Incidente en un almuerzo el día de Reyes

Cabrera reitera que no dio "órdenes" a la Policía Local tras el incidente

  • Reconoce que comentó el "desagradable incidente" con el jefe de la Policía Local

  • Asegura que en el local sólo permanecieron "dos agentes" de la escala básica, aunque pasado otras dos parejas más

Juan Carlos Cabrera Juan Carlos Cabrera

Juan Carlos Cabrera / M. G. (Sevilla)

El delegado de Gobernación y Fiestas Mayores del Ayuntamiento de Sevilla, Juan Carlos Cabrera, ha asegurado en una carta remitida al portavoz municipal del PP, Beltrán Pérez, que no dio "órdenes" de ningún tipo a la Policía Local ni al Cecop por el incidente que protagonizó el pasado 6 de enero, Día de Reyes, durante un almuerzo familiar en el restaurante Princi.pico, donde había reservado una mesa para diez comensales.

"En ningún caso di órdenes de ningún tipo, ni a la Policía Local, ni a la Policía Nacional, ni al CECOP, ni a nadie, para que actuaran en algún sentido en relación con los incidentes acontecidos el 6 de enero de 2021 en el restaurante Princi.Pico", asevera Cabrera en la carta enviada al portavoz popular, que ha solicitado en varias ocasiones información sobre este incidente y que incluso tiene previsto preguntar al alcalde, Juan Espadas, por los hechos en el próximo Pleno.

El delegado de Gobernación sí reconoce que comentó lo ocurrido con el jefe de la Policía Local, José Medina Arteaga. "Entre las muchas conversaciones que a diario mantengo con el jefe de la policía, también ese día, comenté en una de ellas el desagradable incidente, después de que los hechos se hubieran producido pero ni impartí instrucciones de ningún tipo, ni alenté ningún tipo de actuación, sino que fui completamente ajeno e incluso desconocedor de las actuaciones que la Policía Local decidió realizar como consecuencia de la denuncia telefónica que un familiar mío había decidido realizar", insiste el concejal socialista.

Cuando la Policía llegó al local, prosigue Cabrera, ni sus familiares ni él se encontraban en el establecimiento, "razón por la que no se interpuso la denuncia formal en relación con el deber que tiene el restaurante de proporcionar el libro de reclamaciones. A partir de aquí, toda la información relativa a la actuación me ha sido suministrada por el Jefe de la Policía", precisa.

En cuanto a la dotación de agentes que se personaron en el local, Cabrera aclara en primer lugar que "las necesidades de actuación en cada caso son evaluadas por los mandos de la Policía responsables de cada situación. Por la información que me trasladan el patrullero acudió entre treinta y cuarenta minutos después de la llamada al 062. Durante todo el tiempo de la actuación sólo permanecieron en el restaurante dos agentes de policía. Igualmente, según me informan, mientras se desarrollaba la actividad, pasaron por el local dos parejas más, aunque no puedo confirmar este extremo de manera fehaciente puesto que no hubo actuación por su parte ni se formalizó documentación. En cualquiera de los casos, fueron agentes de la escala básica, sin graduación, ningún miembro de la Escala Técnica ni el Jefe de la Policía", añade..

Y concluye: "La actuación policial se desarrolló en todo momento de acuerdo con criterios técnicos de la Policía requiriendo al local aquella información y documentación que garantiza que el establecimiento cumple la normativa".

Sobre el tiempo de respuesta medio en percances de la misma naturaleza, el delegado de Gobernación explica que no tiene  datos exactos al respecto. En cualquier caso, "existen grandes diferencias en el tiempo de respuesta dependiendo de los policías disponibles, del número de llamadas, naturaleza de las actuaciones a realizar o mayor o menor cercanía de los patrulleros. Durante el desarrollo del Plan Navidad este tiempo se reduce considerablemente".

Sobre las preguntas realizadas por el portavoz popular al alcalde, Juan Espadas, respecto al incidente del almuerzo, Cabrera señala que "forma parte de una estrategia de ruido y de desgaste político ante un desagradable incidente que las partes que intervinieron ya han zanjado y aclarado por voluntad propia".

También critica la actuación del grupo municipal de VOX, que lo ha denunciado por cuatro delitos en el juzgado, al señalar que esta formación "de manera desvergonzada afirma, con absoluto desprecio a la verdad y a la justicia, que retirará la denuncia si se produce mi cese".

El origen del incidente

En la misiva, el delegado también relata el origen del incidente, si bien explica que llegó "tarde" al restaurante y lo hizo "por sus propios medios y sin la presencia de ningún agente del servicio de escoltas asignado".

Cuanto accedió al local, miembros de su familia mostraban su "discrepancia con la separación de mesas", ya que habían solicitado una mesa para diez comensales -que ese día estaba permitido-, pero el restaurante había dispuesto dos mesas para seis y cuatro personas. Entonces, "se produjo una discusión. Incluso alguien del local empujó a uno de mis familiares. La tensión era difícilmente explicable en el contexto de un restaurante lleno de familias y teniendo en cuenta que entre mis familiares había personas de edad considerable y menores. Me dirigí al encargado del local para aclararle que habíamos reservado mesa para diez como así permitía la normativa para el día seis de enero. Se volvió a negar la mesa pese a haber reservado en esas condiciones. Pedimos la hoja de reclamaciones. El encargado del local no accedió a entregarla".

Dice Cabrera que en ningún momento se identificó como concejal y reitera que no insultó a nadie. "Son completamente falsas las acusaciones públicas en las que se dice que proferí presuntos insultos xenófobos, como el propio encargado del local aclaró públicamente días después del incidente ante el aluvión de mensajes que me acusaban en este sentido; es falso que exigiera unas condiciones de servicio forzando la normativa vigente para el 6 de enero; es absolutamente falsa la idea propagada de que el temor a las represalias impidiera al dueño del restaurante realizar declaraciones".

Dadas las circunstancias, un familiar "por decisión espontánea y propia" quiso llamar a la Policía Local. Por error, llamó al 062 (Guardia Civil) en vez de al 092 (Policía Local). Desde la Guardia Civil atendieron la llamada y la desviaron al 112, desde donde, a su vez, redirigieron la denuncia tanto a la Policía Nacional como a la Policía Local y al CECOP, atendiendo a las normas protocolarias previstas para este tipo de incidencias.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios