La estructura se compró para la final de diciembre de 2011

El marrón de la cubierta de la Davis

  • El Ayuntamiento lleva gastados casi 100.000 euros por el almacenaje en el Estadio Olímpico de una carpa metalica que adquirió Zoido en 2011 por 900.000 euros

Momento del alzado de la cubierta en el Estadio Olímpico, en noviembre de 2011. Momento del alzado de la cubierta en el Estadio Olímpico, en noviembre de 2011.

Momento del alzado de la cubierta en el Estadio Olímpico, en noviembre de 2011. / Antonio Pizarro

Comentarios 2

De las arcas municipales sigue saliendo dinero todos los años para sufragar el almacenaje de la cubierta utilizada en la final de la Copa Davis hace siete años. Un marrón heredado del mandato de Juan Ignacio Zoido que Juan Espadas aún no ha terminado de resolver. El consejo de gobierno aprobó ayer un nuevo gasto anual de 11.817 euros (IVA incluido) para continuar con el arrendamiento del local enclavado en la segunda planta de la zona Norte del Estadio Olímpico de la Cartuja por un periodo comprendido entre el pasado 1 de mayo y el 30 de abril de 2019.

En el expediente del servicio de Patrimonio aparecen dos acuerdos. Por un lado, se autoriza un gasto para abonar la renta del contrato de arrendamiento para la custodia de la cubierta entre el pasado 1 de mayo y el próximo 31 de diciembre. El importe a pagar al Estadio de La Cartuja de Sevilla S. A. es de 7.878 euros (IVA incluido). Por otro lado, se autoriza un gasto de 3.939 euros en el ejercicio del año que viene para cubrir las sucesivas prórrogas mensuales del contrato de arrendamiento del local por un periodo que comprende del 1 de enero al 30 de abril de 2019. El consejo de gobierno aprobó el gasto tras los informes emitidos por el servicio de Patrimonio y la Intervención de Fondos.

Espadas se marca como objetivo no abonar más contratos para alquilar el local

94.536 euros. Ése es el desembolso que lleva realizado el Ayuntamiento en el alquiler de ese local del estadio olímpico desde que la ciudad celebrase en noviembre de 2011 la final de la Copa Davis. El objetivo que se ha marcado el gobierno socialista es que la de este año sea la última factura. Aún se desconoce su futuro, pero queda descartada su reutilización. Todo apunta a que se venderá todo el material. Los técnicos del Instituto Municipal de Deportes (IMD) propusieron aprovechar los tubos, barandillas y otros materiales en otras instalaciones de la capital. En uno de los últimos informes se apunta que "supone un gasto mayor el traslado de la carpa a un inmueble municipal que el arrendamiento de estas instalaciones".

La expectativa de que ese evento deportivo iba a dejar en Sevilla una lluvia de millones fue argumento suficiente para que Zoido justificase una inversión municipal que rondó los dos millones de euros. El ex alcalde anunció entonces que el gasto se compensaría pero meses después trascendió que la final había costado a las arcas municipales casi un millón de euros. A ello contribuyó la compra, en lugar del alquiler, de la estructura necesaria para cubrir el Estadio de la Cartuja. El popular argumentó que el coste -que ascendió a más de 900.000 euros incluido el montaje- era similar y que luego la cubierta se podría reutilizar en otro punto de la ciudad. Ya en 2012, la delegada de Deportes, María del Mar Sánchez Estrella, dijo que estaban estudiando diversos suelos deportivos como el Charco de la Pava, Hytasa, Parque Amate y Parque de los Príncipes, además de que se estaban "revisando" algunos terrenos en Los Bermejales y en los distritos Norte y Sevilla Este.

Los técnicos descartan la reutilización del techo, por lo que el material será vendido

Un informe del IMD desmontó esa intención. Los técnicos aseguraron que la reutilización era imposible tanto técnica como económicamente. Un documento fechado en octubre de 2014, cuando Zoido era todavía alcalde, y que explica por qué su gobierno en esa fecha optó por cambiar de planes. En un principio se había reservado un presupuesto de medio millón para hacer frente a los trabajos de instalación en el parque, pero luego se anunció que el material de la cubierta se repartiría por varios puntos de la ciudad para construir estructuras más elementales, por lo que el presupuesto se redujo 300.000 euros. En concreto, los tubos, barandillas y soportes se usarían para cerrar centros deportivos como el de Vega de Triana, para redes en campos de fútbol de Alcosa o el Polígono Sur y para nuevos postes de señalización y zonas de aparcamiento en Amate, entre otras instalaciones. Según el informe, hacer una estructura nueva era incluso más barato que reutilizar la antigua, tal y como preveía el gobierno de Zoido.

La cuestión es que esta dificultad ya fue apuntada en el momento de su adquisición. Según se recoge en el citado documento, la estructura presentaba ya limitaciones para poder volver a ser utilizada de manera permanente, "no así para eventos esporádicos como para el que está diseñada". A pesar de ello, el gobierno del PP estuvo tres años solicitando y contrastando presupuestos para reutilizar la citada cubierta. La mejor oferta no rebajaba el coste total a menos de 700.000 euros, lo que demostró que el coste de una estructura nueva era incluso inferior al de la reutilización de la antigua.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios