a la compra. "Como se hizo en el Antiquarium, se pretende vincular un porcentaje del precio de las entradas a la financiación del coste de la opción de compra", detalló el alcalde. Este modelo de financiación es usado desde hace años por la Archidiócesis de Sevilla y el Cabildo, que destina una buena parte de los ingresos de la visita turística de la Catedral a la construcción de nuevos templos y a diversas rehabilitaciones. 

 

El Ayuntamiento recordó que el propio Bellver había dado "vía libre al alcalde" antes del verano para buscar una "alternativa" al Pabellón Real, ya que entendía que el monumento diseñado por  Aníbal González para la Expo del 29 no era el "mejor escenario" para el "proyecto de contenido museográfico" en cuestión. 

Una colección de más mil piezas en la que destaca la pintura del XIX

La colección que Mariano Bellver y su mujer, Dolores Mejías, han donado a la ciudad de Sevilla está formada por 943 piezas de arte entre las que destacan 364 pinturas, 38 esculturas de madera, 19 esculturas de mármol, 156 piezas de cerámica y porcelana, 87 piezas de orfebrería y 105 piezas de mobiliario. La cronología de la colección comienza en el siglo XVI y llega hasta la presente centuria, aunque abundan las piezas relacionadas con la temática costumbrista sevillana. De todas las obras atesoradas por este bilbaíno nacido en 1926 y llegado a Sevilla con apenas 12 años, destaca la colección de pinturas del siglo XIX y primera mitad del XX. El núcleo principal lo forman los cuadros de autores sevillanos como Esquivel, Barrón, Grosso, Villegas, Jiménez Aranda, García Ramos, Gonzalo Bilbao, Rico Cejudo, Cabral Bejarano, Sánchez Perrier o García Rodríguez, entre otros. El Ayuntamiento distinguió al matrimonio Bellver con la Medalla de la Ciudad en mayo de 2015. En 2010 recibieron de la Real Academia de Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría la medalla de oro como reconocimiento a su labor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios