Educación

Los profesores de la Universidad de Sevilla protestan por los criterios en la vuelta a la aulas

  • Exigen que se abra una mesa de diálogo antes de aprobar la normativa del próximo curso

  • Critican la "sobrecarga" del último trimestre con la enseñanza telemática en una concentración ante el Rectorado

Los docentes universitarios protestan a las puertas del Rectorado. Los docentes universitarios protestan a las puertas del Rectorado.

Los docentes universitarios protestan a las puertas del Rectorado. / Juan Carlos Vázquez

Unas cien personas entre profesores e investigadores de la Universidad de Sevilla se han concentrado este lunes ante el rectorado para protestar por los criterios para la vuelta a las aulas en el curso 2020/21 y exigir a los órganos de gobierno diálogo sobre estas cuestiones.

En declaraciones a Efe, la presidenta del comité de empresa de la Universidad de Sevilla, Beatriz Hortigón, ha explicado que el consejo de gobierno de la universidad hispalense tiene previsto aprobar este lunes un documento de criterios académicos para la adaptación de la docencia al Covid-19 el curso próximo. Esta normativa ha provocado un gran malestar en la comunidad universitaria al no tener en cuenta las peticiones de diálogo del profesorado "sobre cuestiones tan críticas como las clases presenciales" .

Según Hortigón, dicho documento plantea para iniciar el próximo curso clases presenciales con menos alumnos por aulas de forma que se hagan turnos rotatorios, lo que les genera una "gran inquietud" a los profesores. También se contempla la posibilidad de volver a la docencia telemática si hay un rebrote de la pandemia.

En este último supuesto, según la representante, no se aportan soluciones a los problemas que se han encontrado los docentes en el último trimestre del año con la enseñana telemática por falta de recursos técnicos y dificultades de conciliación de la vida laboral y familiar, así como la sobrecarga de trabajo.

Cámaras para grabar las clases

Además, dicho documento propone la compra de cámaras para todas las aulas de la universidad por un millón de euros para grabar todas las clases presenciales para ser subidas a la plataforma virtual de manera obligatoria, lo que genera dudas al profesorado sobre los derechos de propiedad intelectual de las grabaciones.

También se quejan por la negativa de la universidad para contratar al profesorado interino que suele cubrir las bajas laborales y que están bloqueadas desde el inicio de la pandemia.

Por todos estos motivos, el comité de empresa del personal docente e investigador ha solicitado al Rectorado abrir una mesa de diálogo para analizar la situación ante de aprobar el documento. No descarta más movilizaciones, incluida la posibilidad de huelga al comienzo del curso, "si no se aviene a negociar la adaptación al Covid-19 con los docentes"

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios