Calle Rioja

No hay camisetas para las corbatas

  • Croacia tuvo en Sevilla dos cónsules balompédicos, Suker y Jarni, un cónsul honorario, Manuel Ramón Alarcón, y tiene en Ivan Rakitic a un embajador de Pino Montano

camisetas de 'reyes' destronados en una tienda de la calle Sierpes camisetas de 'reyes' destronados en una tienda de la calle Sierpes

camisetas de 'reyes' destronados en una tienda de la calle Sierpes / José Ángel García

IVAN Rakitic es tan sevillano que en las últimas semifinales de la Eurocopa su país, Croacia, fue eliminado por Portugal, la que sería campeona, con un gol de Quaresma. La bandera de Pino Montano estará el domingo en Moscú. El barrio de Carlos Vaquerizo, poeta ganador del premio Adonais y en tiempos portero de fútbol; el barrio de Raquel Mauri, que se casó dos veces con el futbolista. “La boda civil la ofició Zoido cuando era alcalde, como buen sevillista”, dice Evelia Rincón, edil del PP. La religiosa tuvo lugar en la parroquia del Sagrario el 20 de junio de 2015. Los años impares son los mejores para las bodas de los futbolistas, porque no hay ni Eurocopa niMundial. Ese año, Rakitic ganó la Liga de Campeones con el Barçacontra la Juventus de Turín.

Croacia viene de corbata. Muy poca gente conoce este detalle. “No lo sabía”, admite Francisco O’Kean, tercera generación de camiseros en la Plaza Nueva, donde se instalan en 1957, aunque su abuelo, de ascendencia irlandesa, abrió la primera tienda en 1920, el año de los Juegos Olímpicos de Amberes y el “A mí, Sabino, que los arrollo” de Belauste. “No tenemos corbatas croatas. Son inglesas, italianas y nacionales”.

Ha sido el Mundial de los reyes detronados. En una tienda de souvenirs de Sierpes, cerca de la esquina con Albareda, hay colgadas camisetas de Iniesta, Messi, Cristiano Ronaldo y Neymar, que por ese orden fueron cayendo en el Mundial, implacable con las estrellas como en una nueva revolución rusa. En las semifinales, los dos equipos que representaban a países con monarquía fueron eliminados: Bélgica e Inglaterra. El día que los primeros perdieron frente a Francia, el cónsul belga en Sevilla, José Antonio Ruiz-Berdejo, estaba visitando sus viñedos en Italia. Los ingleses no ganan para sustos: los eliminan en semifinales, como en Italia hace 28 años, y reciben la visita de Donald Trump.

A Ivan Rakitic, padre croata, madre serbia, le encanta el salmorejo que hace su suegra, según confesaba en en el libro A Balón parado (Alfar), testimonios de sevillistas recogidos por José María Aguilar y Pablo Pintinho con la colaboración de Roberto Arrocha. Su selección le debe medio pasaje al croata del Barça nacido en Suiza y adoptado en Pino Montano: marcó el penalti decisivo a Schmeichel y a Akinfeev en la ruleta rusa contra Dinamarca y Rusia. Ya lo hubiera querido Terry Venables en la final de Sevilla contra el Steaua de Bucarest de mayo de 1986, pero faltaban dos años para que naciera.

A Manuel Ramón Alarcón lo nombraron cónsul honorario de Croacia en Sevilla por sugerencia de un amigo croata con quien el que fuera magistrado del Supremo y esposo de Amparo Rubiales –padre de sus hijos Ramón y Claras– había coincidido en el mayo francés. Desde el cielo de los ateos, este letrado irá con el país al que representó en la ciudad donde cobraron crédito balompédico Davor Suker y Robert Jarni en los dos equipos de la urbe. El domingo no irán los croatas hasta París para apoyar al cardenal Richelieu, apoyo militar de 1635 que está en el origen de la corbata por los pañuelos rojos anudados que lucían aquellos soldados en la Francia que Dumas retrata en Los tres mosqueteros. Ahora son once. El país de las corbatas no estaba ayer en la tienda de las camisetas.

Croacia se clasificó para la final del Mundial el 11 de julio, octavo aniversario del gol de Iniesta que le dio a España su Mundial y fecha del cumpleaños de Altea, hija de Rakitic y Raquel Mauri. Llegó a Sevilla del Schalke 04, equipo alemán al que fue Koke Andújar. Recibió una oferta muy tentadora del fútbol ruso que rechazó. Decidió aplazar ese viaje. Tenía una cita con Modric y Mandzukic, mosqueteros que hoy no son aliados de Richelieu.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios