• La Universidad de Sevilla plantea un nuevo edificio de cuatro plantas, más altura para la Facultad y un acceso principal mirando a la avenida Sánchez Pizjuan

El estudio de detalle cuenta con el visto bueno de la Gerencia

La metamorfosis del Campus de Medicina

Recreación del Campus de Medicina tras la intervención. Recreación del Campus de Medicina tras la intervención.

Recreación del Campus de Medicina tras la intervención.

M. G.

Escrito por

· Manuel Ruesga

Periodista

Una metamorfosis necesaria en el Campus de Medicina de la Macarena. La Universidad de Sevilla ya cuenta con la aprobación inicial de un estudio de detalle que permitirá ajustar la ordenación urbanística a las necesidades de las infraestructuras educativas y a la mejora de la movilidad del entorno. Los arquitectos entienden que la parcela universitaria cuenta con dos espacios sin conexión, carece de una identidad, el crecimiento no ha sido planificado en ningún momento y la inversión escasa. El resultado de la intervención será un nuevo edificio de cuatro plantas en la zona más cercana al Parlamento de Andalucía, la ampliación en altura de la Facultad, y un acceso principal definido que mire a la avenida Sánchez Pizjuán.

En la reordenación urbanística del Campus de Medicina se plantean una serie de objetivos. El primero es convertirlo en un espacio abierto con zona de tránsito público definida y controlada; la extensión del diseño urbano y señalética a otros enclaves universitarios cercanos como la Facultad de Odontología y Fisioterapia; usos y actividades accesibles: comedor, museo y residencia; y la extensión de la noción de ciudad saludable.

La segunda finalidad que fija la dirección general de infraestructuras de la Hispalense se refiere a los objetivos generales del campus como una imagen unitaria; la definición clara de sus límites y tratamiento de sus bordes; la claridad de accesos y recorridos; la segregación de los tráficos internos y externos; la formalización unitaria del espacio libre; un espacio completamente peatonal; y accesibilidad universal en la urbanización y los edificios.

El tercer objetivo fijado por la Universidad de Sevilla que aparece en el estudio de detalle que ya cuenta con el visto bueno de la Gerencia de Urbanismo guarda relación con el Medio Ambiente. Se propone la creación de un espacio libre lineal al sur del campus; la dotación de zonas libres que organicen la universidad no residuales y faciliten la diversidad de usos; poner en funcionamiento fuentes de energías renovables con edificios de consumo casi nulo; elementos pasivos de control solar y energético; alumbrado LED; la generalización de la vegetación; cubiertas verdes y utilizables; y movilidad interior peatonal, bici y eléctrica.

Situación actual y reorganización propuesta. Fuente: Universidad de Sevilla. Situación actual y reorganización propuesta. Fuente: Universidad de Sevilla.

Situación actual y reorganización propuesta. Fuente: Universidad de Sevilla. / Dpto. de Infografía

Para la organización del Campus de Medicina se propone permitir al menos 27.000 metros cuadrados edificables con máxima superficie libre de suelo y el mejor soleamiento del espacio público; la reducción de recorridos; reforzar la geometría del conjunto Instituto Anatómico-Facultad; desviar los tráficos de paso haciéndolos peatonales y exteriores; impedir el aparcamiento en superficie en toda la zona universitaria; y la posición central de servicios generales y cercanía de las actividades de investigación a los departamentos y al Hospital Universitario.

Los arquitectos que han desarrollado el estudio de detalle plantean tres alternativas atendiendo a las variables anteriores y a las necesidades de superficie. La primera introduce una nueva edificación central que organiza claramente dos ámbitos, el campus propiamente dicho y una zona independiente vinculada al espacio libre y soporte de la conexión peatonal de paso. En la segunda opción aparece que las nuevas edificaciones del Campus de Medicina responden a la geometría de las existentes en la zona y son compatibles con el mantenimiento del edificio del Decanato e impide la liberación del cerramiento del Hospital de la Cinco Llagas.

En la tercera alternativa, la nueva edificación del campus conforma una pieza central que articula correctamente el conjunto de edificios, permitiendo el mantenimiento del inmueble auxiliar cuadrado sobre el lindero con el Parlamento. En el documento se concluye que la mejor solución es la última, en el que la superficie del sistema general educativo contará con 19.784 metros cuadrados, la superficie edificable máxima será de 36.070 metros cuadrados, la ocupación máxima de la edificación de 12.135 metros cuadrados, y los espacios libres interiores 7.649 metros cuadrados.

En el estudio de detalle hay una explicación pormenorizada de la organización general del Campus de Medicina, que cuenta con dos espacios. “No queda resuelto el conflicto entre las geometrías preexistentes del Hospital de las Cinco Llagas, las del edificio del anatómico y la Facultad, lo que ha generado dos ámbitos muy diferentes al norte y al sur, unidos-segregados por una zona abierta y poco estructurada”.

Los arquitectos detallan que la zona universitaria está divivida en dos y carece de inversiones

Además, explican los arquitectos que no tiene identidad, ya que las formas de crecimiento del campus y la presencia del Hospital Virgen Macarena han condicionado notablemente el desarrollo, “impidiendo un acceso, unos límites y una imagen a la ciudad claros, definidos y adecuados al uso”. La zona universitaria se encuentra cerrada al frente más abierto, la avenida del Doctor Gregorio Marañón, donde la implantación del edificio de la facultad genera espacios residuales derivados de las diferencias con las rasantes del entorno. La fachada que mira a la ciudad es el patio de atrás.

Un tercer aspecto importante que destacan en el estudio de detalle es el crecimiento que ha tenido sin planificación. Los edificios construidos en los 70 y 80 no han resuelto los problemas de ordenación de ese crecimiento, sino por el contrario han añadido mayor confusión. Detallan que la antigua Escuela de Enfermería complica las relaciones entre los edificios existentes y la movilidad interior y el edificio de Gobierno por responder a las directrices del Parlamento y no a las del campus.

Por último, exponen la baja inversión. “Desde 1947 no se ha construido ningún edificio que sea capaz de resolver los déficits que ha supuesto la gran evolución de la docencia y la investigación en el ámbito de la Salud, aunque la superficie edificada es relativamente baja con relación a su superficie”. Sin embargo, el Plan General de Ordenación Urbana asigna una edificabilidad muy superior.

El documento lamenta que los inmuebles no van de la mano de la evolución de la docencia

Sobre la movilidad, en el estudio de detalle se manifiesta un campus peatonal segregando el número de zonas de aparcamientos, un sótano con un mínimo de dos plantas para eliminar todo el tráfico rodado interior, y generar un eje peatonal amplio y accesible que facilite los recorridos entre las distintas actividades y oriente al usuario del campus.

La reforma del edificio de Ciencias Básicas eliminará los accesos en desnivel a la calle Doctor Marañón y permitirá la accesibilidad desde los jardines del Doctor Fleming, ampliando el número de núcleos de comunicaciones y convirtiendo la planta bajo rasante en una planta de accesos funcional. La reforma del Anatómico mejorará su permeabilidad y accesibilidad desde el interior del campus,y generará espacios comunes de suficiente entidad para el número de alumnos y usuarios. Los arquitectos aconsejan que las zonas perimetrales exteriores deben urbanizarse paisajísticamente.

Por último, el estudio de detalle finaliza con las conclusiones sobre las actividades. Explican que la construcción del nuevo edificio de servicios generales permitiría vaciar el edificio del Decanato y la construcción del edificio de investigación biomédica. Añaden que una rehabilitación integral el Instituto Anatómico junto con la adaptación del edificio docente resulta imprescindible.

Varios jóvenes cruzan por un deteriorado paso de peatones en el interior del Campus de Medicina. Varios jóvenes cruzan por un deteriorado paso de peatones en el interior del Campus de Medicina.

Varios jóvenes cruzan por un deteriorado paso de peatones en el interior del Campus de Medicina. / Juan Carlos Vázquez

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios