Incidente en un restaurante el Día de Reyes

La Policía Local sólo apreció infracciones “leves” en el local del incidente de Cabrera

  • El Ayuntamiento y el negocio confirman que son deficiencias subsanables, ninguna de ellas de gravedad

El restaurante Princi.Pico, donde se produjo el incidente el Día de Reyes.

El restaurante Princi.Pico, donde se produjo el incidente el Día de Reyes. / juan carlos muñoz

La inspección que la Policía Local de Sevilla realizó en el restaurante Princi.Pico el pasado 6 de enero, tras el incidente del almuerzo familiar del delegado de Gobernación y Fiestas Mayores, Juan Carlos Cabrera, derivó en seis actas de denuncia por parte de este cuerpo policial por infracciones leves, como por ejemplo no mostrar la licencia de veladores cuando le fue solicitada por los agentes. Según han confirmado desde el Ayuntamiento de Sevilla y desde el propio restaurante, se trata de infracciones en todo caso leves, en su mayoría subsanables, por lo que pueden concluir cuando culmine la tramitación del expediente administrativo en un sanción o quedar simplemente en nada. De momento, no hay ninguna multa económica impuesta.

Fuentes municipales han informado a este periódico que cuando la Policía Local acudió al restaurante del barrio de los Remedios el pasado 6 de enero solicitó, como es preceptivo, la documentación del negocio y es ahí donde se detectaron una serie de "posibles infracciones administrativas, ninguna de gravedad, que se pusieron en conocimiento inmediatamente del titular del establecimiento para su subsanacion".

Como en cualquier otro caso, estos expedientes siguen su curso y su tramitación ordinaria, pero las fuentes municipales consultadas indicaron que se trata de infracciones administrativas de carácter "leve" y destacaron que la Policía Local no impuso ninguna "multa económica". Asimismo, indicaron que son infracciones "subsanables" en su mayoría y recalcaron que no hay expediente de cierre del local, sino que habrá que esperar a ver la tramitación del expediente administrativo dado que la mayoría de las deficiencias detectadas son "subsanables" y, por tanto, no acarrearían ninguna multa.

Por su parte, fuentes del restaurante Princi.Pico corroboraron que la inspección de los agentes de la Policía Local apreció presuntas "anormalidades o deficiencias, lo cual "no significa que sean expedientes sancionadores” al restaurante.

Desde este negocio quisieron igualmente aclarar que la reunión que mantuvieron tres días después del incidente con el concejal Juan Carlos Cabrera no se debió a que el responsable del restaurante tuviera “miedo” ante las seis actas de denuncia levantadas por laPolicía Local, sino que el motivo del encuentro, que fue promovido por el abogado Joaquín Moeckel –que representa al restaurante–, se debió a que al encargo del establecimiento le parecía “injusto” que se hubiera asegurado que el delegado de Gobernación había pedido una mesa “ilegal” para diez comensales y que además se acusara al concejal socialista de haber proferido insultos racistas al encargado, algo que, según reiteraron, “no es cierto”.

El abogado Joaquín Moeckel aseguró a este periódico tras el incidente del Día de Reyes que no hubo ninguna “clandestinidad” ni tinte “mafioso” en el encuentro, en respuesta a las manifestaciones realizadas por la portavoz del grupo municipal de Vox, Cristina Peláez, que ha presentado una denuncia en los juzgados contra Cabrera atribuyéndole hasta cuatro delitos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios