Calle Rioja

El Evangelio escondido en ‘El señor de los anillos’

  • La generación del 98 y 'El Señor de los Anillos', objeto de análisis en unas jornadas sobre Cristianismo y Literatura.

De izquierda a derecha, Manuel Palma, Miguel García-Baro y José Joaquín Castellón, en el Centro de Estudios Teológicos. De izquierda a derecha, Manuel Palma, Miguel García-Baro y José Joaquín Castellón, en el Centro de Estudios Teológicos.

De izquierda a derecha, Manuel Palma, Miguel García-Baro y José Joaquín Castellón, en el Centro de Estudios Teológicos. / José Ángel García

EL Señor de los Anillos lo escribió J.R. Tolkien para responder desde la fe a su incrédulo amigo C.S. Lewis, el autor de Crónicas de Narnia. De ese “Evangelio escondido” dentro de la comunidad del Anillo trata el libro de Diego Blanco (Zaragoza, 1976). La repentina muerte de su padre le impidió participar en las jornadas sobre Literatura y Cristianismo que ayer se celebraron en el Centro de Estudios Teológicos. Los asistentes vieron por video la conferencia que este lector precoz de la obra de Tolkien impartió en 2016 en el obispado de Alcalá de Henares. Dice que detrás de Crepúsculo están los mormones y que las espadas medievales de la Tierra Media no tienen nada que ver conJuego de Tronos.

La jornada la abrió Miguel García-Baro (Moratalla, Murcia, 1953), que ingresará en la Academia de Ciencias Morales con un dicurso sobre la Metafísica y la Prudencia. Leyó textos de Azorín y de Unamuno, coetáneos de Tolkien. “La vida no es un género literario”. Al final de su intervención cogió el AVE para impartir en Madrid una clase de Ética.

Literatura y Cristianismo forman un tándem complejo, primero porque “Cristo no escribió, todos los que escribimos estamos en el camino equivocado”; después porque su mensaje lo confió a “la transmisión oral de gente incultísima”. Les une la palabra misterio, sin el cual “sólo tendríamos técnica, ciencia y relatos poco interesantes”. Hay problemas que no se resuelven “con pastillas, conceptos ni con literatura”.

  Las 28 Jornadas de Teología se completaron en la sesiónde tarde con otras dos ponencias. María Caballero Wangüemert, de la Universidad de Sevilla, tituló su charla '¿Ha desaparecido Dios de nuestra literatura?'. Cerró las jornadas Jesús Sánchez Adalid, sacerdote y escritor, que habló de 'Experiencia de un escritor creyente en un mundo incrédulo'. De moderador actuó Manuel Palma Ramírez, sevillano de Paradas, director del Centro de Estudios Teológicos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios