Infraestructuras El puente de la SE-40 se podrá cruzar a pie o en bici como el Golden Gate

Vicente Guzmán, rector de la Universidad Pablo de Olavide

Ocho años al frente de la UPO: de un déficit de 14 millones a un superávit de 4,5 millones de euros

Vicente Guzmán, rector de la UPO, este miércoles

Vicente Guzmán, rector de la UPO, este miércoles / Belén Vargas

Los ocho años de mandato de Vicente Guzmán al frente de la Universidad Pablo de Olavide llegan a su fin. La institución académica dio este lunes 9 de marzo el pistoletazo de salida a una nueva etapa con la convocatoria de elecciones a rector, a las cuales Guzmán no puede presentarse tras dos legislatura seguidas.

A la espera de que se confirme la fecha de los comicios, el rector de la UPO ha hecho este miércoles balance de sus ocho años de gestión al frente de la institución sevillana, que ha calificado de "positivo", aunque ha reconocido la existencia de "luces y sombras". 

Vicente Guzmán fue elegido rector de la UPO por primera vez en junio de 2012, en plena crisis económica. Entonces, la universidad pública sevillana tenía un déficit acumulado negativo de casi 14 millones de euros, lo que frenó de manera notable el desarrollo de esta joven universidad, que nació en 1997. 

Vicente Guzmán, rector de la UPO Vicente Guzmán, rector de la UPO

Vicente Guzmán, rector de la UPO / Belén Vargas

Su gestión de la crisis económica y de la tesorería de la UPO han caracterizado su mandato, especialmente durante la primera legislatura, logrando pasar de un déficit de más de 13,7 millones de euros en 2012 a un superávit acumulado de 4,5 millones en 2019.

Sí es cierto que Guzmán no ha podido desbloquear otros importantes problemas de la universidad, aunque estos no dependieran directamente de él, como la falta de un plan plurianual de infraestructuras que permitiera la creación de nuevos espacios y la rehabilitación de edificios que se encuentran en el mismo estado que en los años 80, cuando se hizo el traspaso de competencias.

Otro de los problemas que arrastra la UPO es una lista de espera de más de 180 profesores acreditados que aguardan una plaza estable dentro de la UPO. "El profesor que se acredite hoy tendrá que esperar cuatro o cinco años para lograr una plaza estable", ha explicado Guzmán.

"Nosotros tenemos una gran capacidad para atraer a profesores e investigadores, somos una universidad muy atractiva, pero el problema viene después, ya que no tenemos capacidad para retenerlos. Cuando un profesor acreditado tiene la oportunidad de irse a otra universidad, se va. Y el problema no es que estos investigadores o profesores se vayan a otras universidades andaluzas, es que se está marchando al extranjero gente joven con mucho talento formada aquí".

En este contexto, para Guzmán, "tiene mucho mérito" todo lo que se ha conseguido en estos años. En este sentido, el rector ha destacado el hecho de que la UPO sea una de las universidades más solicitadas de su entorno y con menor tasa de abandono de los estudiantes. "Hemos conseguido que ningún alumno abandone sus estudios por motivos económicos estos años", ha recalcado, insistiendo también en el liderazgo de la institución en rendimiento académico y excelencia docente.

Vicente Guzmán, durante la presentación del balance de su mandato Vicente Guzmán, durante la presentación del balance de su mandato

Vicente Guzmán, durante la presentación del balance de su mandato / Belén Vargas

"Hemos dimensionado los posgrados y hemos logrado adecuar la oferta y la demanda. Es cierto que en 2012 había una docena de másteres con ciertos desajustes y que ya hemos resueltos, cubriendo todas sus plazas", ha destacado Guzmán

Con una tasa de rendimiento del 82% en grado y del 96% en máster oficial, la UPO se ha situado en octava posición a nivel nacional en posgrado, teniendo en cuenta datos de 80 universidades públicas y privadas.

Por otro lado, además de la implantación del grado en Relaciones Internacionales, y de cinco dobles grados vinculados a él, en este tiempo se ha adscrito a la Universidad el Centro San Isidoro. Además, este año, la UPO se podría convertir en la primera universidad de España en tener todos sus centros de grado acreditados instucionalmente.

La política desplegada en internacionalización o la mejora de las infraestructuras científicas han centrado también parte del discurso de Guzmán, en el que, sobre todo, ha hecho hincapié en el "indudable" compromiso social de la institución y en la vocación de servicio público que le ha acompañado desde su nacimiento y que se materializa en cada una de las iniciativas puestas en marcha para mejorar la vida de las personas.

Durante su intervención, el rector ha tenido palabras de agradecimiento "al esfuerzo y compromiso de quienes componen la comunidad universitaria por haber permitido superar los tiempos duros y difíciles" y ha puesto en valor una institución que trabaja por construir una "sociedad más justa, más digna y más igual".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios