Sevilla

Patrullas vecinales en Don Fadrique

  • Los vecinos de las calles próximas al albergue municipal invitan a los toxicómanos a que no consuman alcohol y drogas ni hagan sus necesidades en la calle

Un cartel colocado por los vecinos. Un cartel colocado por los vecinos.

Un cartel colocado por los vecinos. / M. G.

Comentarios 16

Los vecinos de las calles próximas al albergue municipal están organizando las primeras patrulla ciudadanas contra las personas que se concentran en las inmediaciones de este centro. Los residentes han denunciado en numerosas ocasiones los problemas de seguridad y convivencia que genera el albergue, ubicado en la calle Perafán de Ribera, en la Macarena. En vías como Juan de Astorga, Don Fadrique, Esperanza o Juan de Robles, entre otras, es habitual ver a indigentes y toxicómanos durmiendo en la calle, consumiendo alcohol y drogas, haciendo sus necesidades en plena vía pública e incluso manteniendo relaciones sexuales a la vista de todos.

Los vecinos han presentado numerosos escritos a distintas instancias, como el Ayuntamiento de Sevilla, el Defensor del Ciudadano, Lipasam y la Policía. En estos documentos, piden una mayor presencia policial para acabar con el menudeo de droga y una intervención urgente que limpie las calles de los orines y excrementos de estas personas sin hogar, así como los colchones, cartones y otros elementos que utilizan para pernoctar al raso. En los últimos meses, la situación ha ido empeorando y se han registrado numerosos robos a personas a plena luz del día.

Espejo roto de uno de los vehículos aparcados. Espejo roto de uno de los vehículos aparcados.

Espejo roto de uno de los vehículos aparcados. / M. G.

Les han quitado teléfonos móviles a algunos estudiantes que viven en la zona, a los que han amenazado con algún pincho o navaja. Además, los residentes han sufrido amenazas por parte de algunos de los toxicómanos de la zona, que suelen ejercer de gorrillas en las calles próximas al albergue y otros centros sociales ubicados en las inmediaciones. También ha habido peleas a puñaladas entre los propios indigentes. Los vecinos apuntan en sus escritos que el olor es insoportable y que atrae a insectos y roedores.

Los residentes afectados por estos problemas lamentan que la administración no haga nada por arreglarlos pese a las continuas promesas que se les han formulado. Por ello, han decidido empezar a salir a la calle para invitar a las personas sin hogar a que no duerman ni consuman drogas en mitad de la vía pública. El primer día salieron unos 25 vecinos. En represalia a estas primeras patrullas, se han dado ya dos casos de fracturas de espejos retrovisores de los coches de dos vecinos que estaban aparcados en plena calle. Los vecinos han colocado también algunos carteles en los que piden a los indigentes que si tienen que hacer sus necesidades en la calle, la hagan en el Parlamento, "que ellos tienen más culpa que nosotros".

Orines en la calle. Orines en la calle.

Orines en la calle. / M. G.

La inacción de la administración ha provocado un incremento de la tensión entre los vecinos y las personas sin hogar en la zona. Una de las peticiones que han formulado los vecinos es que la Policía establezca controles preventivos y se adecue una oficina para la Policía en el centro cívico Hogar de San Fernando. Otra de las promesas del distrito fue la eliminación de los acerados en los que se concentran los toxicómanos.

También han solicitado un mayor control de los comercios chinos, que venden alcohol y tabaco de contrabando a todas horas. Los vecinos creen que la solución definitiva es el traslado del albergue, algo que por el momento el Ayuntamiento no se ha planteado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios