Diario de Sevilla Mantenemos la cita diaria en los quioscos como actividad esencial decretada por el Gobierno en la crisis del coronavirus

Sevilla

Detenido en El Vacie un preso portugués fugado hace dos semanas

  • La Policía Nacional arresta a Augusto Soares dos Anjos, alias 'el Pecas', en el poblado chabolista en el que ya se refugió en 2006 tras matar a un policía en el Algarve

La Policía Nacional detuvo a primera hora de la mañana de ayer en el asentamiento chabolista del Vacie a Augusto Soares dos Anjos, alias el Pecas, un fugitivo portugués de 37 años que escapó a principios de abril de la cárcel de Coimbra, donde cumplía una condena de 22 años de prisión por asesinar a un policía. Soares dos Anjos es el líder de uno de los clanes asentados en el poblado sevillano.

La operación, que se inició aún de madrugada, fue desarrollada por los grupos de operaciones especiales (Goes) de Sevilla en colaboración con la Policía portuguesa y en ella participaron decenas de agentes. Los policías cerraron el poblado chabolista y localizaron sobre las diez de la mañana en una de las viviendas al Pecas, uno de los delincuentes más buscados de Europa desde que huyó de la cárcel. Es la segunda vez que este asesino es apresado en El Vacie, donde tenía su domicilio habitual antes de ser encarcelado. En el año 2006 fue arrestado en el asentamiento después de que sobre él pesara una orden internacional de búsqueda y captura por matar a un policía tras perpetrar un atraco en Lagos, en el Algarve portugués, el verano anterior. Por estos hechos fue condenado a prisión en Portugal y cumplía su pena en la cárcel de Coimbra.

Hace dos semanas, el Pecaslogró escapar del centro penitenciario saltando un muro junto con otros dos presidiarios. Luego, los tres fugitivos robaron un coche a una mujer a la que abordaron en plena calle y continuaron a la fuga. En la huida, el Pecasresultó herido y la conductora a la que robaron el coche aseguró después que estaba totalmente cubierto de sangre. Uno de los delincuentes se entregó unos días después y el otro permanece huido.

La Policía portuguesa sospechó desde un principio que el más peligroso de los tres, el Pecas, podría haber vuelto al asentamiento sevillano del Vacie, donde familiares y amigos le habrían ofrecido refugio, siguiendo la misma estrategia que tras el asesinato del policía. Ya durante su estancia anterior provocó algunos enfrentamientos con otras familias.

El más conocido fue el tiroteo que su clan mantuvo con la rama española de la familia, los Suárez, durante la Navidad de 2005, después de que el Pecas llegara acompañado del hijo de un hombre asesinado 24 años atrás por un miembro del clan español. Al creer los Suárez que éste venía a vengar la muerte de su padre, le pidieron al Pecas que lo sacara del poblado. Ante la negativa del líder de los portugueses, el 27 de diciembre se produjo un enfrentamiento armado que se saldó con heridos en ambos bandos -entre ellos la suegra del Pecas- y finalmente los Suárez se vieron obligados a abandonar temporalmente El Vacie.

Para evitar más conflictos, el Ayuntamiento decidió realojar al clan unos días en el albergue juvenil de la calle Isaac Peral, que estaba vacío durante las vacaciones. El 8 de enero de 2006, una de las niñas de la familia cruzó la calle y fue atropellada levemente por Gaspar García, un celador del Virgen del Rocío a punto de jubilarse que buscaba aparcamiento antes de entrar a trabajar. El celador detuvo el coche para interesarse por la menor, pero antes de que llegara a apearse, el padre de la niña, Ricardo Suárez Álvarez, le descerrajó once tiros mientras su esposa agarraba la puerta para impedir que la víctima escapara.

El director general de Instituciones Penitenciarias de Portugal, Rui Sá Gomes, explicó ayer que ya se han iniciado las gestiones para que el detenido sea entregado a las autoridades lusas. Ahora, Soares dos Anjos tendrá que ser enviado a Madrid, donde un juzgado central acordará su extradición o traslado a Portugal en las próximas semanas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios