Incidente en un restaurante

El encargado del restaurante confirma que Cabrera no profirió ningún insulto durante el incidente del día de Reyes

  • El delegado de Gobernación y el responsable del local, Roberto Murados, se reúnen en un encuentro promovido por el abogado del establecimiento, Joaquín Moeckel.

Juan Carlos Cabrera. Juan Carlos Cabrera.

Juan Carlos Cabrera.

El encargado del restaurante Princi.Pico, Roberto Murados, ha confirmado este sábado que el delegado de Gobernación y Fiestas Mayores, Juan Carlos Cabrera, no profirió ningún insulto, ni mucho menos de carácter racista, durante el incidente que tuvo lugar en dicho establecimiento el pasado día de Reyes, en relación con la petición de una mesa por parte del concejal socialista. Así se desprende de una reunión que han mantenido este mismos sábado el propio delegado de Gobernación con el encargado del establecimiento y el abogado de éste, Joaquín Moeckel, un encuentro que se ha producido para tratar de rebajar la tensión suscitada en relación con unas informaciones que el letrado ha señalado que "no son del todo exactas".

Moeckel ha explicado a este periódico que tras el encuentro entre ambas partes ha quedado claro que Juan Carlos Cabrera "jamás hizo una petición fuera de la legalidad", cuando solicitó una mesa para diez comensales -ese día el decreto de la Junta sobre las medidas frente al coronavirus permitía la reunión de diez personas-, y también ha desmentido que el delegado de Gobernación profiriera insultos, algo que ya defendió ayer el propio Cabrera.

El encargado del restaurante Principe Pico, Roberto Murados. El encargado del restaurante Principe Pico, Roberto Murados.

El encargado del restaurante Principe Pico, Roberto Murados. / M. G.

El abogado del restaurante Princi.Pico ha señalado que lo ocurrido ha sido un malentendido. "Con independencia de las cuestiones de carácter político, es interesante que el concejal Cabrera haya mostrado su parte humana, porque no hay que olvidar que el concejal iba ese día como cliente, y al mismo tiempo el local desconocía que la mesa pudiera completarse con diez personas" por una interpretación errónea de las medidas vigentes en ese momento. "Un mal día lo puede tener cualquiera", ha añadido Moeckel.

De esta forma y tras el encuentro que han mantenido el encargado del local y el delegado de Gobernación se zanja la polémica generada en torno al incidente producido en este restaurante de Los Remedios el pasado día de Reyes. Tras este incidente, los grupos municipales del PP y Vox han exigido explicaciones al alcalde de la ciudad e incluso han solicitado el cese del delegado porque consideran que se trató de un "abuso de poder", siempre según la versión de estos grupos de la oposición.   

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios