Sevilla

Así es el anillo verde metropolitano de 42 kilómetros que Sevilla quiere tener en 2025

Así es el anillo verde metropolitano de 42 kilómetros que Sevilla quiere tener en 2025

Así es el anillo verde metropolitano de 42 kilómetros que Sevilla quiere tener en 2025 / Juan Carlos Vázquez

Una SE-40 verde. Sevilla contará en el año 2025 con un anillo verde metropolitano. El Ayuntamiento ha diseñado un proyecto que se financiará con los fondos europeos para la recuperación que servirá de corredor ecológico y que unirá el elevado conjunto de espacios verdes y parques ya existentes en el entorno de la capital. Esta autovía ecológica tendrá, aproximadamente, 42 kilómetros de longitud, se acometerá en cuatro fases y contará con un presupuesto total de 23 millones de euros. Los beneficiarios de este proyecto son los más de 1,5 millones de personas que viven en el área metropolitana de Sevilla, que soporta el tráfico de unos 400.000 vehículos al día. El impacto previsto en la región y en su economía supondrá el 0,01% del PIB y 370 puestos de trabajo a tiempo completo.

El ambicioso proyecto ha sido presentado por el Ayuntamiento de Sevilla y la Diputación provincial para su incorporación en el Plan Nacional de Recuperación y Resiliencia, que se financiará con fondos europeos. En líneas generales, se persigue el desarrollo del Anillo Verde Metropolitano, mediante la creación de una infraestructura verde de unos 42 km, que sirva de corredor ecológico y de unión de un elevado conjunto de espacios verdes y parques ya existentes; la recuperación de zonas de alto potencial ecológico que, formando parte del Dominio Público Hidráulico (DPH) existentes en el margen izquierdo del Río Guadalquivir, actualmente carecen de accesos adecuados, o no han sido desprovistas de la vegetación riparia que permita el desarrollo de ecosistemas diversos y enriquecedores. Estos tramos crearían una conexión con el resto de caminos que recorre esa margen del río, y que son de enorme atractivo paisajístico y medioambiental, además de ser utilizados frecuentemente en actividades de cicloturismo, ecuestres, de observación de aves, y disfrute de la naturaleza en general por los ciudadanos de la corona metropolitana.

Entre las actuaciones que prevé el proyecto están: la creación de una cubierta vegetal autóctona a lo largo de los 42 kilómetros de longitud que jalone el trazado propuesto, mejore las condiciones ambientales y propicie un aumento y diversificación de la biodiversidad. La construcción de varias pasarelas que permita salvar las infraestructuras ya existentes, como la propia SE-30. La defensa de los márgenes de ríos y arroyos y la regeneración de bosques-galería primitivos en el DPH y en las zonas de afección del nuevo corredor verde. El acondicionado de caminos de uso público, de forma que se potencie el uso del nuevo espacio por los ciudadanos. La mejora y fomento de la accesibilidad. O la instalación de miradores para observación de aves en lugares estratégicos, principalmente zonas húmedas y el propio río Guadalquivir.

El anillo verde que proyecta Sevilla. El anillo verde que proyecta Sevilla.

El anillo verde que proyecta Sevilla. / Dpto de Infografía

Un proyecto en seis fases de 2021 a 2026

El proyecto se desarrollaría en seis fases que arrancarían en 2021 y finalizarían en 2026, aunque la infraestructura verde ya estaría terminada un año antes. Con una inversión de 2 millones, entre febrero y diciembre del próximo año se acometería el diseño del conjunto de las actuaciones; la apertura del proceso de participación ciudadana a grupos de interés, y otras instituciones o ayuntamientos que pudieran verse afectados, y la licitación y contratación de las obras de la siguiente fase.

Primer tramo: del Estadio de la Cartuja a la Esclusa

En el año 2022, se desarrollaría el primer tramo de 14,1 kilómetros entre el Estadio de la Cartuja y la Esclusa. Con una dotación económica de tres millones de euros, están contempladas, entre otras, las siguientes acciones: la recuperación y acondicionamiento del DPH en 2.500 metros; la construcción de una pasarela elevada sobre la desembocadura del antiguo cauce del Guadaíra; la mejora selvícola de los árboles existentes y la reforestación del cauce del río, así como de terrenos públicos de Tablada; la creación de áreas de acceso y de áreas de estancia y de descanso con accesibilidad ; la incorporación de señalética de uso público; la construcción de caminos y el inicio de la mejora de los ya existentes hacia los municipios del Aljarafe; y la licitación y contratación de las obras de la siguiente fase.

Segundo tramo: de la Esclusa al Parque Guadaíra

En el año 2023, con una inversión de cuatro millones, se haría el tramo de 8,9 kilómetros comprendidos entre la Esclusa y el Parque Guadaíra. Implicaría, por ejemplo: la construcción y/o mejora de los caminos, e inicio del trazado hacia Alcalá de Guadaíra; la realización de pasarelas elevadas sobre la carretera de Utrera y la carretera de Bellavista; la reforestación de los bordes del canal, así como del Río Guadaíra y de los terrenos públicos próximos e integrables en el proyecto; la creación de áreas de acceso y de descanso con accesibilidad total; la señalética de uso público; y la licitación y contratación de las obras de la siguiente fase.

Tercer tramo: del Parque Guadaíra al Parque del Tamarguillo

En el año 2024 se acometería la fase con mayor presupuesto: ocho millones de euros. Abarcaría el tramo de 9,4 kilómetros entre el Parque Guadaíra y el Parque del Tamarguillo. Las intervenciones serían: la demolición de soleras, acondicionado, y ajardinamiento del canal de la Ranilla a su paso por Palmete y otras zonas de Sevilla Este; la construcción y/o mejora de caminos; la construcción de pasarelas elevada sobre la carretera de Alcalá de Guadaíra y el acceso al Centro Control Aeropuerto; la reforestación de los bordes del canal y de los terrenos públicos próximos e integrables al proyecto; la creación de áreas de acceso y de áreas de descanso con accesibilidad total; la incorporación de señalética de uso público; y la licitación y contratación de las obras de la siguiente fase, entre otras.

Cuarto tramo: del Parque del Tamarguillo al Estadio de la Cartuja

En el año 2025, se emprendería el tramo de 9,2 kilómetros que cerraría el anillo entre el Parque del Tamarguillo y el Estadio de la Cartuja. El presupuesto, de 4 millones, serviría para: la construcción y/o mejora de los caminos; la construcción de pasarelas elevadas sobre la carretera N-IV; la reforestación de los bordes del canal y de los terrenos públicos próximos e integrables al proyecto; la creación de áreas de acceso y de áreas de descanso con accesibilidad total; la instalación de señalética de uso público; y la licitación y contratación de las obras de la siguiente fase.

La última de las fases, en 2026 con un presupuesto de dos millones, sería la mejora y puesta a punto de todo el conjunto según los plazos de garantía de las obras ejecutadas.

La actuación planteada, lleva implícita la recuperación de un espacio verde de gran valor ecológico próximo al río Guadalquivir, en una de sus puertas de acceso a Doñana y su interconexión verde con el resto del patrimonio forestal de la ciudad de Sevilla, de forma que servirá como corredor de biodiversidad para todo el área metropolitana con lo que ello significa para la calidad de vida y a la postre para la salud de sus ciudadanos.

La actuación implicaría la plantación de más de 25.000 árboles, como elemento conjuntivo de biodiversidad y creador del nuevo paisaje y de captura de CO2. Asimismo, va a integrar la totalidad de los distritos de la ciudad, bien por realizarse sobre ellos, o bien por conexionar espacios verdes que ya se encuentran en los mismos, con la actuación.

En determinadas zonas supone la eliminación de las cicatrices provocadas por determinadas infraestructuras hídricas que ya no están en uso, y que mutilan y parten la convivencia entre vecinos de un mismo barrio. Es decir, un nuevo espacio verde, generador de salud, bienestar y de captura de CO2.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios