calle rioja

Le atendemos en segunda planta

  • Precariedad. La falta de personal obliga a cerrar la Hemeroteca, trasladada al Archivo, y a suspender tareas de microfilmado y fotocopias.

Un hombre sale de la Hemeroteca Municipal, en Almirante Apodaca. Un hombre sale de la Hemeroteca Municipal, en Almirante Apodaca.

Un hombre sale de la Hemeroteca Municipal, en Almirante Apodaca. / m.j. lópez

Llego a la Hemeroteca para sumergirme en febrero de 1983, cuando Carlos Edmundo de Ory se disfrazó de Mefistófeles para pregonar el Carnaval de Cádiz. Sevilla y Betis se enfrentaban en octavos de final de la Copa del Rey y Escuredo esperaba sacarle frutos a la entrevista con Alfonso Guerra. "La Hemeroteca está cerrada", me dice Pepe Almuedo, historiador, una lumbrera en las investigaciones locales, sobre todo en las de su pueblo, Montellano, patria chica de los hermanos Pérez Orozco y cuna fortuita del ex alcalde Juan Ignacio Zoido.

En Publicaciones trabaja Javier Almarza Madrera, uno de los mayores especialistas en la historia de la aviación de Sevilla, tema por el que recibió un importante premio municipal. Una afición que entró en su casa desde que sus padres, siendo novios, fueron testigos y supervivientes de la Operación Clavel. La sala habilitada como hemeroteca está cerrada por razones de falta de personal y se ha trasladado a la planta superior, la planta del Archivo, donde se ven más pequeños el escaparate de Reguera y el mostrador del Tremendo.

Antonio Herrera está leyendo El periodista deportivo de Richard Ford. Cada vez que se le pide un periódico, tiene que bajar una planta y volver a subir con el tomo. Mientras permanezca cerrada la zona específica, está paralizado el servicio de microfilmaciones, fundamental para consultar los periódicos más antiguos, y no se pueden hacer fotocopias. En un despacho trabaja Rafael Cid Rodríguez, responsable de la Biblioteca Municipal. Es hijo del Rafael Cid que presidió la Federación Andaluza de Ajedrez, pieza clave para que Sevilla acogiera hace treinta años el Mundial de Ajedrez entre Karpov y Kasparov. Dice que están bajo mínimos de personal. No se cubrió la plaza de una trabajadora de la Hemeroteca que lleva seis meses de baja por enfermedad y de otro compañero que está de asuntos propios.

Una simple dotación de personal bastaría para que el servicio de hemeroteca regresara a su planta y volvieran a funcionar el microfilmado y las fotocopias, fundamentales en la verificación de documentos que fueron periodísticos y ya son históricos.

La precariedad parece estar en el ADN de la Hemeroteca Municipal, como se deduce de los datos históricos que aparecen en la introducción del libro Catálogo de la Prensa Sevillana (1661-2014) de Julia Sánchez López, responsable de la Hemeroteca Municipal de Sevilla hasta su muerte el 4 de julio de 2015. La Hemeroteca se inauguró el 4 de agosto de 1934 en el salón Carlos V del Alcázar, pero en julio del 36 cerró el Alcázar. En 1944 se trasladó al Pabellón Mudéjar, donde está hasta 1967, año en el que se hunde parcialmente la techumbre. En 1972 ocupó el Pabellón de la Madrina (edificio de la Exposición del 29) y desde el 30 de mayo de 1987 está en los Antiguos Juzgados, su sede más longeva.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios