Puntadas con hilo

Espadas en la Plaza de Tiananmén

  • Sevilla pone un primer pie en China para colarse en su pujante mercado turístico con estrategias que el alcalde confía que den pronto sus frutos

  • ¿Qué tipo de visitante es el que necesita la capital?

Ní jáo. Es la traducción fonética del saludo lanzado a toda China por Juan Espadas esta semana a través de una pantalla instalada en la Plaza de Tiananmén de Pekín con motivo de los festejos del Nuevo Año chino. Es verídico, vea el vídeo. Y un puntazo para la ciudad que se está colando en un mercado muy pujante en el gigante asiático. Captar al turista chino es algo tan deseado como complicado y pocos, quizás con éxito ninguno, en esa parte de Occidente han logrado dar por ahora con la tecla. Las claves son distintas en China y no es fácil acertar con las promociones. 

El saludo del alcalde de Sevilla proyectado en la Plaza de Tiananmén, en un vídeo en el que participaron representantes de grandes ciudades del mundo, es sólo una anécdota. Una idea fraguada y elaborada en el Foro Global de Gobiernos Locales celebrado en Sevilla hace tres meses y que demuestra simplemente cómo Sevilla se está trabajando bastante bien el terreno para intentar dar el salto, más cualitativo que cuantitativo, que necesita en materia turística. Se lo alaban fuera, aunque dentro el debate se encone un día sí y otro también en la saturación y desvirtualización del centro histórico. Y se generan polémicas, más ciudadanas que dentro del sector, sobre el peligroso camino que Sevilla ha emprendido en su afán por atraer a más y más turistas ¿a costa de qué?

Un grupo de turistas, maleta en mano, pasa por delante de la Puerta del León del Real Alcázar. Un grupo de turistas, maleta en mano, pasa por delante de la Puerta del León del Real Alcázar.

Un grupo de turistas, maleta en mano, pasa por delante de la Puerta del León del Real Alcázar. / juan carlos muñoz

Lo cierto, al margen del conflicto, es que la ciudad está haciendo sus deberes en turismo también con aciertos. Y esto va más allá de la sonrisa que pueda arrancar el vídeo del primer edil socialista hablando en chino a todos los chinos del mundo. La capital ya ha acogido el Congreso de la Sociedad Americana de Agencias de Viajes (ASTA), que la ha posicionado en el mercado americano, y sólo este otoño será sede de tres cumbres muy importantes para el sector a nivel internacional: la de las agencias de viajes británicas (ABTA), la de la Asociación Europea de Operadores Turísticos (ETOA) y el I Foro Iberoamericano de la Federación Mundial de Ciudades Turísticas (WTCF). 

Son citas que sitúan a Sevilla como una referencia en los principales mercados emisores del turismo. La última tiene especial relevancia porque dicha federación está presidida por la ciudad de Pekín y porque, resumiendo, porque es el marco donde se analizan los mercados en los que se va a invertir dinero procedente de China con la excusa del turismo.  Y Sevilla está intentando meter ahí los pies. ¿Cómo? La estrategia es la de penetrar con un touroperador o socio local de ese mercado chino. Así se ha hecho también en EEUU, Alemania, próximamente se hará algo similar en Reino Unido, y se está en ello en estos momentos en China.

Ahí está el vídeo de Espadas en Tiananmén, pero hay otra acción que, sin duda, tiene un valor incalculable. Dentro de un mes, tendrá lugar en dos ciudades, en Shanghái y en Pekín, una cumbre España-China (Spain China Projet), una oportunidad para contactar con 400 representantes chinos del sector. Y la promoción que se ha hecho para dicho evento, y que se está moviendo en el país asiático, contiene casi exclusivamente imágenes de Sevilla: desde la Giralda y la Catedral, a la setas, el Parque de María Luisa, el Alcázar, la Torre Sevilla o el Alamillo. Y recurre a la pasión por el fútbol y, ahí también, aparece uno de los clubes de la ciudad, el Sevilla jugando en el Wanda Metropoliano de Madrid, para hablar de los beneficios mutuos de esta alianza de China con España. Sevilla se presenta casi como único referente de España.

Lonely Planet, la prestigiosa guía, ya se ha encargado de bendecir a la capital andaluza como la mejor ciudad para viajar en 2018. Y, de hecho, Sevilla encabeza en estos momentos el ránking 'Best in Travel', por encima de urbes como ¿cuáles? Detroit (EEUU), Canberra (Australia), Hamburgo (Alemania), Kaohsiung (Taiwán), Amberes (Bélgica), Matera (Italia), San Juan (Puerto Rico), Guanajuato (México) y Oslo (Noruega).

Dos turistas asiátias en la Plaza de España. Dos turistas asiátias en la Plaza de España.

Dos turistas asiátias en la Plaza de España. / Víctor Rodríguez

2018 es el año del perro en China. ¿Y el del turismo en Sevilla? Los pilares están puestos. Hay otra cita más en la agenda de este otoño caliente para el turismo: la cumbre Capa, que por primera vez sale de Asia para reunir en Sevilla a aerolíneas low cost  que operan el largo recorrido y especializadas en el mercado asiático. Ojo, bajo coste aquí tiene otro significado. En esos mercados de larga distancia lo que se busca es un turismo de calidad, entendiendo por éste el que se integra en la ciudad  y participa de su economía y costumbres. La idea de este low cost es que los viajeros usen aquellas rutas que estén disponibles, es decir, las que operen en ese momento, sean directas o a través de los grandes hubs europeos, evitando esperas en aeropuertos de enlace. Es un cambio de paradigma a nivel mundial y Sevilla, que pone el escenario en este debate, espera recoger también sus frutos.

Si lo logra tendrá la respuestas a muchos de los interrogantes que se abren en esta, para muchos, incierta senda imparable de crecimiento turístico. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios