Polémica

Juan Carlos Cabrera niega haber insultado al responsable de un restaurante

  • Recuerda que la normativa de la Junta de Andalucía para las fiestas navideñas permitía las mesas de diez comensales en fechas especiales como el 6 de enero

Juan Carlos Cabrera Juan Carlos Cabrera

Juan Carlos Cabrera / M. G. (Sevilla)

Ni insultos, ni presiones, ni abuso de poder. El delegado de Gobernación y Fiestas Mayores, Juan Carlos Cabrera, niega rotundamente que descalificara en ningún momento al responsable del restaurante Príncipe Pico, sito en el barrio de Los Remedios, donde se produjo una discusión el pasado 6 de enero, Día de los Reyes, a cuenta de la reserva de una mesa para diez personas que finalmente no pudo ser ocupada por el edil y su familia. 

El teniente de alcalde precisó que su hermana hizo la reserva el día 26 de diciembre para asegurarse la mesa en un día de alta afluencia de clientes en la hostelería. En total, se trataba de ocho adultos (entre ellos dos personas de muy avanzada edad) y dos menores. Cabrera llegó al establecimiento con posterioridad a su hermana tras haber estado toda la noche atendiendo a las víctimas del incendio de la residencia que salió ardiendo. Su sorpresa fue que la mesa no se ajustaba a la reserva realizada, amparada en la normativa vigente que está publicada en el BOJA. "Esto es lo que hay", le respondió el hostelero al delegado, según la versión del político socialista. Fue entonces cuando Cabrera solicitó la hoja de reclamaciones "como un ciudadano más". Y en en ese momento se enconó el conflicto. La hoja le fue negada. "Entonces comencé a recibir insultos contra mi y mi familia". Ante esta situación tensa, un familiar del delegado llamó al 112 de Emergencias, que derivó la llamada a la Policía Nacional. Finalmente llegó la Policía Local entre 30 y 40 minutos después del aviso. El delegado de Gobernación asegura que jamás insultó al responsable, tan sólo le conminó a que le guardara respeto. 

El artículo 6 del Decreto firmado por el presidente de la Junta de Andalucía 12/2020, de 11 de diciembre, dice literalmente en su punto 2: “Excepcionalmente, en los encuentros familiares y con personas allegadas para la celebración de comidas y cenas navideñas de los días 24, 25 y 31 de diciembre de 2020 así como los días 1 y 6 de enero de 2021, la permanencia de grupos de personas en espacios de uso público y privado, tanto cerrados como al aire libre, queda condicionada a que no se supere el número máximo de diez personas, salvo que se trate de convivientes. Se recomienda que estos encuentros se compongan de miembros que pertenezcan al mismo grupo de convivencia y que no se superen los dos grupos de convivencia”.

Tanto el PP como Vox han exigido explicaciones al alcalde de la ciudad e incluso han solicitado el cese del delegado porque consideran que se trató de un "abuso de poder", siempre según la versión de estos grupos de la oposición.