Sevilla

Buscan a una banda que asalta pisos en Sevilla tras robar las llaves en los coches

La Policía y la Guardia Civil están buscando a una banda de delincuentes que está cometiendo un buen número de robos en las últimas semanas. Se trata de asaltos en domicilio, pero con un método bastante peculiar y poco visto en Sevilla. El modus operandi consiste en abrir primero un coches y rebuscar en ellos por si hay alguna llave de una casa. En muchos casos los propietarios sí las han dejado en el interior del vehículo. Y encontrar el domicilio luego es tan sencillo como mirar los papeles del coche, que muchos sevillanos dejan también dentro del coche.

Este tipo de robos están siendo muy frecuentes tanto en Sevilla capital como en la provincia. De hecho, se están dando a diario. En la ciudad se han registrado en zonas como Nervión o Sevilla Este, principalmente, mientras que en la provincia han ocurrido en barrios como Montequinto, en Dos Hermanas, entre otros muchos lugares. Los coches que han abierto estaban en algún centro comercial, cerca de algún restaurante o en las inmediaciones de algún estadio mientras se celebraba un partido de fútbol.

Lo que buscan son víctimas que tarden unas horas en llegar al coche, para que cuando regresen al vehículo ellos ya hayan podido perpetrar el robo. Así, por ejemplo, si abren un coche justo al principio de un partido de fútbol, dispondrán de un periodo mínimo de hora y media para su robo. Ese tiempo es aún mayor si las víctimas han ido al cine o a algún concierto o evento que dure más. A veces, para ganar tiempo, han llegado a causar daños en los coches, para así intentar retardar el uso del vehículo por parte de sus dueños.

Las Fuerzas de Seguridad no descartan que los delincuentes hagan un seguimiento al azar de las víctimas hasta que lleguen a algún coche y ya sepan cuál es el vehículo de la persona en cuya casa quieren entrar. Por el momento no se ha detenido a ninguna persona que haya participado en estos robos, aunque es muy probable que algunos de los implicados sean los mismos que cayeron en la operación Parrot, el pasado verano.

En esta investigación conjunta de la Policía Nacional y la Guardia Civil fueron detenidas tres personas por robar precisamente mediante este sistema. La operación se desarrolló en las Tres Mil Viviendas y uno de los detenidos estaba presuntamente implicado en el robo, en noviembre de 2020, en la casa de hermandad de la Sed, de donde desaparecieron la mayoría de los enseres de la cofradía. Ninguno de estos objetos ha podido ser recuperado todavía.

En aquella ocasión, se realizaron cuatro registros domiciliarios en las Tres Mil Viviendas. Los tres detenidos tenían edades comprendidas entre los 20 y los 50 años, y se les imputaron los delitos de pertenencia a grupo organizado, robo con fuerza y tenencia ilícita de armas. En una de las viviendas registradas se localizó una plantación de marihuana, por lo que se detuvo por un delito contra la salud pública y defraudación de fluido eléctrico a una cuarta persona, el padre de uno de los detenidos, que permanecía escondido al tener varias reclamaciones judiciales de ingreso en prisión.

Los miembros de esta banda se movían con rapidez por cualquier lugar de la geografía andaluza para perpetrar los robos, advirtieron entonces la Policía y la Guardia Civil. La operación se inició cuando los agentes detectaron una serie de robos con fuerza en interior de vehículos, la mayoría de ellos estacionados en la isla de la Cartuja, en las inmediaciones del parque temático Isla Mágica.

Los delincuentes se apoderaban de los juegos de llaves que los propietarios de los coches guardaban dentro de los mismos, así como de la documentación en la que se reflejaba la dirección del domicilio. Después, se trasladaban hasta las viviendas y, utilizando las llaves sustraídas, se apoderaban de todos los objetos de valor, con la impunidad que les daba saber que las víctimas tardarían horas en volver, pues estarían disfrutando de una jornada en Isla Mágica.

Los investigadores pudieron imputarle ocho robos, aunque seguramente cometieron muchos más. Estos ocho asaltos a viviendas ocurrieron en Sevilla capital, Gelves y Peñaflor, pero también en localidades más alejadas, como Huelva, Málaga o San Fernando (Cádiz). En el robo de Huelva robaron una escopeta del calibre 12/70, que se recuperó en el registro domiciliario de uno de los detenidos, que guardaba en su dormitorio y estaba preparada para disparar. En otro asalto sustrajeron un violín, así como joyas, dinero y diversos aparatos electrónicos.

La nueva banda sigue un patrón parecido y no se descarta que sean los mismos. Alguno de sus miembros también podrían estar relacionados con los de otra organización desmantelada recientemente, que se dedicaba a sustraer bicicletas de alta gama mediante robos con fuerza en tiendas de bicis.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios