Hostelería

El CESS rechaza la relajación de la norma de los veladores

  • Adelante, sindicatos y vecinos entienden que supone “el aumento de la contaminación acústica y la reducción del espacio público”

La Policía inspecciona la terraza de un restaurante situado en la Alameda de Hércules. La Policía inspecciona la terraza de un restaurante situado en la Alameda de Hércules.

La Policía inspecciona la terraza de un restaurante situado en la Alameda de Hércules. / Juan Carlos Muñoz

22 de los 40 votos fueron en contra de que la instalación de veladores no dependa del aforo interior de los bares, sino exclusivamente de criterios ambientales y de accesibilidad. El Consejo Económico y Social de Sevilla (CESS) ha emitido está semana un dictamen que rechaza la propuesta de la Gerencia de Urbanismo de eliminar el artículo 30 de la ordenanza contra la contaminación acústica, ruido y vibraciones mediante la supresión del apartado siete.

¿Y qué dice esa parte de la normativa? Se vincula el número de sillas de la terraza de veladores al aforo de la actividad principal, estableciendo un máximo respecto al número de sillas a autorizar en las terrazas y un mínimo de cuatro veladores siempre que se cumplan las condiciones de la ordenanza reguladora de las terrazas de veladores.

El dictamen del CESS apunta que “la consecuencia inmediata de la supresión sería el aumento del espacio de las terrazas de veladores y, por ende, aumento de la contaminación acústica y disminución del espacio público, y seguramente requiera un aumento de la dotación de recursos para la adecuación normativa de esta situación y su control municipal”. El veredicto contó con los votos a favor de Adelante Sevilla, los sindicatos CCOO y UGT, asociaciones de vecinos y consumidores, y expertos. En contra se posicionaron la Asociación de Empresarios de Sevilla (CES), el PSOE y VOX.

El CESS aprobó que, mientras dure la pandemia, no rijan estas limitaciones a la proliferación de los veladores con el objetivo de favorecer actividad económica en momentos complicados. Desde el Ayuntamiento se apuntó que respetan el dictamen, pero la modificación de la ordenanza seguirá adelante al entender que se trata de una medida que necesita el sector y es la solución más adecuada para proteger a los bares pequeños”.

El Ayuntamiento respeta el dictamen, pero la modificación seguirá adelante

La modificación supondrá derogar la limitación de la ordenanza de ruidos que fue aprobada en 2014, durante el gobierno de mayoría absoluta de Zoido. El criterio por el que se establece el número de mesas y sillas con las que ha de contar un negocio hostelero en la calle quedaba condicionado a la superficie interior: en ningún momento se podía superar el 50% del aforo que el bar, restaurante, pub o cafetería tiene dentro.

Dicha limitación, no obstante, se ha aplicado sólo a los establecimientos que se han puesto en funcionamiento desde 2015. Todos los que estaban operativos antes han contado con una moratoria para adaptarse a la ordenanza que concluía a finales de este año.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios