Transporte público Los perros podrán viajar en autobús

  • Tussam modifica un reglamento que antes sólo permitía perros guía y portar animales de “pequeño tamaño” dentro de jaulas

  • Los técnicos preparan un manual que defina los horarios o el uso obligatorio de bozal

Un niño con su perro amarrado espera en una parada de Tussam. Un niño con su perro amarrado espera en una parada de Tussam.

Un niño con su perro amarrado espera en una parada de Tussam. / Juan Carlos Muñoz

Hasta ahora sólo podían viajar en autobús los perros guía o de pequeño porte siempre que el usuario lo lleve dentro de una jaula. Tussam se encuentra ultimando los detalles para que puedan acceder todos los canes bajo una serie de premisas como las horas puntas o el uso de bozal. Ya se ha dado un paso importante: la modificación del reglamento para la prestación del servicio de la empresa de Transportes Urbanos de Sevilla. Una de las principales cambios introducidos ha sido flexibilizar el régimen de acceso a los vehículos con animales.

En el artículo 73 del reglamento de Tussam se apunta que “no se permitirá a los usuarios subir al vehículo portando bultos o efectos que por su tamaño, clase, forma y calidad, no puedan ser llevados por sus portadores sin restar espacio que deba ser utilizado para el tránsito u ocupado por los viajeros, y sobre todo sin que molesten a éstos, ni ensucien el coche o despidan olores desagradables; y con cualquier clase de animales, a excepción de los invidentes que porten el distintivo oficial acreditativo expedido por la administración competente por el que se le autorice para viajar con perro guía”.

Sobre este segundo punto se matiza que, con carácter general, los usuarios podrán acceder al vehículo portando animales de compañía de pequeño tamaño siempre que los transporten dentro de un receptáculo, contenedor o jaula debidamente cerrado, de dimensiones que no excedan de 45 centímetros por 35 centímetros por 25 centímetros. En ningún caso se permite el acceso con animales que puedan ser molestos o peligrosos para el resto de viajeros. La novedad radica en el siguiente párrafo: “No obstante lo anterior, la dirección de la empresa determinará las condiciones de acceso a los vehículos de usuarios con animales de compañía en condiciones diferentes a las indicadas anteriormente”. Lo que se traduce en que Tussam autorizará el acceso de aquellos que no se transporten en jaulas.

Esta modificación se introduce en el reglamento después de que en dos sesiones plenarias (celebradas en septiembre de 2016 y julio de 2017) se aprobasen sendas mociones del Partido Popular con el respaldo del resto de grupos políticos para permitir que todos los perros puedan viajar en los autobuses. Los técnicos se encuentran ahora preparando un manual de instrucciones que deberán cumplir los propietarios de los perros para poder acceder al vehículo. ¿Podré subir con mi perro a cualquier hora? ¿Y en cualquier línea? ¿Hace falta bozal? ¿Y la correa? ¿Pagará mi perro billete? Estas son algunas de las preguntas que quedarán resultas en las nuevas normas de uso.

La medida viene precedida de dos mociones que fueron aprobadas en el Pleno

Hay varias ciudades en las que ya está permitido viajar con toda clase de perros en los autobuses. En febrero de 2016, la Comunidad de Madrid dio un paso adelante en la integración de los animales domésticos en el transporte público y modificó la normativa para permitir que los perros viajen en el Metro. Esto es algo que ya ocurría en Barcelona desde el 2014. También en otras ciudades europeas como Ámsterdam, Berlín o París. En Sevilla contamos con un caso que guarda similitudes como es subir la bicicleta al Metro. Entre las recomendaciones se encuentra que en hora punta el personal sólo permite dos bici por tren en algunas estaciones o impedir su acceso cuando lo considere oportuno para garantizar el confort y la seguridad de los viajeros.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios