Coronavirus Sevilla La edad media de los ingresos por Covid en Sevilla está por debajo de los 45 años

Personal sanitario preparando una de las habitaciones del Hospital de Emergencia Covid-19.

Personal sanitario preparando una de las habitaciones del Hospital de Emergencia Covid-19. / Antonio Pizarro

La vacunación está cambiando el perfil de los pacientes que acaban en un hospital. Si al principio de la pandemia eran personas muy mayores, ahora, a medida que avanza la inmunización, baja la edad media de los enfermos ingresados. Según el coordinador médico de Medicina Interna del Hospital de Emergencia Covid-19, el doctor Nacho Vallejo, se encuentra por debajo de los 45 años tanto en planta como en UCI.

“El perfil del paciente ingresado ahora mismo está por debajo de los 45 años, aunque también hay pacientes más jóvenes y algunos casos mas anecdóticos de personas mayores, a los que se les indica vigilancia hospitalaria, sobre todo, por descompensaciones de otras patologías crónicas previas”, indica el especialista. 

Sí advierte el doctor Vallejo que, respecto a la clínica que presentan estos pacientes que son ingresados por infección Covid, a diferencia de las olas anteriores, al ser personas más jóvenes, pasan la enfermedad de manera asintomática o más leve pese a que, en algunos casos, requieran hospitalización o incluso el ingreso en Cuidados Intensivos.

“Son pacientes que, a diferencia de otras olas, presentan un perfil de enfermedad distinto, es decir, las neumonías con las que ingresan no son tan graves y los que empeoran y tienen que recibir cuidados intensivos se recuperan antes y tienen muchísimas más y mejores expectativas que antes. Podemos decir que, en su mayoría, son personas que requieren ingreso para su vigilancia durante tres o cuatro días, sobre todo, en esa etapa de la enfermedad en la que todavía no tenemos muy claro qué casos pueden desarrollar un Covid más grave, pero que realmente se hospitalizan, no tanto por gravedad, sino por vigilancia para ver cómo evolucionan”, destaca.

Para el facultativo, esta reducción de la edad de los pacientes que requieren hospitalización por Covid guarda relación directa con la vacuna, ya que prácticamente todas la personas mayores están inmunizadas. Este fenómeno se debe, en su opinión, a dos razones. Por un lado es el colectivo poblacional en el que se están registrando las peores tasas de contagios y, por otro, pertenecen al grupo etario donde no ha llegado aún la campaña de vacunación o están a medio inmunizar, al estar pendiente de completar la pauta con una segunda dosis. 

No obstante, aunque por lo general las personas jóvenes tienen menos riesgo si se contagian, en caso de presentarse complicaciones por el Covid, pueden terminar en una unidad de cuidados intensivos. “En nuestro hospital mantenemos la actividad de la UCI, con menos pacientes eso sí, porque afortunadamente la enfermedad no es tan grave en el nuevo perfil del hospitalizado y eso hace que no esté tan cargada como meses atrás. Además, la recuperación de los que llegan ahora a esta unidad es más rápida que en anteriores olas y también con mejores pronósticos”, afirma.

De hecho, el doctor avisa de que las altas tasas de contagios entre los jóvenes, pese a que muchos acaben hospitalizados, contrasta con la baja mortalidad. “En este sentido podemos decir que, prácticamente desde que abrimos este centro especializado en Covid el 1 de febrero, la mortalidad ha sido muy baja. La mayoría supera la enfermedad, incluso los que pasan por la UCI. No es ahora la cuestión que más nos preocupa porque es cierto que la pauta de vacunación protege frente a enfermedad grave y, aunque la población más vulnerable se esté también contagiando, que era algo que sabíamos que pasaría, la mayoría lo supera sin grandes dificultades aunque, es lógico, que la recuperación no sea igual en las personas mayores que en las más jóvenes”, reitera.

Por su parte, el jefe de Servicio de Cuidados Críticos y Urgencias del Hospital San Juan de Dios del Aljarafe, advierte de los primeros efectos de esta “ola joven” en el resto de población. El doctor José Luis García Garmendia, que se atreve ya a hablar de “quinta ola”, asegura que un 10% de los test de antígenos positivos registrados en los últimos días en las Urgencias del centro se corresponden con mayores de 60 años mientras que ese porcentaje sube hasta el 20% en personas con edades superiores a los 40. Todos casos, manifiesta el médico intensivista, “en personas sin la pauta vacunal completa”. En este sentido, el facultativo pide “prudencia” y “no restar importancia a esta quinta ola” e insta a la población a acceder a las vacunas y a seguir cumpliendo respetando las distancias y el uso de mascarillas. 

Los sanitarios lamentan el impacto de otra ola en Atención Primaria y en el resto de patologías

En este sentido, el coordinador médico del Hospital de Emergencia también se refiere a la situación actual que vive la pandemia en la provincia, aunque sin llegar a hablar de quinta ola. El doctor Vallejo subraya que el aumento progresivo de contagios supone para los profesionales sanitarios “un jarro de agua fría”, sobre todo, por tratarse, la actual, de una etapa compleja con la llegada del verano en la que hay contar con el descanso del personal. “Son momentos de incertidumbre, sobre todo, por la aparición de la variante delta porque no sabemos cuál va a ser su progresión así como la relajación de medidas y que nos obligan a prepararnos y organizar nuevos planes de contingencia para adaptar los recursos por si la situación se acelera y se complica la podamos afrontar y no nos pille muy desprovistos”, señala Vallejo y hace especial mención a la carga de trabajo que el inicio de una nueva ola supone en una Atención Primaria “ya muy desgastada”.

“Normalmente siempre se habla de los hospitales, pero yo ahora veo un mayor problema en el terreno de Atención Primaria, que ya está muy desgastada y con más limitaciones, y es donde vamos a tener las mayores dificultades, como en otras oleadas, porque es donde recae la realización de pruebas, controles y seguimientos, además de continuar con la atención de los problemas crónicos de salud y de otras patologías”, subraya.

En cualquier caso, desde el Hospital de Emergencia Covid y en representación de la comunidad médica y sanitaria de Sevilla, Nacho Vallejo hace un llamamiento a la población para que “siga siendo prudente” y que, a pesar de que la evolución de los afectados por el coronavirus ahora, por su menor edad, es más benigna, “se sigan respetando las medidas de seguridad porque el virus sigue y no podemos relajarnos”.

Y es que, precisamente, esa tasa de contagios entre los más jóvenes no para de crecer. Actualmente, la incidencia en el tramo de 15 a 29 años es de 515,3 casos por 100.000 habitantes en Sevilla. Un dato que casi triplica la tasa provincial, que es de 179,1. Es más, la población juvenil se infecta en estos momentos 16 veces más que los mayores de 65 años, dado que la incidencia entre este último grupo ha caído en Sevilla a 32,8 como consecuencia de la inmunización tras su vacunación contra el virus.

La tasa de contagio en el grupo de 30 a 44 años, el que en su mayoría responde al perfil de hospitalizado por Covid en estos momentos en la provincia, es de 221,5, la segunda más alta tras los de 15 a 29. Y a partir de aquí la incidencia se reduce a cifras casi anecdóticas: 78 casos por cien mil habitantes entre de 45 y 64 años; 32,8, de 69 a 84; y 53,9 en mayores de 85 años.

No obstante, que los jóvenes son los que más se contagian no es nuevo. Es una tendencia que ya lleva varios meses. Ya eran los que más contraían el virus cuando empezó la pasada primavera. Por ejemplo, a finales de abril la tasa entre las personas de 15 a 29 años rondaba los 400 casos por 100.000 habitantes en la provincia cuando entre los mayores de 65 era inferior a 200. Es decir que la incidencia en ese tramo juvenil duplicaba a la de la población que, en su mayoría en esos momentos, ya había sido ya inmunizada, al menos con una dosis.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios