Contenido patrocinado

Terapias impartidas por adictos recuperados para escapar del infierno de las drogas y el alcohol

  • Es sabido que la adicción es una enfermedad cerebral predispuesta por una disfunción neuronal, para la cual el tratamiento de recuperación más eficaz es de tipo cognitivo conductual.

Método Castealo. Método Castealo.

Método Castealo.

Instituto Castelao (puede visitar su web www.institutocastelao.com) es una entidad de sanidad privada especializada en el tratamiento de adicciones, que cuenta, entre otros, con un centro de ingreso en Vélez-Málaga.

El centro posee magníficas instalaciones: gimnasio, comedor, apartamentos individuales y tutelados, piscina, salas de terapia, salas de lectura y salas de arte-terapia. Cuenta con un entorno natural casi virgen, cerca de la playa de Almayate, con preciosas vistas al Mediterráneo. Pueden visitar su centro de desintoxicación llamando previamente de forma gratuita al 900 505 100.

Tratamiento de recuperación en Instituto Castelao

El método Castelao se divide en 4 fases:

Desintoxicación: El paciente deja de consumir bajo supervisión médica y con ayuda de medicación para evitar el síndrome de abstinencia.

Deshabituación: Se identifican los hábitos y actitudes alterados por la adicción y se sustituyen por conductas que mejoren la calidad de vida y el entorno familiar, social y laboral del paciente.

Rehabilitación: Se trabaja la recuperación de las habilidades sociales perdidas durante la enfermedad mediante terapias cognitivo-conductuales.

Reinserción: Preparación a la vuelta al entorno familiar y social normalizando su vida, prolongando el seguimiento terapéutico tras la recuperación del paciente.

Cuando los terapeutas son adictos recuperados

En cuanto al equipo de profesionales, está formado por terapeutas, monitores, médicos, enfermeros, auxiliares de enfermería y psiquiatría. Equipo que acompaña al adicto desde su primer día de ingreso, durante todo el tratamiento de recuperación y su posterior seguimiento.

Los terapeutas de Instituto Castelao son adictos recuperados ya que -según el programa de los Doce Pasos basado en el Modelo Minnesota o de Alcohólicos Anónimos- quienes mejor pueden ayudar a un adicto son sus iguales, es decir, ayudarse entre ellos aplicando el llamado Efecto Espejo que señala la identificación de uno mismo con otro adicto en su situación, como motivación para recuperarse.

En el abordaje terapéutico se realizan distintas actividades como talleres psicoeducativos, lectura grupal de escritos de los residentes relatando acontecimientos diarios, sentimientos y dificultades del tratamiento de adicciones. Se complementa con actividades de educación formal orientadas a la reinserción social. También hay un espacio de actividades recreativas, deportivas y artísticas.

Además, los terapeutas dirigen terapias grupales para construir una subjetividad intra e intergrupal de modificación de conductas y pensamientos, y postulación de valores nuevos.

El terapeuta debe ser activo frente al paciente, mostrar interés por su historia, por su situación y reflejar tolerancia ante las inconsistencias eventuales de su discurso; sin corregir ni señalar, solo escuchando y comentando con tono afectivo positivo explícito. ¿Quién mejor que un adicto recuperado y convenientemente formado como terapeuta?

Técnicas de trabajo en la recuperación

Normalmente los pacientes llegan al centro con percepción del daño causado (a sí mismos y a los demás), con una motivación llena de juicios negativos sobre las consecuencias éticas de su proceder como enfermos. Y esto implica recibir el rechazo activo y pasivo de sus familiares, lo que dificulta la intervención.

En la terapia grupal se empieza presuponiendo que el discurso del paciente manifiesta cegueras cognitivas y afectivas en relación a su vida, debido a sus mecanismos de autoengaño. Por lo que el terapeuta debe identificar las anomalías que el paciente explicita en su discurso mediante confrontación: se definen de forma grosera o exageradamente para reformular su experiencia, con el objetivo de que el paciente sea consciente de su nivel de autoengaño y empiece a cambiarlo. Lógicamente, esta tarea resulta mucho más sencilla siendo el terapeuta adicto recuperado y formado en el sector. Además el requisito de experiencia y formación de los terapeutas en la materia, hace posible que un 85% de los pacientes superen la adicción, datos que desvelan que la figura de terapeuta adicto recuperado es la pieza clave del tratamiento Castelao.