Sevilla

La guerra entre clanes de la droga deja tres coches quemados en el Polígono Norte de Sevilla

  • El incendio de esta madrugada podría ser una venganza por una operación policial desarrollada el miércoles, en la que cayó parte del clan del Lobo

Los coches quemados en la calle Puerto Rico, este viernes. Los coches quemados en la calle Puerto Rico, este viernes.

Los coches quemados en la calle Puerto Rico, este viernes. / M. G.

Comentarios 3

Tres coches han ardido la madrugada de este viernes en el Polígono Norte, en un suceso que podría estar relacionado con un ajuste de cuentas entre clanes del narcotráfico. La Policía investiga si el incendio de los vehículos guarda relación con una operación antidroga desarrollada el miércoles de esta misma semana, en la que se registró una vivienda de una de las organizaciones más activas de la zona, el clan del Lobo.

En ese registro, que llevó a cabo la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (Udyco) y la Unidad de Prevención y Reacción (UPR) de la Policía Nacional, se intervinieron estupefacientes y se detuvo a varias personas por su presunta relación con el narcotráfico. No ha trascendido aún ni la cantidad aprehendida ni el número de detenidos.

Algunos miembros del clan del Lobo juraron venganza. Ya cuando eran llevados esposados por la Policía amenazaron a gritos con matar a los "chivatos" que había en el barrio. Acusaban a otros clanes de la droga de haberles delatado a la Policía para así ganar peso ellos en el reparto del negocio, una práctica muy habitual entre las organizaciones dedicadas a estas actividades ilícitas.

La operación policial desató una guerra entre bandas. Cuentan algunos testigos que los miembros de la banda del Lobo que no habían sido detenidos se pasearon por el barrio lanzando amenazas y proclamas del tipo "aquí no vende (droga) nadie hoy".

Ni siquiera habían pasado 48 horas del registro policial cuando han ardido los tres vehículos, que estaban aparcados en la calle Puerto Rico. Uno de ellos estaba en doble fila y los otros dos en batería junto a él. A primera hora de la mañana de este viernes, los coches calcinados permanecían todavía estacionados en el lugar en el que ardieron. Los tres han quedado completamente destrozados.

Algunos vecinos del barrio explicaron a este periódico que oyeron explosiones en mitad de la noche, "como si se tratara de bombas". Los Bomberos han tenido que acudir a sofocar el incendio, acompañados por la Policía Local. Los vehículos serán trasladados a las dependencias de la Policía Nacional, donde un equipo de la Policía Científica los analizará para determinar el origen del fuego y confirmar que se trató de un incendio intencionado y que se utilizó algún acelerante.

Se desconoce si el pirómano sólo pretendía quemar uno de los vehículos y los otros dos ardieron por contagio al estar aparcados muy cerca.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios