Elecciones a rector en la UPO

Francisco Oliva: “En la Universidad Pablo de Olavide hay profesores hacinados en despachos”

  • La Universidad Pablo de Olavide tenía previsto celebrar sus elecciones a rector en estos días de primavera pero la crisis del coronavirus ha paralizado todo el proceso. Un día antes de la declaración del estado de alarma, el catedrático Francisco Oliva habló con este periódico sobre su deseo de presentarse a las elecciones y sustituir a Vicente Guzmán en el cargo

El catedrático de Derecho Civil Francisco Oliva, precandidato a rector de la UPO El catedrático de Derecho Civil Francisco Oliva, precandidato a rector de la UPO

El catedrático de Derecho Civil Francisco Oliva, precandidato a rector de la UPO / Antonio Pizarro

El campus de la Universidad Pablo de Olavide es hoy una ciudad fantasma. En estos días debían de celebrarse las elecciones a rector, cuyo proceso ha quedado paralizado por el coronavirus. Los esfuerzos se centran ahora en garantizar que los estudiantes adquieran los conocimientos y competencias acordadas para este curso y puedan ser evaluados de manera virtual.

"La Universidad entera se ha volcado y toda la comunidad universitaria está arrimando el hombro para poder terminar el curso con las máximas garantías de calidad", señala el catedrático Francisco Oliva Blázquez (Málaga, 1972), uno de los dos precandidato a las elecciones a rector de la UPO.

El docente reconoce que actualmente existe "una incertidumbre enorme" sobre la celebración de estos comicios, que, para él, han pasado a un segundo plano dadas las circunstancias. No obstante, admite que en la última etapa del gobierno de Vicente Guzmán se han llevado a cabo una serie de medidas y decisiones que han generado en la comunidad universitaria de la UPO un ambiente de "desencanto, apatía y descontento". Éste es uno de los motivos que ha llevado a Oliva a querer presentar su candidatura a rector."Es el momento de intervenir para intentar devolver la ilusión a la universidad y ese orgullo de ser miembro de la UPO", confiesa este catedrático de Derecho Civil, que describe su candidatura como "un proyecto transversal e ilusionante que le va a permitir a la UPO dar un salto de calidad".

"Lidero un proyecto muy ambicioso que pretende dar ese salto de calidad que necesita la UPO"

"En los últimos años, el gobierno de la UPO -liderado durante ocho años por Vicente Guzmán- se ha alejado un poco de la comunidad universitaria. Se han tomado una serie de medida que han contribuido a burocratizar en exceso la Universidad y eso ha desilusionado al profesorado, que se ve abrumado por una gran cantidad de papeles que tiene que resolver todos los días y que apenas tiene tiempo para hacer lo que realmente le gusta y debe hacer, que es la docencia y la investigación. Todo esto ha creado una cierta desazón interna en el profesorado que debe cambiar", apunta el precandidato a rector de la UPO. 

Hijo del conocido líder socialista Francisco Oliva García, fallecido en 2019, Francisco Oliva Blázquez empezó a trabajar en la UPO en 2005 en comisión de servicio y consolidó su plaza en 2007. Catedrático en Derecho Civil desde 2017, Oliva ha sido vicesecretario y secretario general de la UPO. En total fueron seis años, siempre bajo la dirección del ex rector Juan Jiménez.

"La secretaría general es un puesto básico en la estructura de la Universidad. Yo siempre digo que es una especie de sala de mando", explica el catedrático. "Tener una experiencia en la secretaria general da un enorme conocimiento sobre cómo funciona la universidad por dentro y de su estructura, ya que todo lo que ocurre en la Universidad pasa por la secretaría general".

El catedrático Francisco Oliva El catedrático Francisco Oliva

El catedrático Francisco Oliva / Antonio Pizarro

Francisco Oliva hace hincapié en el hecho de que no está solo en este proyecto, sino que le acompaña un nutrido grupo de profesores de diferentes ámbitos que lo han elegido "democráticamente" para liderar esta candidatura a rector. "Este es un proyecto transversal que ha empezado desde abajo".

Entre sus principales líneas de trabajo destacan "crear una universidad de excelencia desde el ámbito de la docencia y la investigación", así como "un campus sostenible y saludable". "Tenemos un campus que es una joya pero que está infrautilizado. Podemos utilizarlo mucho mejor de lo que lo estamos haciendo ahora", señala Oliva.

"Queremos crear una universidad que contribuya al bienestar de toda la comunidad. Quiero un campus en el que nuestra comunidad quiera vivir, no sólo venir a trabajar, dar clase y volver corriendo a su casa. Es importante que tenga aquí un centro en el que pueda hacer actividades deportivas, por ejemplo". En este sentido, el precandidato propone abrir "pequeñas" zonas de restauración y de ocio con productos ecológicos y saludables.

"Queremos crear una universidad de excelencia y un campus sostenible y saludable"

Oliva también busca la sostenibilidad del campus y para ello apuesta por su peatonalización de manera progresiva e instalar paneles solares en los tejados y terrazas de los numerosos edificios que componen el campus de la UPO. "Podemos lograr que un periodo corto de tiempo, la universidad pierda su dependencia de los combustibles fósiles, lo cual nos permitiría ahorrar mucho dinero".

En cuanto a la docencia, Oliva apuesta por profundizar en la enseñanza en inglés, incluir más dobles títulos internacionales y cotutelas académicas de doctorados. Mientras que en el ámbito de la investigación, pretende incrementar los fondos del plan propio y apostar por los proyectos interdisciplinares y transversales que contribuyan a la singularidad de la UPO.

El catedrático Francisco Oliva El catedrático Francisco Oliva

El catedrático Francisco Oliva / Antonio Pizarro

"La UPO tiene que ser más ambiciosa. No solo puede pensar en los presupuestos de la Junta de Andalucía. Tiene que competir en cualquier tipo de convocatoria con fondo públicos", señala Francisco Oliva. "Y es muy importante que, de una vez por todas, las administraciones públicas se sienten y hagan el plan de infraestructuras que necesita y merece la UPO. Hay edificios sin rehabilitar desde hace décadas y tenemos ejemplos desagradables de profesores hacinados en despacho. Si combinamos una financiación pública singularizada para la UPO, una búsqueda muy activa de recursos y un plan de infraestructuras con el resto de administraciones públicos, todas nuestras nuevas medidas serán factibles".

Francisco Oliva defiende que el proyecto que lidera aporta "soluciones nuevas, transformadoras y valientes a viejos problemas". "Esto es lo que nos va a convertir en una universidad distinta. Lidero un proyecto muy ambicioso que pretende dar ese salto de calidad que necesita la UPO", continúa. "Lo que nos distingue de otras candidaturas es que tenemos soluciones, ambición y ganas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios