Sevilla

Sevilla, una ciudad con una gran tradición marítima

Algunas piezas del museo, con el mascarón de proa del ‘Giralda’ dominando la estancia. Algunas piezas del museo, con el mascarón de proa del ‘Giralda’ dominando la estancia.

Algunas piezas del museo, con el mascarón de proa del ‘Giralda’ dominando la estancia. / Juan Carlos Vázquez

Sevilla, sin ser una ciudad de costa, ha tenido uno de los más importantes puertos del mundo y ha sido testigo de las más destacadas gestas marítimas de la historia. Y de todo ello, la Torre del Oro puede dar buena cuenta por su presencia desde hace 800 años y porque en su interior el museo marítimo repasa la historia de la Armada Española y la influencia de Sevilla.

"La vinculación de Sevilla con la Armada es muy importante desde sus primeras gestas, como la protagonizada por el almirante Bonifaz durante la Reconquista de la ciudad. En la Casa de la Contratación se alistaba la flota, allí se custodiaban las cartas de navegación y era el poder económico de la época. En Sevilla se crea la escuela y universidad de mareantes. Sevilla tiene una gran condición y tradición marítima, muy superior a muchas ciudades que están en el litoral. Su puerto fluvial impedía que las armadas extranjeras pudieran entrar", resalta Javier Albert, comandante naval de Sevilla, capitán de navío y director de la Torre del Oro.

En la planta baja el discurso de la exposición comienza mostrando la historia de la torre hasta el fin de la Carrera de Indias con el traslado de la casa de Contratación desde Sevilla a Cádiz. Se puede contemplar una de las piezas principales del museo: la maqueta del Real Fernando, primer barco de vapor construido en España, concretamente en Sevilla, que realizaba el trayecto entre Sevilla y Sanlúcar de Barrameda y que llevó a su exilio al general Espartero en 1843.

Una de las maquetas que se pueden ver en el museo de la Torre del Oro. Una de las maquetas que se pueden ver en el museo de la Torre del Oro.

Una de las maquetas que se pueden ver en el museo de la Torre del Oro. / Juan Carlos Vázquez

La planta dedicada a la historia de la Armada comienza reconociendo las figuras de dos grandes marinos: Roger de Lauria, almirante de la Corona de Aragón que dominaba el Mediterráneo; y el almirante Bonifaz de Castilla, cuya presencia en la Reconquista de Sevilla fue clave. "Es el primer hito reconocible de la Armada castellana". Los castellanos consiguieron romper las cadenas que habían colocado los musulmanes entre la Torre del Oro y la otra orilla del río. La presencia de marineros cántabros llevaron la Torre del Oro al escudo de muchas localidades de Cantabria, como Laredo o Santander.

Un glorioso pasado marítimo

Un grupo recorre una de las plantas del museo de la Torre del Oro. Un grupo recorre una de las plantas del museo de la Torre del Oro.

Un grupo recorre una de las plantas del museo de la Torre del Oro. / Juan Carlos Vázquez

El relato continúa con la época de los descubrimientos y la exploración, pudiéndose ver réplicas de la Santa María o la nao Victoria, o de la carta de navegación de Juan de la Cosa. Un capítulo importante es el dedicado al Imperio Español en el que no se ponía el sol y la fantástica Flota de Indias: "Duró más de 200 años. Todo el tráfico con el nuevo mundo partía y llegaba aquí. La flota fue un éxito y sólo hubo pérdidas del 2%, incluidas las provocadas por temporales. Esto desmonta la tesis de que los ingleses y los holandeses nos acribillaron", subraya el comandante Albert. Álvaro de Bazán o Luis de Córdoba también tienen su reconocimiento.

Javier Albert, comandante naval de Sevilla, capitán de navío y director de la Torre del Oro. Javier Albert, comandante naval de Sevilla, capitán de navío y director de la Torre del Oro.

Javier Albert, comandante naval de Sevilla, capitán de navío y director de la Torre del Oro. / Juan Carlos Vázquez

La aportación de la Armada a la ciencia, punta de la lanza de la tecnología del momento, cuenta con otro espacio destacado. La crisis y el declive de la Armada y de España como imperio y el resurgir de hoy, desgranando el papel de la Armada en el mundo y de la importante industria naval española, cierran esta visita, no sin antes admirar la maqueta del yate real Giralda de Alfonso XIII, cuyo mascarón de proa original cuelga de la paredes de la Torre del Oro.

La Torre del Oro y su museo se pueden visitar de lunes a viernes de 09:30 a 19:00; y los sábados y domingos, de 10:30 a 19:00.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios