Sevilla

Las aceras de Sevilla Este se hunden

  • Varios vecinos se han caído ya por las losetas rotas o hundidas que hay en calles como Emilio Lemos o la avenida de las Ciencias

  • Los edificios han empezado a separarse del acerado y hay filtraciones a los garajes

Hundimiento del suelo en la avenida de las Ciencias. Hundimiento del suelo en la avenida de las Ciencias.

Hundimiento del suelo en la avenida de las Ciencias. / Juan Carlos Vázquez

Las aceras de Sevilla Este dan pena. Están sucias, hundidas y resquebrajadas. Algunas se han separado de los edificios y cabe un dedo por las rendijas. Otras tienen losetas rotas o sueltas, que se mueven cada vez que alguien las pisa y que han provocado ya numerosas caídas. A ello se le une el deficiente estado de muchos de los parterres, que en algunos casos nadie cuida y que en otros se mantienen decentes a duras penas por el esfuerzo de algunas comunidades de propietarios.

En la avenida de Emilio Lemos coexisten todos estos problemas. Los bloques tienen entre 15 y 20 años y presentan ya problemas estructurales graves. Todos los garajes padecen filtraciones y entre los portales y la acera hay cada vez más separación. Un ejemplo de ello es el número 61 de esta avenida, casi en la rotonda del centro comercial Alcampo, en cuya puerta se han caído varias personas.

Dos de ellas son los hermanos Manuel y Aurora Montes Losada. Él reside en Emilio Lemos y vive solo y ella acude cada día a visitarle. Manuel perdió el equilibrio por una loseta en mal estado. Como consecuencia de la caída se rompió el respirador artificial que lleva siempre consigo. "Yo también me caí, sufrí las erosiones típicas de una caída. Afortunadamente no me rompí nada", apunta su hermana Aurora.

La entrada al bloque de Emilio Lemos, 61. La entrada al bloque de Emilio Lemos, 61.

La entrada al bloque de Emilio Lemos, 61. / Juan Carlos Vázquez

Los dos desayunan este lunes en el bar El Rancho, un local regentado por unos colombianos en el que se ofrece comida típica de este país. Puede degustarse un desayuno de arepas con chorizo, aunque también hay tostadas clásicas. El bar está junto al número 61 de Emilio Lemos. Su dueño es Maurice Méndez Alarcón, que lleva 17 meses dirigiendo el negocio.

Su padre también se cayó y tuvo que ser atendido por el servicio de emergencias sanitarias del 061. No pudo presentar una denuncia porque está en proceso de regularización en España. "Son muchas las personas que se quejan del estado de la calle. A veces se ha formado un caos aquí y ha venido hasta la Policía", apunta el dueño del bar. 

La administradora de la comunidad del número 61 es Gabriela Ostos. Ha presentado numerosas reclamaciones al Ayuntamiento y al distrito Este, pero las respuestas recibidas son nulas. Ha enviado al menos cuatro escritos a la Gerencia de Urbanismo, acompañados de reportajes fotográficos en los que se aprecia el estado de la vía.

Maurice Méndez explica los problemas que padece el suelo a Gabriela Ostos. Maurice Méndez explica los problemas que padece el suelo a Gabriela Ostos.

Maurice Méndez explica los problemas que padece el suelo a Gabriela Ostos. / Juan Carlos Vázquez

"Y al 010 he podido llamar más de 30 veces. Toman nota de la queja y poco más. La falta de interés del Ayuntamiento de Sevilla por arreglar este asunto es notoria. A veces creo que ni les llegan las quejas, que el distrito sirve más como una barrera que como un organismo que ofrezca una solución", se queja la administradora.

Una vuelta a la manzana confirma sus palabras. Las calles están sucias, hay latas de refrescos y un zapato tirados en el suelo, donde se acumulan decenas de hojas de los árboles, papeles y excrementos caninos. En las junturas del bloque hay grietas que se han ido ampliando con los años, y por las que entra agua cada vez que llueve. Ese agua se filtra a los aparcamientos subterráneos.

El perfil del acerado de la avenida de Emilio Lemos parece el de una etapa de montaña del Tour de Francia, con picos elevados y valles en mitad de la calle. Cada vez hay más losetas sueltas. A ello se le añade el estado de conservación de los parterres, en los que apenas hay césped y que es utilizado generalmente como pipican. "El Ayuntamiento dice que los parterres son de la comunidad. Lo dice porque antes había una valle y desde entonces se decidió retirarla", explica la administradora.

El estado de los parterres de Sevilla Este. El estado de los parterres de Sevilla Este.

El estado de los parterres de Sevilla Este. / Juan Carlos Vázquez

La pregunta es: ¿cómo va a ser de la comunidad si está la acera en medio? ¿la mediana de la carretera también es de los vecinos? El caso es que la imagen está lejos de parecerse a un jardín con árboles y flores y parece más la de un descampado deteriorado. Los vecinos se quejan de la aparición de ratas.

"El acerado público situado en la calle Emilio Lemos se encuentra en un estado lamentable de conservación, presentando grietas y hundimiento del terreno e incluso losas levantadas. Esto ya ha provocado caídas de los viandantes que frecuentan la zona, sin que de momento tengamos que lamentar males mayores", reza uno de los escritos enviados por la comunidad del número 61 a la Gerencia de Urbanismo, fechado en septiembre de 2016.

En noviembre del mismo año se envió de nuevo otro escrito con el mismo texto. En diciembre, la administradora presentó una instancia de su puño y letra. De poco sirvieron sus quejas. El 6 de febrero de 2019, volvió a presentar otro documento reiterando el problema.

Adoquines descolocados por el hundimiento de la acera. Adoquines descolocados por el hundimiento de la acera.

Adoquines descolocados por el hundimiento de la acera. / Juan Carlos Vázquez

Gabriela Ostos lleva también la administración de una finca ubicada en la avenida de las Ciencias, otra zona de Sevilla Este, donde padecen el mismo problema. En una de las calles peatonales la distancia entre el acerado y la entrada del conjunto de viviendas es ya de casi quince centímetros, y el hundimiento del suelo se aprecia a simple vista.

El origen del problema puede ser el mismo que en la cercana barriada del Parque Alcosa, donde se han hecho varios estudios que confirman que el terreno es arcilloso. De ahí que se hayan multiplicado las grietas y filtraciones en los edificios y urja un plan de rehabilitación integral para los bloques. En Sevilla Este no se habían dado todavía estos problemas al tratarse de edificios más recientes, pero la intervención parece ser ya necesaria.

¿Te interesaría recibir en tu correo las claves del día? Suscríbete a nuestra 'newsletter' y empezarás a recibirla cada mañana a primera hora

* indicates required

Privacidad *

Al suscribirme a la Newsletter confirmo que he leído la Política de Privacidad y la Política de Cookies y doy mi consentimiento para el tratamiento de mis datos personales con fines informativos y comerciales

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios