La enseñanza superior durante la pandemia

Así son los exámenes en la US durante el Covid: 12 alumnos por aula y accesos de media hora

  • La evaluación presencial en la Universidad de Sevilla arranca sin incidencias tras un gran despliegue organizativo

  • Se han recibido solicitudes de 15 centros para controlar la calidad del aire

Un profesor da las indicaciones oportunas antes de comenzar un examen en la US. Un profesor da las indicaciones oportunas antes de comenzar un examen en la US.

Un profesor da las indicaciones oportunas antes de comenzar un examen en la US. / Juan Carlos Vázquez

Son las 9:30 en el campus de Reina Mercedes. A esta hora entra un grupo de alumnos en la Facultad de Física. Es la tercera jornada de exámenes presenciales en el centro, que comenzaron el lunes 1 de febrero. A diferencia de otros años, hay bastante calma en los accesos. Todos los estudiantes vienen con mascarillas y guardan la distancia de seguridad. En los días anteriores han recibido las indicaciones para acudir a las aulas cumpliendo con las medidas anti Covid. La estampa se repite a la misma hora en muchos otros centros de la Universidad de Sevilla (US), que ha sido protagonista las últimas semanas de un intenso debate a raíz de que su equipo de gobierno (que tomó posesión hace poco más de 10 días) decidiera mantener la máxima presencialidad en esta evaluación, que coincide con la tercera ola de contagios de la pandemia.

En esta polémica hubo un grupo de universitarios –en concreto, de la Delegación de la Facultad de Medicina– que llegó a pedir la dimisión del rector de la Hispalense, Miguel Ángel Castro, al entender que su postura pone en riesgo la salud de los alumnos. Un ambiente crispado que ha ido atenuándose conforme se ha acercado la fecha de los exámenes, hasta el punto de que muchos de los estudiantes que ayer cruzaban la puerta de la Facultad de Física sólo comentaban los nervios propios ante las pruebas y cómo se han preparado para afrontarlas. La presencialidad de la evaluación la tienen asumida. Y más aún tras dos días en los que no se ha registrado incidencia alguna. Todo, por ahora, transcurre con normalidad. En las dos primeras jornadas (lunes y martes) se han realizado 62 exámenes, de los que 51 han sido presenciales y sólo 11 por vía telemática.

Para conseguir la máxima presencialidad en los exámenes sin poner en riesgo la salud de profesores, personal de administración y servicios y estudiantes, se ha desplegado una importante labor organizativa en cada centro, trabajo coordinado en todo momento por la comisión Covid de la US. En este órgano se encuentra Ana López, vicerrectora de Servicios Sociales, Campus Saludable, Igualdad y Cooperación de la Hispalense, que explica que muchas de las medidas ahora vigentes se establecieron a principios de curso, cuando la institución académica optó por desarrollar el modelo de semipresencialidad, que fue interrumpido en noviembre, al comienzo de la segunda ola de contagios y que se intentó recuperar tras la Navidad.

Una facultad entera para un examen

“Uno de los aspectos que se ha mantenido es el límite de aforo en las aulas, para respetar el distanciamiento entre los estudiantes”, detalla López. Así, pone de ejemplo, si antes en un aula magna cabían 300 alumnos, ahora sólo pueden acceder 70. Una restricción que ha supuesto un auténtico quebradero de cabeza en muchas facultades a la hora de realizar la evaluación presencial. “Hasta el curso pasado para un examen se usaban dos o tres aulas, en función de los alumnos que se presentaban, pero ahora hay que disponer muchas veces de la facultad entera para una prueba”, argumenta la vicerrectora. Esta situación ha conllevado a que los horarios se amplíen al máximo posible. Tanto por la mañana como por la tarde.

Una de las intervenciones más importantes en los días previos al calendario de exámenes ha sido la medición de la calidad del aire en las aulas, para comprobar que el nivel de dióxido de carbono se encuentra por debajo del límite recomendable. Por ahora, han sido 15 centros los que han solicitado esta prueba. “En muchos de ellos la petición se debe a que en algunas instalaciones se usa ventilación forzada o mecánica, lo que siempre añade mayor riesgo en una pandemia. Después de haber realizado las mediciones, todas están por debajo del umbral de alerta”, comenta López. Esta comprobación la llevan a cabo los técnicos del Servicio de Prevención de Riesgos de la US (Seprus).

Distribución del alumnado durante el examen. Distribución del alumnado durante el examen.

Distribución del alumnado durante el examen. / Juan Carlos Vázquez

La ventilación ha sido una de las preocupaciones de los decanos de facultades y equipos directivos de los centros, especialmente cuando se han visto obligados por la normativa a usar ciertas instalaciones sin ventanas para realizar los exámenes en las actuales circunstancias. De esta forma, se ha actuado en las aulas que se encuentran en el sótano de la Escuela Técnica Superior de Ingeniería (ETSI), en Medicina, en Física o Farmacia. “En muchas de sus dependencias se han sustituido las ventanas fijas por otras abatibles que permiten la entrada constante de aire”, refiere la vicerrectora de la Hispalense, que abunda en que muchos de estos cambios ya se ejecutaron antes de que comenzara el presente curso.

El ejemplo de la Facultad de Física

El gran despliegue organizativo efectuado en los centros es perceptible en las facultades que hasta finales de febrero acogen la evaluación presencial del primer cuatrimestre. Tal es el caso, como se indicó antes, de Física, en Reina Mercedes. Su decano, Antonio Acosta, concreta que en dicho centro hay 874 alumnos matriculados en los títulos de grado e itinerario de dobles grados. “Cada uno de ellos está llamado a realizar una media de cinco exámenes de convocatoria oficial por cuatrimestre, lo que supone un total de 40 ejercicios en tres semanas”. No obstante, debe tenerse en cuenta que un 40% de los estudiantes aprueba mediante la evaluación continua (on line o presencial, según la asignatura, a lo largo del curso), lo que reduce bastante el número de universitarios que opta por la evaluación final.

“Esta circunstancia da como resultado un máximo aproximado de 1.750 alumnos examinándose durante estas tres semanas, lo que da una media de 120 alumnos al día, aproximadamente”, especifica el decano de Física, que añade que como el aforo Covid de esta facultad es de 240 alumnos, hay “perfecta capacidad” para realizar todos los exámenes de forma presencial. “Por ese motivo, el 100% de las pruebas de convocatoria son presenciales (40), no hay exámenes on line, al seguir las indicaciones académicas de máxima presencialidad”, abunda.

Antonio Acosta, decano de la Facultad de Física. Antonio Acosta, decano de la Facultad de Física.

Antonio Acosta, decano de la Facultad de Física. / Juan Carlos Vázquez

Para esta convocatoria, se ha reducido el aforo de todas las aulas para garantizar una distancia mínima de metro y medio; se han “deshabilitado” asientos; se han distribuido dispensadores de gel hidroalcohólico, mascarillas de repuesto y mecanismos de trazabilidad para el alumnado. “Todos los espacios están ventilados naturalmente antes, durante y después de cada examen”, abunda el decano de Física.

Los exámenes actuales tienen una duración máxima de cuatro horas. Se realizan en horario de mañana (a partir de las 9:30) y de tarde (desde las 16:00). Cada prueba cuenta con un acceso escalonado de estudiantes a las aulas desde media hora antes del comienzo. “Se han habilitado protocolos para el manejo del material, de limpieza y de circulación por el centro para evitar en todo momento las aglomeraciones”, aclara Acosta. Tales medidas las decide la comisión Covid de esta facultad, que se reúne cada 15 días con el Seprus.

Aumenta el trabajo de vigilancia

“El aforo de las aulas para acoger exámenes se ve tremendamente reducido por las medidas Covid”, admite el decano de Física, que precisa que actualmente disponen de una clase para 35 alumnos, cinco para 29 y otras cinco para 12, lo que suma un total de 240 estudiantes, el aforo máximo permitido en este centro, aunque, como antes se explicó, no se llega a alcanzar. “Esta organización supone que en aquellas asignaturas con gran número de universitarios que se tienen que presentar a examen (entre 150 y 180), se tengan que usar casi todas las aulas de la facultad, lo que también involucra a un gran número de profesores para la vigilancia de las pruebas”, subraya Acosta.

Entre el lunes y el martes pasados, los dos primeros días de la evaluación, se han realizado cinco exámenes, tres en horario de mañana y dos por la tarde, a los que han acudido 200 alumnos. Por ahora, en la Facultad de Física, como en el resto de centros de la US, no se ha registrado ninguna incidencia y se han cumplido todas las medidas adoptadas. “Los alumnos son muy responsables y participan activamente en garantizar la seguridad de todos”, afirma el decano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios