CONCIERTO Concierto de AC/DC en Sevilla, todos los detalles

Denuncia vecinal en La Rosaleda | Distrito San Pablo-Santa Justa

Salchichas con clavos y alfileres en un parque canino de Sevilla

Salchichas con clavos y alfileres en el parque canino de La Rosaleda de Sevilla

Salchichas con clavos y alfileres en el parque canino de La Rosaleda de Sevilla / M.G.

Vecinos de las zonas colindantes y usuarios del reciente parque canino del Parque de la Rosaleda han denunciado este jueves la presencia de alimentos con "agujas o alfileres, clavos y objetos punzantes, arrojadas de forma totalmente intencionada y con la finalidad de, no solo evitar que la zona delimitada para el esparcimiento canino sea utilizada por el resto de vecinos y usuarios del parque". Añaden que los alimentos están siendo arrojados tanto dentro como fuera del parque canino.

Estos hechos se han denunciado ante la Policía por un posible delito contra los animales, tipificado en el art. 340 bis del Código Penal, cuyas penas podrían llegar de entre los 3 y 18 meses de prisión más cuantiosas multas.

En la nota enviada a esta redacción, los usuarios afectados explican que van a recoger firmas y denuncian "las barbaridades que nos están ocasionando ciertos vecinos de esa comunidad arrojando salchichas con clavos para matar a nuestros perros y otros objetos. A esto no hay derecho!!!!". Los afectados aseguran que respetan las horas de descanso para llevar a sus perros a esta zona canina. "Respetamos perfectamente las horas de descanso de los vecinos. Estamos haciendo uso de una zona legal. Y quieren echarnos a toda costa con este tipo de cosas".

Los usuarios afectados explican que este tipo de objetos punzantes se están arrojando al parque canino "desde la apertura de esta zona de esparcimiento canino".

Primer plano de un trozo de salchicha con alfileres Primer plano de un trozo de salchicha con alfileres

Primer plano de un trozo de salchicha con alfileres / M.G.

Con la recogida de firmas, los vecinos de las zonas colindantes y los usuarios del Parque de La Rosaleda piden apoyo "a fin de solicitar una mayor protección" y que esta zona canina ésta "pueda ser utilizada con total normalidad, de forma pacífica y sin sufrir la persecución".

Del mismo modo solicitan "una mayor seguridad y protección" para todos los vecinos y usuarios de las vías públicas, habida cuenta de que los alimentos con objetos punzantes suponen "un PELIGRO real, no solo a los animales, sino a niños y cualquier persona que transite por la vía pública"."Tanto la zona delimitada para perros, como el propio viario público, no es solo utilizada por animales, sino que numerosos niños acompañan a sus mascotas y padres al paseo diario y van a hacer uso de otras zonas del parque, transitando por zonas donde se han encontrado dichos objetos punzantes y peligrosos, pudiendo ser víctimas directas de lesiones por tan tremenda barbarie".

El origen del parque canino

Los vecinos de barrios colindantes recuerdan que el pasado marzo de 2022 se acordó por parte del director de Parques y Jardines, junto con el director del Distrito San Pablo-Santa Justa y la Alcaldía de Sevilla, la realización de mejoras en este parque de La Rosaleda, junto a la Carretera de Carmona.

Una de esas mejoras fue decidir destinar una zona delimitada como “zona canina”, con mobiliario adaptado al esparcimiento de perros y ello "de acuerdo con las peticiones y propuestas presentadas por las diferentes Asociaciones de Vecinos de nuestro barrio y barrios colindantes".

Añaden los vecinos denunciantes que dicha mejora viene amparada por la Ley 11/2003, de 24 de noviembre, de Protección de los Animales, publicado en BOJA núm. 237 de 10 de Diciembre de 2003 y BOE núm. 303 de 19 de Diciembre de 2003, cuyo Art. 15, dedicado a las zonas de esparcimiento, dice: “Las Administraciones Públicas deberán habilitar en los jardines y parques públicos espacios idóneos debidamente señalizados tanto para el paseo como para el esparcimiento de los animales. Igualmente, cuidarán de que los citados espacios se mantengan en perfectas condiciones de seguridad e higiénico-sanitarias".

Recuerdan los vecinos denunciantes que el mismo espacio que ahora ocupa el gimnasio Viding, antes era zona vallada para perros, que en los años del programa municipal de presupuestos participativos  entre 2002 y 2005 se le concedió licencia a empresa para la construcción e instalación del gimnasio y hubo el compromiso de destinar y delimitar otro espacio para perros dentro del mismo parque.

Y concluyen que "todos los vecinos, sin excepción, estamos en nuestro derecho de uso y disfrute con nuestros perros dentro de la zona canina del Parque de La Rosaleda, así como tenemos derecho a transitar, de forma segura, por la vía pública y denunciamos las calumnias, insultos recibidos, así como los intentos de causar daño a animales, e indirectamente a cualquier persona, sobre todo niños, por parte depersonas que, en lugar de dirigir sus quejas ante la autoridad competente, iniciando los procedimientos administrativos a su disposición, pretenden la inutilización de la zona causando molestias constantes al resto de personas que allí nos encontramos, y poniendo en peligro la integridad física de todos, infringiendo las garantías Constitucionales".

El objetivo de la recogida de firmas es también "procurar la utilización pacífica y normalizada de la zona de esparcimiento canino, legalmente acordada, y la seguridad y libertad de tránsito de TODOS LOS VECINOS, con o sin mascotas, a fin de garantizar una buena convivencia y procurar una seguridad personal de los usuarios, no solo del recinto canino, si no de todo el Parque y sus aledaños".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios