CONCIERTO Cortes de tráfico y desvíos en Sevilla por el concierto de AC/DC

Sevilla

La Vigilia de la Inmaculada, una tradición que cumple 70 años

Bendición de la bandera de la tuna.

Bendición de la bandera de la tuna. / M. G.

La víspera del Día de la Inmaculada Concepción es habitual ver en el centro de Sevilla a muchos grupos de tunos que van a cantar a la zona que rodea el Monumento a la Inmaculada, en la Plaza del Triunfo, y otras zonas del Barrio de Santa Cruz, pero ¿conoces de dónde viene esa tradición?

La pionera, la Tuna de la Universidad de Sevilla

Esta tradición cumple este 7 de diciembre 70 años, puesto que su germen se remonta al año 1951,  con el nacimiento de la Tuna de la Universidad de Sevilla. Según los documentos, los testimonios y como ha señala el profesor de Historia del Derecho y las Instituciones de la US, el doctor Alfredo José Martínez González, a este medio, la Tuna de la Universidad de Sevilla (T.U.S.) se acercó por primera vez a cantar al monumento de la Inmaculada en 1955. Esta tuna fue también la primera en realizar ofrendas florales a la Virgen, algo de lo que hay constancias desde el año 1957. 

La Tuna de Medicina es la tuna heredera de la T.U.S., ya que esta se terminaría convirtiendo en la tuna de la facultad por problemas con el Sindicato Español Universitario. Esto hizo que recibiera el título de tuna decana y que fuera la primera en cantar, mientras que el resto de tunas universitarias rotaban el orden cada año. A ella se le unieron posteriormente las tunas de Peritos Industriales (fundada en 1959) y Derecho (fundada en el año 1961).

Desde 2019, con el adelanto del inicio de las ofrendas a las 22:45 horas del 7 de diciembre, la Tuna de Medicina ha perdido el primer puesto de actuación, pero desde entonces se ha mantenido como la primera en hacerlo cuando llega el día 8 (comenzando su turno en torno a las 00:05 horas). Además, ese cambio de horario ha permitido que muchos sevillanos puedan acudir a observar el evento, que anteriormente comenzaba y terminaba bastante más tarde.

Desde los inicios de esta tradición, que demuestra una vez más la importancia de la fe mariana en Sevilla, se han ido sumando otras tunas a la Vigilia de la Inmaculada Concepción. En la edición de 2022, organizada por primera vez por la Tuna de Biología, serán catorce las agrupaciones participantes.

Una tradición que ni la pandemia ha podido parar

Que la celebración de esta tradición se produzca en el mes de diciembre sin duda ayudó a que las tunas pudieran rendir su tributo incluso en el primer año de la pandemia. Sin embargo, en aquella ocasión lo hicieron con las restricciones que imperaban en aquel momento: hubo ofrenda floral, pero no música y solo pudieron acudir dos representantes de cada agrupación, dando lugar a un acto solemne y rápido.

En 2021, las restricciones fueron menores y pudieron disfrutar de la Vigilia con normalidad, al igual que ocurrirá en 2022. Como en años anteriores la Vigilia comenzará a las 22:45 del miércoles 7 y se alargará hasta aproximadamente las 02:20 de la madrugada del jueves 8 de diciembre, Día de la Inmaculada.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios