La crisis del coronavirus

Sánchez tumba la 'miniferia'

  • Fiestas Mayores desiste de una celebración distinta en septiembre por el lento desescalado que maneja el Estado y evitar derrochar dinero

Cinco operarios desmontando ayer la pañoleta de una caseta. Cinco operarios desmontando ayer la pañoleta de una caseta.

Cinco operarios desmontando ayer la pañoleta de una caseta. / Juan Carlos Muñoz

La explicación de Pedro Sánchez en el Congreso de que el confinamiento general no se levantará hasta que estemos plenamente preparados (teniendo la segunda semana del mes de mayo como horizonte) para el inicio de una desescalada que será “lenta y gradual”, y en la que no descarta la posibilidad de tener que dar “pasos atrás”, terminó por decidir a Fiestas Mayores de que apostar por una miniferia a mitad de septiembre coincidiendo con la Feria de San Miguel no era una buena idea.

Y no era buena idea porque no existe ningún experto en el mundo que pueda garantizar que los sevillanos se concentren del 19 al 26 de septiembre para celebrar una de las fiestas mayores de la ciudad. ¿Una semana de farolillos con mascarillas? Esperemos que para abril del año que viene no estemos ante esa tesitura y el distanciamiento físico sea un recuerdo.

Ya pintaban bastos para el equipo de Juan Espadas cuando a final de la semana pasada la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, preveía medidas para la reanudación de la actividad en dos etapas: en los sectores más afectados, como turismo u ocio, las dificultades se extenderán durante todo 2020. Pese a las malas noticia que llegaban desde la capital de España, Fiestas Mayores acordó ese mismo viernes ante la incertidumbre de la pandemia y el elevado coste que tenía mantener las estructuras de la portada y las casetas, iniciar su desmontaje en los próximos días y empezar a mandar desde este lunes una carta a los caseteros para iniciar el procedimiento de devolución de las tasas abonadas.

En 48 horas comenzaron a caer otras fiestas nacionales de calado como San Fermín. Aunque si existe una celebración en el mundo que se asemeja más a la Feria es la Oktoberfest de Múnich, que tampoco se celebrará este año para evitar una posible segunda ola de contagios por coronavirus. La decisión de cancelar la mayor fiesta de la cerveza del mundo, con cerca de seis millones de visitantes nacionales y extranjeros, fue anunciada el martes por el primer ministro de Baviera, Markus Söder, y el alcalde de Múnich, Dieter Reiter, en el curso de una comparecencia de prensa en la que dejaron entrever lo difícil que ha sido para las autoridades tomar una decisión que toca con el ADN de la ciudadanía.

La ‘Oktoberfest’ fue cancelada “porque con mascarillas no funciona”

Celebrar una versión reducida de la Oktoberfest como alternativa “no tiene sentido. El riesgo es demasiado grande, no se puede trabajar con distanciamiento y mascarillas en el prado, simplemente no funciona”, detalló el ministro de Baviera. Si la feria de la cerveza no se celebra...

Las decisiones nacionales e internacionales no son los únicos motivos. El planteamiento del gobierno socialista de comenzar administrativamente desde cero y proponer en unas semanas a los grupos políticos una miniferia ponía en riesgo un dinero que se considera clave para la recuperación social y económica que necesitará la ciudad después de la crisis sanitaria. La Feria de este año ya le había costado dos millones.

¿Y ahora qué? Siempre que sea posible, el alcalde apuesta por proponer a los grupos políticos un evento alternativo en esa fecha de mitad de septiembre para atraer turistas. Ya veremos dónde termina la Festividad de San Fernando.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios