Infraestructuras El puente de la SE-40 se podrá cruzar a pie o en bici como el Golden Gate

Tercera dosis del Covid en inmunodeprimidos

"Da mucha tranquilidad que nos pongan la tercera dosis de la vacuna"

Pablo Beca es presidente de Alcer Giralda y lleva 17 años trasplantado.

Pablo Beca es presidente de Alcer Giralda y lleva 17 años trasplantado. / José Ángel García

Pertenecen a uno de los colectivos más vulnerables al coronavirus, durante meses vivieron en una burbuja para evitar contagios y se convirtieron en uno de los grupos prioritarios en la campaña de vacunación. Ahora, las personas trasplantadas empiezan a ser convocadas, con alivio, para recibir la tercera dosis de la vacuna contra el Covid.

José Antonio Castillo, de 69 años, recibió un trasplante de hígado hace 25 años y es una de los primeros 3.413 inmunodeprimidos que recibirán otro pinchazo en la provincia. "Que finalmente se haya aprobado la tercera dosis en casos como el nuestro es algo que acogemos con mucha satisfacción porque pensamos que puede servir para darnos esos anticuerpos que parece ser que hemos perdido o no generado. Nos da mucha tranquilidad. Ayer (por el lunes) me llegó el SMS del Servicio Andaluz de Salud (SAS) con la cita y estoy muy contento", destaca.

Castillo es presidente de la Asociación Andaluza de Trasplantados Hepáticos Ciudad de la Giralda y recalca la "incertidumbre" generada entre los asociados ante una pérdida de inmunidad demostrada en muchos de ellos a través de pruebas serológicas. "Llevamos ya varios meses recibiendo quejas de algunos trasplantados que se habían hecho pruebas para ver si tenían anticuerpos y efectivamente, la mayoría, no los tenían. Yo personalmente he preferido no saberlo, pero es un temor que tenemos en general toda la población de trasplantados", señala.

El presidente de la Asociación Andaluza de Trasplantados Hepáticos 'Ciudad de la Giralda', José Antonio Castillo, trasplantado hepático hace 25 años. El presidente de la Asociación Andaluza de Trasplantados Hepáticos 'Ciudad de la Giralda', José Antonio Castillo, trasplantado hepático hace 25 años.

El presidente de la Asociación Andaluza de Trasplantados Hepáticos 'Ciudad de la Giralda', José Antonio Castillo, trasplantado hepático hace 25 años. / José Ángel García

Al hilo de esa pérdida de inmunidad, el presidente de los trasplantados hepáticos en Andalucía recalca el alto volumen de contagios confirmados entre estos pacientes en esta quinta ola, una vez completada la pauta vacunal con las dos dosis previstas, así como un mayor número de casos que han acabado hospitalizados. "Han sido menos graves que las olas anteriores porque algo habrá hecho la segunda dosis y no me constan casos en UCI, pero, es cierto, que la expansión del virus no se ha frenado en nuestro colectivo", añade.

La Junta ha empezado a citar a los 3.413 inmunodeprimidos que viven en la provincia

Después de que el Ministerio de Sanidad diera luz verde a su aplicación la pasada semana, la Consejería de Salud ha empezado a citar ya a las 3.413 personas que recibirán la dosis de refuerzo en la provincia, 13.678 en toda la comunidad. De momento esta vacuna irá para un grupo muy concreto de pacientes, los receptores de trasplante de órgano sólido, de trasplante de progenitores hematopoyéticos –para cánceres o enfermedades de la sangre– y personas en diálisis y tratamiento con los denominados fármacos anti-CD20, entre los que se encuentran rituximab, ocrelizumab, ofatumumab, obinutuzumab, ibritumumab tiuxetan, veltuzumab y tositumomab. La dosis adicional debe administrarse durante el tratamiento (a ser posible 15 días antes del ciclo de medicación que le corresponda) o, dada la larga duración y el poder inmunosupresor de los fármacos anti-CD20, los pacientes se seguirán considerando inmunodeprimidos durante un periodo de tres meses para todos los fármacos anti-CD20, excepto para el rituximab que se alargará a 6 meses, por lo que aquellos que una vez concluido el tratamiento hubieran recibido durante el mismo dos dosis de vacuna serían, por tanto, en el periodo de inmunosupresión explicitado, candidatos a recibir esa dosis adicional.

Los expertos creen que poco a poco se irá abriendo el abanico a otros enfermos crónicos con dolencias graves y piden que también se vacune en las residencias de ancianos, donde viven personas muy vulnerables. Una petición que también ha hecho suya el departamento que dirige Jesús Aguirre, que lo planteó al Gobierno en el último Consejo Interterritorial.

Entretanto, los pacientes que desde el viernes pasado comenzaron a recibir la tercera dosis de la vacuna frente al Covid en Andalucía son personas que por sus enfermedades o por la medicación que toman para controlarlas tienen un sistema inmune más débil, por lo que las vacunas en ellos tienen menos efectividad, lo que les hace ser más vulnerables a contagiarse de Covid de manera grave. La dosis adicional se administrará al menos 28 días tras haber recibido la segunda en los puntos de vacunación habituales y con cita previa y está igualmente indicada para aquellos pacientes que hayan pasado el virus siempre que haya transcurrido más de un mes.

Al igual que José Antonio Castillo, el presidente de la Asociación Para la Lucha Contra las Enfermedades Renales, Alcer Giralda, Pablo Beca, recibe con alivio el arranque de esta nueva ronda de vacunación entre los pacientes inmunodeprimidos. Este sevillano de 59 años, trasplantado renal desde hace 17 y en tratamiento diario de inmunodepresores, asegura que la tercera dosis era una demanda del colectivo al que representa, de ahí que se muestre "agradecido" a que finalmente haya salido adelante.

"Partiendo de la base de que los trasplantados renales y en tratamiento de diálisis somos uno de los colectivos más afectados por la pandemia, con una tasa de mortalidad previa a la vacunación de un 20% entre todos los pacientes contagiados, esta noticia ha supuesto para nosotros una dosis extra de tranquilidad", afirma.  

Beca incide, como Castillo, en la ausencia de anticuerpos en los pacientes con enfermedad renal o trasplantados tras completar la pauta vacunal con las dos dosis, en un principio, previstas. Precisamente, el presidente de Alcer Giralda participó antes del verano junto a otros pacientes trasplantados en un ensayo clínico en el Hospital Virgen del Rocío en el que se analizaba la inmunidad desarrollada por miembros de este colectivo tras recibir las dos dosis, en vías de estudiar científicamente la necesidad de un tercer pinchazo. "En mi caso fue de Pfizer, pero sé que también se analizaron otros pacientes de Moderna y yo, particularmente, no había creado anticuerpos y así muchos compañeros", explica. De hecho, Beca se infectó de Covid el pasado mes de julio. Aunque con sintomatología, asegura, la inmunidad celular que sí le explicaron había desarrollado con las dos dosis "hizo que afortunadamente no fuera a más".

"Es muy positivo que se nos ponga una tercera dosis porque que no tengamos anticuerpos es malo, en primer lugar para nosotros, pero también para la sociedad porque al fin y al cabo de lo que se trata es de que haya el mayor número de ciudadanos inmunizados", defiende.

La controversia del tercer pinchazo a los mayores

Con el inicio de la administración de la tercera dosis de la vacuna contra el Covid a pacientes inmunodeprimidos en base a informes de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) se abre la puerta a la aplicación de una dosis de refuerzo para otros colectivos, entre ellos el de personas de edad avanzada residente en geriátricos y centros de mayores. Andalucía es una de las comunidades que han pedido al Ministerio de Sanidad vacunar al menos de nuevo a los mayores que viven en residencias, una medida demandada también por la patronal de ese sector y la Federación de Organizaciones Andaluzas de Mayores (FOAM). 

Para el titular andaluz de Salud esta vacunación es "prioritaria", pero de forma "coordinada a nivel nacional". "Estamos haciendo ya un estudio de seroprevalencia entre nuestros mayores, al igual que el Instituto Carlos III de Madrid, para tener el máximo de información de cara a dar el siguiente paso, para que la Comisión de Salud Pública apruebe la vacunación a este colectivo y se determine en qué franjas se administrarán. Nosotros estamos ya preparados y dispuestos y lo haríamos a domicilio, pero este proceso está detenido por ahora", ha afirmado recientemente al respecto Jesús Aguirre.

Al respecto, la EMA reconoció la semana pasada que "la evidencia es más clara sobre la necesidad de considerar dosis adicionales" en personas inmunodeprimidas y de edad avanzada, y subrayó la necesidad de acelerar y completar la vacunación de la población general contra el Covid. No obstante, el jefe de estrategia de vacunas de la agencia europea, Marco Cavalieri, reiteró que "no está claro" cuándo se debe empezar a considerar una dosis de refuerzo en la población general.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios